Edén

Los gatos en la vida del hombre

Los gatos han pasado de ser adorados como dioses, a ser adorados como mascotas. Han estado con los hombres desde hace más de 10.000 años y hoy se estima que hay 500 millones de gatos en todo el mundo. Descubre algunos datos interesantes sobre estos animales a través de la historia y las culturas.

Grecia

Una de las razas domesticadas más antiguas del mundo, son los gatos egeos originarios de las islas Cícladas, raza considerada por los griegos un tesoro nacional; es muy común verlos en los puertos. También aparecen en la mitología griega.

China

En China, la diosa Li Shou era representada en forma de gato y se encargaba de la fertilidad y de la exterminación de plagas. En la mitología china, registrada en la época de Confucio (551 a.C.- 479 a. C.), se explica que eran vigilantes del orden de la creación humana. Por su presencia en los mitos, los gatos fueron mascotas populares en China especialmente durante la dinastía Song (960–1279).

Egipto

Los egipcios comienzan a domesticar gatos formando parte de la cultura del Antiguo Egipto, ya que, al ser felinos, pertenecen a la misma familia del león, el dios del sol Ra para los egipcios. Entre los dioses adorados estaba Bastet, protectora de lo humano y del hogar, representada como un gato.

Japón

En la mitología japonesa se encuentran los gatos Bakeneko, que tenían habilidades sobrenaturales como lanzar bolas de fuego, volar y mutar de forma. Los mininos adquirieron un papel simbólico dentro de la cultura desde hace 1.000 años como, por ejemplo, los famosos maneki-neko (esculturas de gatos blancos que tienen fama de dar buena suerte).

India

En la India, la diosa de la fecundidad, Satí, a veces adquiere la apariencia de un gato. Para alejar a los ratones y a los malos espíritus, se crearon pequeñas estatuas de cerámica con lámparas de aceite que tenían la forma de los ojos de los felinos.

Aquí algunos datos interesantes sobre estos animales a través de la historia y las culturas. Y dijo Dios: «¡Que produzca la tierra seres vivientes: animales domésticos, animales salvajes, y reptiles, ¡según su especie!»Y sucedió así. Dios hizo los animales domésticos, los animales salvajes, y todos los reptiles, según su especie. Y Dios consideró que esto era bueno. Génesis 1:24-25.

– Los gatos han pasado de ser adorados como dioses, a ser adorados como mascotas.

– Han estado con los hombres desde hace más de 10.000 años.

– Hoy se estima que hay 500 millones de gatos en todo el mundo.

¿Por qué la Biblia no menciona a los gatos?

En la Biblia podemos observar que no son mencionadas miles de especies y animales. Sin embargo, se cree que los gatos al ser una especie considerada dioses para los egipcios y para liberar completamente a Israel de su esclavitud, en el libro de Éxodo y el resto de las Escrituras no mencionan a estos felinos en un intento por dejar de considerarlos dioses y reconocer al único Dios de Israel.

Europa medieval y el catolicismo

Durante la época medieval se tenía la noción que los gatos eran animales semisalvajes con un carácter independiente, incapaces de servir al hombre ni a Dios, así que se creía que representaban la herejía y desobediencia. En el año 1233, el Papa Gregorio IX afirmó que los gatos negros eran una representación y disfraz de Lucifer.

En la actualidad la iglesia católica ha declarado a San Antonio Abad, San Francisco de Asís y San Martín de Porres santos patronos de los animales incluyendo a los gatos, ya que estos animales, aunque no sean mencionados en la Biblia, se les considera creación de Dios.

Época moderna

A mitad del siglo XIX, se hicieron mayores descubrimientos científicos sobre la naturaleza y la transmisión de las enfermedades que demostraron que muchas enfermedades eran transmitidas por microbios y no por las brujas, y que los mininos no tenían ninguna relación con ellas. También comprobaron que el gato era un ejemplo de higiene ya que se lava hasta 20 veces al día.

Zoolatría

Todo lo anterior nos permite observarlas diferentes idolatrías y cultos a los gatos alrededor del mundo, sin embargo, esta idolatría y adoración aún se mantiene cuando se humaniza a las mascotas hogareñas. El Pastor Darío Silva-Silva en su libro “El Eterno Presente” escribe: “Hay, también, cierta zoolatría que rinde culto a los animales especialmente los domésticos: el perro, el gato, el loro. ¿Con qué autoridad se critica que en la India exista el templo de las ratas donde estos roedores reciben culto real?”

Tener una mascota es una grata compañía que Dios nos regala para que las cuidemos, pero no para que nuestra vida gire alrededor de ellos, pues solo tenemos un único Dios. Dios ama a todas sus criaturas.

Dios rechaza el maltrato animal y espera que nosotros cuidemos de sus criaturas. Así como debemos amar al prójimo, debemos amar y cuidar a los animales y toda la naturaleza, pues son creación de Dios. Proverbios 12:10 (Versión Palabra de Dios para Todos) dice: El justo cuida a sus animales, pero el perverso es cruel con ellos.

Dios también nos pide que no sigamos ideas paganas como sacrificios de animales, sino que seamos misericordiosos y no ofrezcamos sacrificios como dice Mateo 9:13, porque Cristo ya fue sacrificado para nuestra redención y a Él se le debe toda la honra y gloria.

Los gatos son animales amigables, juguetones, independientes, limpios y muy amorosos. Han acompañado al hombre durante siglos y, a pesar de las distintas creencias y culturas, no tienen ninguna relación con lo satánico ni tampoco son divinidades. En Génesis, Dios consideró bueno a todas sus criaturas, animales domésticos y salvajes, para que el hombre las cuidara y se sintiera acompañado. De forma que, amemos a nuestros mininos, pero amemos más al Creador que hizo a este animal tan especial.

Por: Norma Elizabeth Pinzón – norma.pinzon@revistahyc.com

Foto: Dan Wayman – Unsplash (Foto usada bajo Licencia Creative Commons)

Share:

Leave a reply