Casa2

10 claves para enamorar a tu esposo

Aunque no lo creas, existen muchas esposas cantaletosas, criticonas, quejetas, mandonas, gritonas, peleonas, y aunque suene duro, se convierten en una gotera constante como lo dice claramente Proverbios 27:15: Gotera constante en un día lluvioso es la mujer que siempre pelea. ¿Eres una de ellas?

No hay nada más aburridor y exasperante para un hombre, que su esposa tenga alguno de estos comportamientos todo el tiempo. Mucho ojo, es normal que en los matrimonios haya disgustos, peleas y momentos tensos, pero eso debe ser pasajero porque el perdón de Jesús debe ser la herramienta clave que debe estar presente en el hogar las 24 horas, los siete días a la semana.

¿Alguna vez te ha dicho tu esposo qué es lo que más le enamora de ti? ¿Qué palabras, gestos o acciones has descubierto que le gustan? Si quieres que tu matrimonio sea diferente, si quieres que tu esposo se derrita por ti, ama a tu marido tal y como es a pesar de sus errores para que sigan caminando juntos hasta que la muerte los separe. Recuerda que el amor debe convertirse en la mayor motivación para sobrellevar las dificultades.

Te presentamos 10 claves para enamorar a tu esposo. Aunque no las hagas todas, al menos pon tres en práctica y notarás una gran diferencia:

1. Ámalo tal como es y acepta sus defectos

En vez de idealizarlo y pedirle a Dios un hombre perfecto sin mancha y sin arruga, recuerda que es un ser humano como tú. No te casaste con un robot a quien puedes programar a tu gusto. Así que ámalo incondicionalmente

2. Cuando hables con él hazlo con prudencia y sin herirlo

“Soy Sandra, llevo un año de casada y he necesitado callarme algunas veces porque mi esposo Jorge ¡no sabe hacer nada! Me estresa como lavaba la loza (se demora horas y riega el agua en el piso), es desordenado, no sabe tender una cama, mejor dicho… un día exploté de la rabia y le grité horrible. Lo peor es que le dije que era el colmo que su mamá no le hubiera enseñado nada y lo hubiera malcriado.

Mis comentarios le chocaron terrible, duramos dos días sin hablarnos y ¿qué me tocó hacer? Bajar la cabeza, pedir perdón y recordar un consejo que me dieron antes de casarme: Debo respetar a mi esposo en todo, ser sincera, hablar con prudencia y no herirlo”, cuenta esta mujer de 24 años a Hechos&Crónicas. El que refrena su lengua protege su vida. 1 Corintios 3:18.

3. Lo apoyas en sus metas

Algo que enamora al esposo es el apoyo incondicional de su esposa. Estar ahí en sus proyectos, en sus sueños, en sus planes laborales es gratificante. También es vital ser apoyo cuando las cosas no van bien, por ejemplo si hay estancamiento en su nivel académico, o atraviesa por un momento de desempleo. Recuerda: Más valen dos que uno, porque obtienen más fruto de su esfuerzo. Si caen, el uno levanta al otro. ¡Ay del que cae y no tiene quien lo levante! Eclesiastés 4:9-10.

4. Estás ahí cuando te necesita

¿Te enfrascas en tu trabajo y solo vives para él? ¿Estás cero pendiente de las necesidades de tu esposo? ¿Te importan más las labores de tu casa, las compras o tus hijos? Sé que exagero un poco, pero pasa. Mujer, recuerda esta frase que menciona Esther Lucía de Silva-Silva en su libro “Los tesoros que Dios me dio”: “el ministerio más importante de la mujer casada es su hogar”, y dentro de este, no olvidemos el orden de las prioridades: Dios, esposo, hijos, trabajo, ministerio, etc. Que no se te olvide que después de Dios está tu esposo, el hombre que te acompañará hasta la muerte. Así que mientras trabajas, llámalo, escríbele un mensaje, hazle sentir que estás ahí.

5. Gozas los tiempos a solas con él

¿No es lo máximo saber que tus hijos se quedarán el fin de semana con los abuelos? ¿No te parece rico desconectarse, salir a cenar, caminar juntos o pasar un tiempo de intimidad? Para el esposo todo es importante, pero más el último punto. Sí, ellos piensan todo el tiempo en sexo y es normal. ¿Hace cuánto no disfrutas estar con tu esposo?

Si no lo has hecho, ojo. Cuida a tu esposo y no abras puertas que más adelante sean difíciles cerrar.

6. Lo conoces y sabes qué lenguajes del amor le gustan

¿Qué tanto conoces a tu esposo? ¿Qué le gusta? ¿Qué sueña? No pases por alto esos detalles. En este punto recordemos los cinco lenguajes del amor que enseña Gary Chapman: 1.Palabras de afirmación (Efesios 4:29). 2. Tiempo de calidad (Santiago 4:8). 3. Recibir regalos (Juan 10:27). 4. Actos de servicio (Marcos 10:45). 5. Toque físico (Lucas 4:38-40). ¿Cuáles de estos le gustan más a tu esposo? Descúbrelos y aplícalos, son sumamente importantes.

7. Calla cuando sea necesario

Existen situaciones donde quieres hablar, poner tus puntos sobre las íes, debatir sobre aquello que no te gusta, opinar sobre algo que tu esposo está hablando, pero no es prudente meter la cucharada como lo dicen popularmente.

Sé sensata, calla y respira. Incluso hay discusiones entre los esposos que son como un círculo vicioso y en vez de apagar la pelea, se enciende por esto, aquello o lo otro y son situaciones a las que ya se les debería dar fin. Callar también enamora, pide a Dios sabiduría. …un tiempo para callar, y un tiempo para hablar. Eclesiastés 3:7b.

8. Busca soluciones, no problemas

Dile NO a ser una esposa problemática, quisquillosa, que solo se preocupa por buscarle la quinta pata al gato  cuando alguna situación negativa se genera. Tu papel como esposa es ser la ayuda idónea, ayuda a tu esposo a buscar soluciones con ideas y acciones sabias. No busques problemas.

9. Que tu amor se note

¿Hace cuánto no le dices que lo amas? ¿Hace cuánto no lo abrazas o le compras esa galletica que ama de la panadería de la esquina? Los pequeños detalles como los besos, abrazos, masajes, una golosina, un plato especial, unas onces exquisitas cuando llega a casa lo harán olvidarse de su estrés diario y lograrás que cada día te valore más como esposa. No esperes hasta el día del cumpleaños o del aniversario para expresarle tu amor.

10. Lo bendices, oras por él y por tu matrimonio.

Ora por él, pide a Dios por tu esposo. Tal vez tu matrimonio no ha sido fácil y crees que aplicar estás claves serán un reto imposible. Ora para que Dios te transforme como esposa y te revele el corazón de tu esposo, demuéstrale a tu cónyuge que puedes ser una mujer diferente. Eso transformará tu matrimonio y si él no es cristiano, estas claves pueden ayudar a que un día él llegue a los pies de Cristo. No es imposible, no hay nada mejor que cimentar el matrimonio sobre la Roca y que tu esposo sepa que tiene a la mejor a su lado.

Por: Jennifer Barreto – jennifer.barreto@revistahyc.com

Foto: Jakob Owens – Unsplash (Usada bajo Licencia Creative Commons)

Share:

Leave a reply