Edén

Hormiga, laboriosidad en miniatura

¡Anda, perezoso, fíjate en la hormiga! ¡Fíjate en lo que hace, y adquiere sabiduría! No tiene quien la mande, ni quien la vigile ni gobierne; con todo, en el verano almacena provisiones y durante la cosecha recoge alimentos. Proverbios 6:6-8.

Varios Proverbios alaban tanto la diligencia como la laboriosidad y el fruto que traen consigo el trabajo responsable, al mismo tiempo reprueban la pereza y la holgazanería. El hambre y la pobreza por causa de la inactividad y negligencia en las labores cotidianas, (12:11, 13:4, 14:23, 27, 28:19, 30:24-25). En la Biblia se describen diversos animales diminutos que con su ejemplo, dan algunas lecciones sobre el tema, un ejemplo de ello, es la hormiga.

Diligencia y provisión

El doctor Antonio Cruz, Biólogo de la Universidad de Barcelona, profesor y escritor, en su artículo titulado: Las hormigas en la Biblia, dice lo siguiente: “Sólo hay dos citas en la Biblia que se refieran a las hormigas, las dos están en el libro de Proverbios (Proverbios 6:6 y 30:25) y las dos resaltan la diligencia así como la previsión que muestran estos insectos himenópteros, que constituyen buenos ejemplos de laboriosidad, compañerismo y colaboración para el ser humano.

En hebreo, el término general para hormiga es nemalah, cuyo significado literal es “agruparse juntas”, así es como aparece en el libro de Proverbios, palabra que fue traducida al griego de la Septuaginta por myrmex, y a la Vulgata latina como formica.

En general, el ser humano tuvo desde la antigüedad un alto concepto de las hormigas. Los árabes, por ejemplo, cuando nacía un bebé, le colocaban hormigas en las manos con el fin de desearle que fuera una persona inteligente y habilidosa.

También en el Talmud se reconoce que estos pequeños animales se comportan con sabiduría porque reflejan la inteligencia del Creador de todas las cosas”.

Características: 

– Clasificación: Existen alrededor de 15 mil especies conocidas, de las que unas 250 se hallan en Israel. Dos de los géneros más abundantes que presentan una distribución mundial son Camponotus y Leptothorax, cada uno de ellos con varias especies distintas.

– Alimentación: La mayoría de las especies se alimentan de los jugos naturales provenientes de frutas y flores, mientras que otras se alimentan de plantas. Existen algunos grupos que consumen insectos muertos, como moscas y cucarachas.

– Hábitat y convivencia: viven en todo el mundo, excepto por la Antártida y algunas islas remotas. Suelen construir hormigueros en tierra y madera, también se organizan en las paredes de casas y edificios. Todas las especies viven en colonias que alcanzan hasta 10.000 miembros. En la mayoría de hormigueros solo existe una reina, aunque en determinadas especies se puede encontrar dos y hasta tres.

– Período de vida: su longevidad depende de su especie, pero la mayoría de ellas vive solo unos cuantos meses, como máximo, alcanzan el año de vida.

– Comportamiento y organización: son animales muy sociables y organizados. Gracias a ello, existen distintos tipos de hormigas en una colonia. Se reparten el trabajo para mantener el hormiguero de tal forma que cada individuo tiene una función en específica. El objetivo es garantizar el bienestar de la colonia y la protección de cada uno de sus miembros. Además, son muy celosas con su hogar, no admiten otros tipos de hormigas en una colonia.

– Hipersociabilidad: Uno de sus rasgos más conocidos. Se organizan en comunidades situadas bajo tierra cuyo eje de poder es la hormiga reina y el resto de grupos tiene adjudicada una función concreta dentro de la colonia que persigue un objetivo común: proteger la vida de las hijas de la reina para que la especie siga sobreviviendo.

Ejemplo en sus actividades diarias

En su corta vida, las hormigas, aprovechan al máximo su tiempo, trabajando con esmero y celo. Al respecto, el doctor Cruz, en el artículo mencionado anteriormente, expresa: “En el Nuevo Testamento, al recomendar a los creyentes que vivan diligentemente y que aprovechen bien el tiempo, de alguna manera se tiene presente la actitud de las hormigas (Proverbios 6:6; 30:25; Efesios 5:16; Colosenses 4:5)”.

En cuanto a su sabiduría en el trabajo: El teólogo inglés, Stephen Charnock, menciona las hormigas en un comentario escrito en el año 1667: “No hay una sola cosa creada que podamos contemplar con nuestros ojos, que aparte de mostrarnos el poder y la sabiduría del Creador no nos aporte un beneficio moral y nos señale algo que aprender de ella.

Así pues: aprendamos de la oveja paciencia; de la paloma inocencia; que la laboriosidad de la hormiga nos haga enrojecer por nuestra desidia; y que el pánfilo buey y el asno torpe corrijan nuestra ingratitud y nuestra ignorancia… Quien tiene los ojos bien abiertos, no tiene necesidad de instructor, a menos que carezca de corazón”.

En su almacenamiento oportuno de las provisiones y la sabia administración, la NVI de Estudio Misionera al respecto, comenta: “El plan administrativo que José presenté ese día, revela los principios del reino de Dios.

Les insto a apartar la quinta parte de la cosecha en los tiempos de abundancia para que tuvieran suficiente en los tiempos de escasez (Génesis 41:33-40)”.

– Comunicación y cooperación: Lo hacen utilizando sustancias químicas que pueden alertar a otros del peligro o llevarlos a una fuente de alimentos prometedora.

– Organización y trabajo: Las comunidades de hormigas están dirigidas por una o varias reinas, cuya misión en la vida es poner miles de huevos para garantizar la supervivencia de la colonia. Las trabajadoras (las que normalmente vemos) son hembras sin alas que no se reproducen. En su lugar, recolectan comida, cuidan la prole de la reina, construyen el hormiguero, protegen a la comunidad y realizan muchas otras labores. Los machos, solo tienen un deber: aparearse con la reina. Una vez cumplida su función, pueden morir.

Una especie del Amazonas (allomerus decemarticulatus) construye en equipo grandes trampas de fibra vegetal, tienen muchos agujeros y, cuando un insecto pasa por encima, cientos de hormigas ocultas en el interior usan los orificios para atraparlo con sus mandíbulas.

– Tamaño: son insectos muy comunes, sin embargo están dotados de algunas cualidades realmente excepcionales y únicas. En raras ocasiones superan los dos centímetros de longitud, sin embargo son uno de los animales más fuertes del mundo, siendo capaces de levantar casi tres veces el peso de su cuerpo.

Comparten rasgos muy parecidos con las avispas y las abejas, ya que evolucionaron a partir de un antepasado común.

Por: Hilda Cristina López Carvajal – Twitter: @forjatalentos

Foto: MD_JERRY – Unsplash  (Foto usada bajo licencia Creative Commons)

 

Share:

Leave a reply