Biblos

Siete formas de disfrutar la Biblia

Tu palabra es una lámpara a mis pies; es una luz en mi sendero. Salmo 119:105

Recurrir a las Sagradas Escrituras debería ser un hábito de todos los días y más en esta época de virus e incertidumbre en el mundo. ¿Cómo aprende usted de la Palabra de Dios? ¿Le gusta leerla o prefiere escucharla?

Anteriormente la forma más común era leyéndola, pero hoy gracias a los avances tecnológicos, y a las nuevas formas de estudio, existen distintas maneras de recurrir a ella diariamente. Estas son algunas:

1. Escúchela

Si usted es de aquellos que no le gusta leer, o no tiene el tiempo suficiente para avanzar en la lectura de la Palabra de Dios, los recursos de audio son una excelente opción, en la web se encuentran distintas Apps de la Biblia que permiten numerosas traducciones e incluso acentos, lo que hace que este método sea particularmente atractivo para muchas personas.

Las audio Biblias puede encontrarlas en YouVersion, Audible, Spotify y otras Apps. “Cuando empecé a escuchar la Biblia durante mis actividades me ayudó muchísimo a no distanciarme de ella. Obviamente hay que poner mucho cuidado para entenderla”, cuenta Carolina Arteaga a la revista H&C.

2. Busque más traducciones

¿Qué tal si agrega una nueva traducción a su biblioteca? Si por ejemplo ha leído solo la versión Reina Valera de 1960, opte por la Nueva Versión Internacional, Nueva Traducción Viviente, Traducción Lenguaje Actual, entre otras. Eso sí, busque siempre una buena versión. Otra opción, son las Biblias paralelas, donde puede ver de dos a cuatro traducciones una al lado de la otra, también son excelentes para leer de una nueva manera e ir más allá.

3. Lea en voz alta

Aunque parezca simple, leer la Biblia en voz alta puede acercarnos más a la forma en que las Escrituras se presentaron por primera vez a sus audiencias originales. Cuando leemos en voz alta, se enfatizan frases y podemos sentir mejor el ritmo de un pasaje. Use esta opción en el devocional familiar y haga que cada miembro lea audiblemente. En mi caso, utilizo mucho este método para practicar ejercicios de locución. ¡Me encanta leer la Biblia en voz alta!

4. No pase por alto los comentarios

Los comentarios bíblicos son grandes herramientas para ayudarlo a investigar el pasaje o libro que está leyendo. Los comentarios van más allá de una Biblia de estudio al ofrecer antecedentes históricos y contexto cultural, y ayudan a entender más la narrativa de las Escrituras. En la web puede encontrar cursos gratuitos en The Gospel Coalition, también puede ver los videos y estudios en Bible Project.

5. No vea la Biblia como un libro imposible, lea aun libro a la vez

Si leer un libro completo lo intimida, intente por ejemplo con uno corto como Filipenses. La lectura de una epístola paulina completa ofrece una idea de lo que estaba sucediendo en la ciudad antigua en ese momento. Nos da una idea de todas las personas que Pablo conoció en estas iglesias y cuán similares son a las personas que podrían estar en nuestras propias iglesias.

El contenido “Conociendo a Cristo” de la Asociación Evangelística Billy Graham da otros interesantes consejos para leer la Biblia:

  • En primer lugar, lea cada día un capítulo del evangelio de Juan. El libro de Juan es el cuarto libro del Nuevo Testamento y le ayudará a comprender lo que Jesús hizo por nosotros y las razones por las que debemos creer en él. (La Biblia, por lo general, tiene un índice de libros).
  • En segundo lugar, lea el libro de los Hechos donde se registra la emocionante historia de cómo los primeros discípulos de Jesucristo le hablaron a otros de su muerte y resurrección.
  • En tercer lugar, lea las cartas que los apóstoles de Jesucristo escribieron a los primeros seguidores, los cuales eran nuevos en la fe. Estas cartas abarcan desde el libro de Romanos hasta 3 de Juan.
  • Y en cuarto lugar, regrese y lea uno de los otros tres evangelios: Mateo, Marcos o Lucas.

Tal vez no entienda todo lo que lea en la Biblia, pero no se desanime. La Biblia nos enseña cómo es Dios y nos ofrece sabiduría. Al leer la Biblia, tenga en mente las tres preguntas de la Teología Integral que el pastor Darío Silva-Silva enseña en Casa Sobre la Roca: ¿Qué dice? ¿Qué significa? ¿Qué aplicación tiene para mi vida? A medida que lea su Biblia, comenzará a entenderla más y más. Aquí tiene cuatro formas para sacar el mayor provecho de su lectura bíblica:

  • Lea los Salmos, el libro de alabanzas del Antiguo Testamento, para enriquecer su devoción a Dios.
  • Lea los Proverbios para crecer en sabiduría y fortalecer su relación con los demás.
  • Ore, pidiendo comprensión. El Espíritu Santo le ayudará y comenzará a ver la vida desde la perspectiva de Dios.
  • Hable con otros acerca de lo que está aprendiendo. Procure asistir a un grupo de estudio bíblico.

6. Reflexione en un Salmo cada semana

En vez de leer un Salmo diferente cada día, ¿Qué tal si selecciona uno para leer durante una semana? Cuando lo lea, subraye las frases que le llamen la atención, eso que Dios está hablando a su vida. Al séptimo día de su lectura, podrá encontrarle un sentido profundo a ese Salmo, habrá comprendido a fondo lo que Dios quiso decir. Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva la firmeza de mi espíritu. Salmo 51:10.

7. Escriba

Escribir pasajes bíblicos pueden ayudarlo a leer la Biblia de forma diferente. Es posible que empiecen a surgir patrones. Puede ver cómo se repiten las palabras o frases para dar énfasis. Días, meses o incluso años después, tendrá páginas a las que volverá y lo conectará aún más con las Escrituras.

Por: Jennifer Barreto – jennifer.barreto@revistahyc.com

Foto: Kelly Sikkema – Unsplash  (Foto usada bajo licencia Creative Commons)

Share:

Leave a reply