Casa2

Cinco lenguajes del amor

El amor es universal, pero hay muchas formas de expresarlo y sentirlo. Descubre cuál es tu lenguaje del amor para mejorar la comunicación en cada una de tus relaciones, especialmente en el matrimonio.

Amar y expresar nuestros sentimientos no siempre es fácil, más bien, cada uno encuentra la mejor forma de demostrar lo que siente; además, siempre queremos sentirnos amados, especialmente en el matrimonio.  Pero, ¿qué pasa cuando sientes que tu pareja no te corresponde de la forma en que tú lo haces, cuando sientes que no te está dando lo que tú deseas? Es allí donde Gary Chapman, conocido escritor, filósofo, pastor bautista y consejero matrimonial estadounidense, explica los cinco lenguajes del amor con el fin de ayudar a los matrimonios a descubrir el de cada uno a través de los actos de servicio, recibir regalos, contacto físico, tiempo de calidad o de las palabras de afirmación.

1- Actos de servicio

Todos somos llamados a servir al prójimo, pero algunas personas tienen un don especial para estar al servicio de los demás, entregando lo mejor de sí mismo como una demostración de amor. El mismo Jesús nos expresa que deberíamos aprender a servir al otro como un acto de amor. Pues, si yo, el Señor y el Maestro, les he lavado los pies, también ustedes deben lavarse los pies los unos a los otros. Les he puesto el ejemplo, para que hagan lo mismo que yo he hecho con ustedes. Ciertamente les aseguro que ningún siervo es más que su amo, y ningún mensajero es más que el que lo envió. ¿Entienden esto? Dichosos serán si lo ponen en práctica. Juan 13:14-17. Aprender este lenguaje nos permitirá identificar y agradecer estos gestos, ya no como algo del día a día, sino como una acción de amor que hace nuestra pareja por nosotros. Y si por el contrario, tú eres quien anhela este tipo de acciones, empieza por ti, a servir al otro con amor y serás recompensado. Más bien sírvanse unos a otros con amor. Gálatas 5:13c

2- Recibir regalos

Aunque suene materialista e interesado, hay personas que desean recibir detalles físicos, como una pulsera, unas flores, un chocolate… pues les hace sentir que son importantes y amados por sus parejas. Gary Chapman explica que el regalo mismo es símbolo de pensamiento y un acto visual de amor, es decir, que tu pareja compró el regalo pensando en ti. El regalo no solo representa lo que cuesta, sino el acto de buscar y entregar un detalle como una expresión de amor. Ser detallista se agradece, pues así tengas mucho o poco, lo importante es la intención que hay detrás del regalo, especialmente cuando esa persona es tu cónyuge, una persona tan importante a la cual puedes sorprender y mostrar tu amor. Con regalos se abren todas las puertas y se llega a la presencia de gente importante. Proverbios 18:16.

3- Contacto físico

El pastor Darío Silva-Silva en su libro “Sexo en la Biblia” dice que existen tres clases de amor: “amor ágape”, el propiamente espiritual, que se definía antiguamente como caridad, es decir, amor a Dios y al prójimo; en segundo lugar, “amor fileos”, que es la amistad; y en tercero, “amor eros”, o sea, la atracción físico-sexual”; y es precisamente el amor eros al que se refiere Chapman, un amor expresado con el cuerpo a través del tacto, como un abrazo, una caricia, un beso… Esta clase de lenguaje es el más común de todos, sin embargo, no todos sienten el contacto físico de la misma manera, algunos prefieren más los besos que los abrazos, algunos prefieren más una caricia sutil y otros son más apasionados. En el matrimonio, el contacto de amor puede tomar muchas formas, encontrar el que le gusta a tu pareja puede alegrar la relación. Ah, sí me besaras con los besos de tu boca… ¡grato en verdad es tu amor, más que el vino! Cantares 1:2.

4- Tiempo de calidad

“Cuando digo buen tiempo quiero decir una atención completa”, dice el escritor. No es solo ver televisión juntos, por dar un ejemplo, porque la atención está puesta en los noticieros, en la novela, sino es tener ese espacio para compartir, hablar y mirarse el uno al otro. No se trata de cantidad, sino de calidad reflejado en la unión, en la conversación, en la compresión, en abrir el corazón y ser sensibles con el otro. Compartir algunas actividades que le apasionan a tu pareja es una buena forma de pasar tiempo de calidad, pues muchas veces esto refleja interés. Incluso, con cosas mínimas como compartir un café, charlar sobre un libro, cenar juntos. Si realmente conoces a tu cónyuge, seguramente tendrán actividades en común que disfruten, pero también puedes buscar otras que les permitan salir de su zona de confort.

5- Palabras de afirmación

Todos sabemos que las palabras tienen poder, pues estas pueden destruir o edificar. En el matrimonio seguramente habrá momentos de muchos cumplidos como de discusiones, y, por ende, hay que ser cuidadosos con lo que le decimos a nuestra pareja. Hay personas que prefieren la comunicación verbal y desean sentirse amadas a través de palabras de aprecio, o como las llama Gary, “palabras de afirmación”, pues estas comunican amor y son necesarias en toda relación. “Te ves bien con el vestido/traje”, “eres muy hermosa/o”, “eres el/la mejor cocinero”, “estoy agradecido por tu vida”, ¡Cuán hermoso eres, amado mío! ¡Eres un encanto! como dice Cantares 1:16, en fin, no hay límite para demostrar amor por medio de palabras.

Cada uno habla el lenguaje de amor que mejor se acopla a su personalidad y carácter. Descubrir el lenguaje que es más significativo para el otro permite que haya armonía en el matrimonio. Debemos sintonizarnos con nuestra pareja para entender cuál es su lenguaje, analizando cómo expresa su amor a los demás y entendiendo cuáles son sus peticiones y necesidades. Este trabajo debe ser intencional, pues el amor es una decisión, debe haber voluntad para entender y comunicar en el lenguaje del otro para que fluya mejor el amor. Todo esto es más sencillo cuando estamos realmente conectados con Dios, pues al tener a Jesús en el corazón, aprendemos a amar al otro más de lo que a nosotros mismos.

Foto:  Nathan Dumlao – Unsplash (Foto usada bajo Licencia Creative Commons)

Share:

Leave a reply