Ester

32 citas de amor propio

¿Te has sentido culpable al tratar de disfrutar tu vida, tus gustos y tu tiempo?

Muchas mujeres llegamos a un punto en el que nuestras vidas parecen ajenas. Nos esforzamos por complacer a los demás y vivimos pendientes de encajar en los estándares de los círculos que nos rodean.

Somos generosas con los demás, pero olvidamos serlo con nosotras mismas.

La Biblia nos habla de amar al prójimo como a sí mismo, lo que significa que el amor propio no es opcional y mucho menos está mal o es pecado. La mayoría de las mujeres necesitamos reenfocarnos en lo que somos y en lo que Dios ha hecho en nosotras para encaminarnos hacia el propósito que Él tiene para cada una. Por eso, Hechos&Crónicas trae 32 tips para invertir en ti misma, dedicarte tiempo y comprender que sí tú estás bien, podrás ser de bendición para otros.

1- Desconéctate de la tecnología

Un tiempo fuera del celular, computador y hasta de las series puede ser un détox necesario para ti. Aunque no hagas nada, te sentirás mucho más tranquila.

2- Tiempo de amigas

No importa si se reúnen o si solo hablan por teléfono, lo importante es que se tomen el tiempo suficiente para adelantarse, reírse y disfrutar la una de la otra. Es una gran terapia.

3- Consiéntete

Maquíllate, date un masaje, una mascarilla o cualquier cosa que te haga sentir hermosa. Sea en una sala de belleza, en casa o en un spa, el tiempo para consentirte es esencial.

4- Duerme

Las mujeres somos las últimas en acostarnos y las primeras en levantarnos. No te sientas culpable y descansa. A veces solo eso necesitas para recargarte.

5- Sueña

Piensa en eso que quisieras que te hace vibrar y analiza si está alineado con el propósito de Dios. Si Él te permitió soñar con eso, es porque quiere que lo cumplas.

6- Planea y ejecuta

Analiza qué te falta para cumplir tu sueño. ¿Estás trabajando en conseguirlo? Traza planes a corto plazo y trabaja en ellos. El más difícil es el primer escalón.

7- Ve a cine

¿Qué importa si no tienes con quién ir? Ve sola a ver esa película que te gusta. Come palomitas, ríete y llora sin pena. Disfruta ese tiempo, tú eres tu mejor compañía.

8- Prepara un mocktail

(Coctel sin licor) O una receta exótica. Experimenta y date gusto sin pensar en los demás. A veces dejamos nuestros gustos para el final y nos perdemos de conocernos un poco mejor.

9- Cena para uno

No importa si es en casa o en un restaurante, ten una cena especial contigo misma. De nuevo, dale prioridad a eso que tanto te gusta y simplemente disfruta.

10- Comienza un curso

Siempre hay algo que aprender y la tecnología es una gran aliada para hacerlo. Busca un curso de algo que te interese, y comienza a hacerlo. Hay muchas opciones gratuitas.

11- Pide ayuda

Generalmente cuando creemos que podemos con todo, terminamos agotándonos. Baja la guardia y reconoce que hay cosas en las que necesitas ayuda, te sentirás aliviada.

12- Carta de amor propio

Escribe una carta con todo lo que amas de ti, todo lo que quisieras decirte. No se trata de comenzar a adorarte, sino de reconocer la maravillosa creación que Dios hizo contigo.

13- Desempolva un hobbie

Hay cosas que amamos hacer pero dejamos de lado por falta de tiempo o por simple olvido. Si te gusta leer, pintar, coser, etc. Retoma ese hábito, puede ser una gran terapia.

14- Ordena

Si tu espacio (escritorio, mesa de noche, closet, etc.) está desordenado, las ideas van a estar enredadas. Ordena, bota, dona y limpia. Verás cómo te siente más tranquila.

15- Juega

Un juego de mesa, de bolos, de fútbol, cualquier juego que te distraiga puede significar un momento relajante. Rico si es en buena compañía, pero intenta disfrutarlo también sola.

16- Parque de diversiones

¿Te gustan las emociones extremas? Libera adrenalina montándote en una montaña rusa o lanzándote por un tobogán. No te imaginas lo des estresante que puede ser.

17- Ríete

Puedes ver una comedia, buscar videos graciosos, reírte con un ser querido o buscar chistes por internet. Lo que sea que te permita llorar de la risa siempre será positivo.

18- Ejercítate

El ejercicio libera endondorfinas, dopamina y serotonina (hormonas de la felicidad) y mejora tu salud, apariencia y estado de ánimo. Definitivamente fue inventado por Dios.

19- Atrévete a cambiar

No importa si es un cambio de look, trabajo, casa, carro o esmalte de uñas. Cualquier cosa que te saque de tu zona de confort, traerá algo positivo a tu vida. Cambio = aprendizaje.

20- Pasea sola

Sal a caminar, busca un parque o un lugar que te agrade. Camina, disfruta el paisaje. Conéctate con lo que ves, respira. Disfruta lo que Dios te permite ver y sentir.

21- Cambia tu discurso hacia ti

A veces somos muy duras con nosotras mismas. Identifica eso que piensas o te dices que te lastima y cámbialo por una forma más amable de tratarte.

22- Canta

No importa si no tienes buena voz, no lo dejes solo para la ducha. Entona una buena canción como si estuvieras en karaoke y diviértete. Aprovecha también para alabar a Dios.

23- Cómprate un regalo

No tiene que ser algo costoso, solo algo que te guste. Hazlo como si fuera para alguien que consideras muy especial. Es una bonita manera de amarte.

24- Reconéctate con tu mascota

Dicen que pasar tiempo con la mascota disminuye la tensión arterial. Son fieles amigos y jugar con ellos puede ser muy relajante.

25- Dale un regalo a alguien especial

Vuelve a pensar en alguien especial, no importa si no es su cumpleaños. Date la oportunidad de  ser generosa, aunque no se trate de algo material.

26- Llama a alguien por quien has estado orando

A veces nos desconectamos de las personas y no sabemos cómo van sus vidas. Si alguien te pidió apoyo en oración, llámalo para saber cómo va el asunto.

27- Planea tus vacaciones soñadas

No importa si no están próximas ni si tienes o no presupuesto. Piensa a dónde te gustaría ir, qué te gustaría conocer. Es relajante y un buen ejercicio para cuando puedas viajar.

28- Elabora un mural de fotos

Incluye a las personas que amas, todo lo que te gusta y disfrutas. Es una excelente motivación para cuando sientas que no puedes más. Te permite valorar lo que Dios te dio.

29- Anota tus logros

A veces nos sentimos frustradas porque parece que no hemos logrado nada. Valora tus pequeñas victorias y ten un registro de ellas, no importa lo pequeñas que parezcan.

30- Intenta algo incómodo dentro de lo cómodo

Ve a un lugar que te guste, pero prueba algo que no te atreverías. Sea una comida o algo diferente. A veces estos experimentos nos muestran algo de lo que nos estábamos perdiendo

31- Cómprate flores

¡Tú te las mereces! Adornan tu casa y verlas cada día te recordará lo valiosa que eres para Dios, pues Él las viste hermosas, pero a ti te ama más.

32- Ora

Es el último punto, aunque Dios es primero. Es lo más importante que debes hacer. Habla con tu Padre Celestial, cuéntale tus planes, tus sueños, tus anhelos y sentimientos. Sé obediente, sensible a su voz. Búscalo cada mañana y también cuando lleves a cabo cada una de estas actividades. Recuerda que nunca estás sola si compartes todo con Él.

Foto: De’Andre Bush – Unsplash (Foto usada bajo licencia Creative Commons)

Share:

Leave a reply