Números

El mejor momento para emprender

Tienes una idea innovadora y creativa que te apasiona y crees que puedes aportar algo a la sociedad… pero te llenas de miedo al pensar en dejar tu trabajo estable, en invertir dinero que no te sobra y te frena la posibilidad de perderlo todo. Te cuestionas si realmente este es el mejor momento para emprender.

Comencemos por el principio. “Emprendimiento es el proceso de diseñar, lanzar y administrar un nuevo negocio, que generalmente comienza como una pequeña empresa o una emergente, ofreciendo a la venta un producto, servicio o proceso”, de acuerdo con el diccionario.

Muchas personas sienten que su idea innovadora puede llevarlos a cambiar sus vidas. Sin embargo, se paralizan ante la idea de emprender, pues no saben por dónde comenzar. Emprender un negocio no es para débiles, pues se lleva todo tu tiempo, dinero y atención.

Precisamente por eso, se podría pensar que mientras el mundo atraviesa una pandemia que paralizó la economía, seguramente no es el mejor momento para iniciar un negocio. Sin embargo, un estudio de la Fundación Ewing Marion Kauffman determina que a pesar de la fragilidad que atraviesan diferentes compañías y el débil entorno económico, las épocas de crisis son un gran momento para el emprendimiento.

¿Por qué? Porque cuando peor están las cosas, es cuando los visionarios son capaces de detectar una oportunidad, una solución a los problemas que otros presentan. Si son verdaderamente fuertes, no dudarán en poner en marcha sus proyectos, sin importar la crisis, pues son quienes presenten agentes de cambio y soluciones innovadoras quienes deben hacerse presentes ofreciendo un nuevo producto o servicio de excelente calidad.

Definitivamente, el momento de emprender es ahora. Sin embargo, como dice la frase estrella de los nuevos empresarios: “Emprender no se trata sólo de tener una buena idea, se trata de cómo hacerla realidad”.

Consejos para comenzar un emprendimiento desde cero

Hechos&Crónicas recopiló algunos aspectos importantes a evaluar antes de comenzar un negocio.

– Emprende en algo que te apasiona

¿Has escuchado la frase “Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida”? Tómalo como un consejo de vida.

No puedes comenzar un negocio solo porque parece fácil o está de moda, debe ser algo que realmente te apasione, así podrás resistir las situaciones difíciles que sin duda se presentarán. Emprender no será sinónimo de horarios flexibles o menos trabajo por ser el dueño de tu empresa. Es justamente lo contrario: llevará tiempo y energía y por eso debe ser algo que ames hacer para que puedas concentrarte y disfrutar. Investiga cómo funcionan las industrias afines a eso que te apasiona para enfocarte en la meta que quieres lograr.

– Investiga el mercado

Antes de comenzar debes conocer el target al que quieres llegar y cómo se encuentra el mercado de ese negocio. Es fundamental que conozcas a fondo la competencia, incluso la que es tan grande que no alcanzas a imaginar. Debes enfocarte en quiénes son y qué ofrecen para estar donde están. Esto es clave para que tu producto o servicio pueda ser competitivo y tener una oportunidad de destacar.

Responde qué hace especial tu producto para que un cliente te elija por encima de la competencia. Si quieres sobresalir en tu mercado tú debes ser la mejor opción, ser diferente e innovador.

– Crea tu plan de negocios

No debes ser un experto para crear un plan de negocios, aunque tal vez debas estudiar sobre el tema. Lo más importante es que incluyas los objetivos de tu empresa y una estrategia para alcanzarlos, así podrás planear las tareas que se necesitan para alcanzarlas. Plantea también estructura, presupuestos y financiamiento. Debes ser flexible, pues el proceso se parece más a una montaña rusa que a una línea recta, pero siempre es bueno tener claridad en la meta y en las pequeñas estaciones intermedias.

– Planea las estrategias

Es fundamental que tu negocio sea orgánico, que surja de un planteamiento propio, pero también se necesita la asesoría de expertos en marketing, publicidad y finanzas. Esto suena costoso en un principio, pero puede hacer la diferencia a la hora de posicionar tu negocio. Muchos emprendimientos fracasan porque saben manejar su producto, pero no el resto de áreas que se necesitan para darlo a conocer y hacerlo crecer. Hermanos, no pienso que yo mismo lo haya logrado ya. Más bien, una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y esforzándome por alcanzar lo que está delante. Filipenses 3:13

– No te enfoques en el dinero

Además de lo que planees para tu producto o servicio, ya tienes un diferencial como hijo de Dios, cuentas con el mejor jefe. Céntrate en escuchar a Dios, sé obediente a su Palabra y a sus mandamientos. No permitas que la codicia o el amor al dinero se apoderen de ti, más bien enfócate en servir a otros, recuerda que todo lo que haces es para Dios.

Hagan lo que hagan, trabajen de buena gana, como para el Señor y no como para nadie en este mundo. Colosenses 3:23.

Foto: Wayhomestudio / Freepik (Usada bajo Licencia Creative Commons)

Share:

Leave a reply