Hechos

Año 21 – Siglo 21: ¿Cómo poner tu visión en acción?

¿Qué sacas con una visión perfecta si no la pones en acción? Es momento de hacer un alto en el camino y pedir la guía del Espíritu Santo para activar nuestra visión espiritual, personal, familiar, académica, profesional, económica y social; y ser sorprendidos con las bendiciones que Dios tiene para cada uno de nosotros en 2021.

“2020 fue un año atípico”, es una de las frases que jamás olvidaremos. La pandemia confinó al mundo, lo cambió y nuestra visión pasó de ser miope y astigmática a ser integral, como lo dice Lucas 11:34: Tus ojos son la lámpara de tu cuerpo. Si tu visión es clara, todo tu ser disfrutará de la luz; pero, si está nublada, todo tu ser estará en la oscuridad.

En 2019 la visión fue sanada, gracias al colirio del Espíritu Santo que aclaró los ojos de la iglesia y a ese segundo toque que hoy nos invitan a ponerla en acción.

Visión en acción es un reto diario que requiere compromiso. En 2021 la iglesia debe moverse, debe ser coherente, debe predicar y ante todo aplicar. Si quieres que Dios haga cosas extraordinarias por medio de ti, y que te dé valor para enfrentar nuevos desafíos, debes fortalecerte en Él. Te preguntarás: ¿cómo? Aquí te lo contamos:

7 verbos para poner tu visión en acción

En la primera “Cena de Amor” virtual en Casa Sobre la Roca, miles de personas de las 33 iglesias que hay alrededor del mundo, escucharon atentamente el mensaje del pastor Darío Silva-Silva con la consigna para 2021.

“Le pedí una consigna al Señor para el año 2021 y en 2 Crónicas 20:21 (ojo, 20:21) dice: Después de consultar con el pueblo, Josafat designó a los que irían al frente del ejército para cantar al Señor y alabar el esplendor de su santidad con el cántico: «Den gracias al Señor; su gran amor perdura para siempre».

El Señor me dijo: «Para 2021 quiero que ustedes pongan la visión en acción, porque no basta ver. Hay que hacer lo que yo he puesto en la visión».

La visión debe tener acción, pero la acción tiene reacción. Pero la acción cuando no ayuda, puede generar coacción y esta puede causar fracción, división y eso no lo queremos”, explica enfáticamente el pastor Darío. Para poner la visión en acción es necesario aplicar los siguientes verbos:

Prender: (encender el carro, despegar el avión, poner algo en acción). Tu palabra es una lámpara a mis pies; es una luz en mi sendero. Salmo 119:105.

Aprender: (aprender la Palabra de Dios). La suma de tus palabras es la verdad; tus rectos juicios permanecen para siempre. Salmo 119:160.

Comprender: (¿Entiendes lo que lees? ¿Sabes lo que significa? ¿Comprendes lo aprendido? No olvidemos las tres preguntas de la teología integral: Qué dice, qué significa y qué aplicación tiene para mi vida). Entonces les abrió el entendimiento para que comprendieran las Escrituras. Lucas 24:45.

Desprender: quitar algo que estorba. Debemos quitarnos el ropaje de la vieja naturaleza). Las obras de la naturaleza pecaminosa se conocen bien: inmoralidad sexual, impureza y libertinaje; idolatría y brujería; odio, discordia, celos, arrebatos de ira, rivalidades, disensiones, sectarismos y envidia; borracheras, orgías, y otras cosas parecidas. Les advierto ahora, como antes lo hice, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. Gálatas 5:19-21. Tengamos en cuenta que “desprendimiento” también es ser generoso (Leer Lucas 6:29-30 y Mateo 10:8-10).

Emprender: (comenzar la marcha, iniciar algo, emprender un camino. La visión hay que emprenderla. Por ejemplo: nuevos negocios, nueva relación de amistad, emprender juntos en el matrimonio). Las manos ociosas conducen a la pobreza; las manos hábiles atraen riquezas. Proverbios 10:4. Pero el Señor le dijo a Moisés: « ¿Por qué clamas a mí? ¡Ordena a los israelitas que se pongan en marcha! Éxodo 14:15.

Reprender: (rechazar todo lo malo, rechazar al diablo. Debemos reprender lo malo, lo que se opone a nuestra vida). Así que sométanse a Dios. Resistan al diablo, y él huirá de ustedes. Santiago 4:7.

Sorprender: (asombro, admiración). Todos quedaron asombrados y ellos también alababan a Dios. Estaban llenos de temor y decían: «Hoy hemos visto maravillas». Lucas 5:25-26. “Debemos aprender a conjugar estos verbos en el 2021: prender, aprender, comprender, desprender, emprender y reprender para que Dios nos sorprenda.

Mi propósito para este 2021

“Cada mañana será: prenderé la luz, abriré la Biblia para aprender. Le pediré al Espíritu Santo que me permita comprender. Me desprenderé de todo lo que me causa daño y me sobra. Emprenderé mi jornada de ese día, en el camino reprenderé a las tinieblas. Al final del día me sorprenderé con el resultado que Dios me ha dado. Permanentemente me estaré sorprendiendo por la mano de Dios en mi vida si conjugo estos verbos.

En el hogar: prenderé, aprenderé, comprenderé, desprenderé, emprenderé, reprenderé y ¡me sorprenderé! En Colombia debemos estar: prendiendo, aprendiendo, comprendiendo, desprendiendo, emprendiendo, reprendiendo, y Dios terminará sorprendiendo a nuestro país.

Que cada día el Señor nos dé una sorpresa, que Él sorprenda nuestras vidas. Visión en acción es simplemente edificar la casa sobre la Roca”, concluyó el pastor Darío Silva-Silva.

Foto: Behnam Norouzi – Unsplash (Foto usada bajo licencia Creative Commons)

Share:

Leave a reply