Hechos

Plan H&C: 21 días de ayuno y oración

Comienza este 2021 entregando todas las áreas de tu vida a Dios. Dediquemos 21 días a la leer la Palabra de Dios y a tener un tiempo de intimidad Él. No hay nada mejor que dejar que el Espíritu Santo nos guie en todos los planes para el nuevo año. H&C te invita a iniciar este plan el 10 de enero, para que al terminar el primer mes del año, estés listo para afrontar el 2021 de la mano de Dios.

Día 1 – Me llenas de alegría

Nos han enseñado que la alegría es pasajera y se trata de simples momentos de risa y diversión. Con Dios la alegría no se compone de momentos que van y vienen, sino de un estado permanente de entregarse a Él y confiar, sin importar las circunstancias. Comienza el año analizando todas las cosas que el Señor ha hecho por ti, comenzando por darte salvación, son razones suficientes para dar gritos de alegría.

Tú, Señor, me llenas de alegría con tus maravillas; por eso alabaré jubiloso las obras de tus manos. Salmo 92:4.

Lecturas sugeridas: Salmo 4:7, 16:11, 87:11, 126:3.

Día 2 – Amado Señor, renueva mis fuerzas

A pesar de los momentos difíciles que tengas que sobrellevar en el transcurso de tu vida, y sientas tristeza, desánimo y un corazón afligido; toma aliento para decirle a Dios: ¡Ayúdame, no puedo solo! Recuerda que Jesús también libró esta batalla en el huerto de Getsemaní, cuando sintió tristeza y angustia profunda hasta morir. Si sientes que desfalleces, fortalécete en el Señor, Él es el único que renovará tus fuerzas para continuar.

Él fortalece al cansado y acrecienta las fuerzas del débil. Aun los jóvenes se cansan, se fatigan, y los muchachos tropiezan y caen; pero los que confían en el Señor renovarán sus fuerzas; volarán como las águilas: correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán. Isaías 40:29-31.

Lecturas sugeridas: Lucas 22:42-43; 1 Samuel 2:9b; Isaías 40:29.

Día 3 – Enséñame a adorarte

Cuando repasamos la historia del Rey David y leemos los Salmos que escribió, notamos que en todo tiempo buscaba adorar a Dios, pero no siempre sabía cómo hacerlo. Constantemente pedía al Señor que le enseñara a adorarlo. No importa si eres nuevo o veterano en la fe, cada día es una oportunidad de aprender a adorar a Dios de nuevas maneras. Cuando lo ponemos en primer lugar,

Él mismo nos mostrará el camino de la adoración. Instrúyeme, Señor, en tu camino para conducirme con fidelidad. Dame integridad de corazón para temer tu nombre. Señor mi Dios, con todo el corazón te alabaré, y por siempre glorificaré tu nombre. Porque grande es tu amor por mí: me has librado de caer en el sepulcro. Salmo 86:11-13.

Lecturas sugeridas: Salmo 52:9, Isaías 25:1, Salmo 150:6, Juan 4:24.

Día 4 – Protégeme y guarda mi corazón

¿Le has pedido a Dios que te aleje del enojo, el engaño o la calumnia? Muchas veces el corazón del hombre se llena de pensamientos cargados de odio y venganza contra otros. Es momento que tus palabras sean perfume grato para Dios. Cuando te sientas tentado a responder con rabia y rencor, pide a Dios que te proteja de hablar mal y que siempre ponga un centinela en tu boca.

Señor, ponme en la boca un centinela; un guardia a la puerta de mis labios. No permitas que mi corazón se incline a la maldad, ni que sea yo cómplice de iniquidades; no me dejes participar de banquetes en compañía de malhechores. Salmo 141:3-4.

Lecturas sugeridas: Lucas 6:45; Proverbios 13:3; 1 Pedro 3:9.

Día 5 – Saber elegir

Cada mañana tenemos por delante una serie de decisiones que definen en mayor o menor medida nuestro futuro. A veces son sencillas como qué vamos a desayunar, pero a veces son tan grandes que nos hacen sentir agobiados. No te dejes llenar de desesperación. Elige servir a Dios y ora para que Él sea tu guía en cualquier circunstancia que atravieses. Si sabes elegir, Él te dará su dirección en todo lo que emprendas.

El Señor afirma los pasos del hombre cuando le agrada su modo de vivir; podrá tropezar, pero no caerá, porque el Señor lo sostiene de la mano. Salmo 37:23.

Lecturas sugeridas: Romanos 8:28, Proverbios 12:26, Josué 24:15.

Día 6 – Necesito consuelo

Acudir confiadamente a la Palabra de Dios, hallar su dirección y encontrar consolación en medio de la angustia, deberían ser tres claves que deberías tener presente. Cuando las cosas no salen como esperas, recuerda que hay una Palabra de verdad que transforma tu situación o te llena de fuerza para resistir el momento amargo. No busques consuelo en cosas terrenales, búscalo en Dios; recuerda que Él actuará poderosamente. Él es tu estandarte.

Alabado sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre misericordioso y Dios de toda consolación, quien nos consuela en todas nuestras tribulaciones para que, con el mismo consuelo que de Dios hemos recibido, también nosotros podamos consolar a todos los que sufren. 2 Corintios 1:3-4.

Lecturas sugeridas: Lucas 1:37; Salmo 86:17; Salmo 94:19.

Día 7 – Cambia mi mundo

¿Has sentido que el mundo es un lugar demasiado agitado? A veces sentimos que necesitamos parar y cambiar. Precisamente esa es una manera de ver lo que ocurrió en 2020, cuando el mundo se paralizó. Sin embargo, no necesitamos una pandemia para cambiar ese mundo agitado y quedarnos quietos delante de Dios. Ora para que Dios traiga cambios saludables a tu vida y quite todo aquello que te intoxica y te impide rendirte completamente a Él.

«Quédense quietos, reconozcan que yo soy Dios. ¡Yo seré exaltado entre las naciones! ¡Yo seré enaltecido en la tierra!» Salmo 46:10.

Lecturas sugeridas: Proverbios 3:5-6, Isaías 30:15, Éxodo 14:14.

Día 8 – Clamor por aquellos que están enfermos

2020, fue un año de enfermedad, el COVID-19 se llevó a miles de personas en el mundo. ¿Conoces en este momento a algún enfermo? ¡Ora!: “Señor, te pido por aquellos que están enfermos, haz tu perfecta voluntad en sus vidas, ayúdame a que a través de mí conozcan de ti. Amén”. Recuerda que nuestro deber es llevar almas para Cristo. Conviértete en un instrumento de Dios para la salvación de otros.

Dichoso el que piensa en el débil; el Señor lo librará en el día de la desgracia. El Señor lo protegerá y lo mantendrá con vida; lo hará dichoso en la tierra y no lo entregará al capricho de sus adversarios. El Señor lo confortará cuando esté enfermo; lo alentará en el lecho del dolor. Salmos 41:1-3

Lecturas sugeridas: Mateo 5:7; Santiago 5:14-15; Proverbios 22:12; Juan 3:16.

Día 9 – Paz en cualquier situación

Seguramente has escuchado hablar del contentamiento. Muchas personas lo confunden con conformismo, pero son cosas muy diferentes. Contentamiento es conocer el plan que Dios tiene para cada uno de nosotros y vivir en paz sin importar las circunstancias, pues nuestra mirada está puesta en la eternidad. Pídele a Dios que te enseñe a luchar por tu propósito, pero que te brinde paz en cualquier situación, para que tu confianza en Él crezca cada día.

No digo esto porque esté necesitado, pues he aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en que me encuentre. Sé lo que es vivir en la pobreza, y lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias, tanto a quedar saciado como a pasar hambre, a tener de sobra como a sufrir escasez. Filipenses 4:11-12.

Lecturas sugeridas: 1 Timoteo 6:7-8, Hebreos 13:5, Job 1:20-21.

Día 10 – Provisión del cielo

¿Te has puesto a pensar cuánta misericordia ha tenido Dios contigo? Él te ha provisto todo lo que necesitas. Él dice claramente en su Palabra que nunca nos dejará ni abandonará, ¿lo crees? Aunque estés en medio de la escasez en este momento, proponte este año a ser fiel con Dios, ten por seguro que experimentarás la provisión de tu Padre Celestial. Él es tu pastor y nada te faltará.

Así que mi Dios les proveerá de todo lo que necesiten, conforme a las gloriosas riquezas que tiene en Cristo Jesús. Filipenses 4:19.

Lecturas sugeridas: Salmo 34:10; 37:19; 132:15.

Día 11 – Quiero marcar la diferencia

No somos iguales a los demás, podemos parecernos a otros, pero Dios dio a cada uno algo especial. Los seres humanos no somos como gotas de agua, sino como copos de nieve, distintos. Sin embargo, muchas personas deciden comportarse igual, aun en contra de la Palabra de Dios. Ora para que esto no ocurra contigo, pues Él nos ha llamado a marcar la diferencia, a ser luz y a que nuestras vidas sean testimonio de su amor.

Ni antes ni después de Josías hubo otro rey que, como él, se volviera al Señor de todo corazón, con toda el alma y con todas sus fuerzas, siguiendo en todo la ley de Moisés. 2 Reyes 23:25.

Lecturas sugeridas: Salmo 139:14-17, Romanos 12:2, Mateo 5:14.

Día 12 – Eres Dios de milagros

¿Sabías que todos los días suceden milagros y no te das cuenta? Respirar, ver, tener comida, una familia, un trabajo, ¡todo es un milagro! Todos los días el Señor libera, sana, restaura y muchas veces no le damos el crédito al hacedor de milagros. En este 2021 pídele a Dios que te haga sensible a Sus milagros para seguir viendo sus manifestaciones poderosas sin pasarlas por alto.

Pero, cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra. Hechos 1:8.

Lecturas sugeridas: Salmo 71:17; Daniel 6:27.

Día 13 – Me hiciste radiante

En momentos de angustia o tristeza, todo parece oscuridad. Incluso nosotros mismos comenzamos a vernos sombríos. Con Dios todo es diferente, pues Él nos hace permanecer radiantes de alegría cuando responde a nuestras oraciones. Al acercarnos a Él en intimidad, Su paz y alegría cubren nuestros corazones y nos recuerdan Sus promesas y misericordia. Dios nos da un brillo especial cuando acudimos a Él, para que los demás puedan ver en nosotros el testimonio de Su fidelidad.

Busqué al Señor, y él me respondió; me libró de todos mis temores. Radiantes están los que a él acuden; jamás su rostro se cubre de vergüenza. Salmo 34:4-5.

Lecturas sugeridas: Salmo 147:3, 34:17-18, Job 11:17.

Día 14 – Acrecienta mi fe

No hay duda que la fe implica creer, actuar, confiar y obedecer para tener una relación sólida y segura con Dios. ¿Cómo está tu fe? Recuerda que con ella agradas a Dios, la fe es la sustancia de nuestra confianza en Jesús; es la seguridad de que recibirás lo que esperas aunque ahora no lo veas. Búscalo de todo corazón y confía en sus promesas, eso acrecentará tu fe.

En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que recompensa a quienes lo buscan. Hebreos 11:6.

Lecturas sugeridas: Hebreos 11:1; Efesios 3:16-17; Juan 11:40; 1 Juan 5:4.

Día 15 – Toma el control

Cuando queremos fortalecer nuestros músculos, hacemos ejercicio con constancia y  disciplina. No pedimos a Dios músculos nuevos, pues Él ya nos dio un cuerpo con musculatura que solo necesitamos fortalecer. Él ya hizo su parte, ahora debemos hacer la nuestra. Ocurre igual con el dominio propio. La Biblia dice que es parte del fruto del Espíritu Santo que habita en nosotros, ¡ya lo tenemos! Así que no pidas a Dios dominio propio, sino fortaleza y constancia para ejercitarlo.

Como ciudad sin defensa y sin murallas es quien no sabe dominarse. Proverbios 25:28.

Lecturas sugeridas: 2 Timoteo 1:7, Proverbios 16:32, Gálatas 5:22-23.

Día 16 – Muéstrame tus misericordias

Jesús nos amó tanto que fue capaz de morir en una cruz por nuestros pecados y darnos vida eterna. ¿No te parece el mayor acto de amor y misericordia hacia a ti y la humanidad? La misericordia de Dios se refleja en la cruz de Cristo, es un reflejo de su amor incondicional por nosotros. La misericordia de Dios es una extensión y expresión de su amor.

De generación en generación se extiende su misericordia a los que le temen. Lucas 1:50.

Lecturas sugeridas: Efesios 2:4; Tito 3:5; Hebreos 4:16.

Día 17 – Dame un carácter firme

¿Has sentido alguna vez que tu mundo se tambalea? Cuando se escuchan rumores de malas noticias o cuando algo inesperado llega a nuestras vidas, es natural que nuestra primera emoción sea el temor. Sin embargo, al sacudirnos, es nuestra confianza en Dios lo que debe primar, pues Él es la roca que nos sostiene y nos mantiene fuertes, firmes y estables y con Él de nuestro lado, nada debe hacernos dudar.

Al de carácter firme lo guardarás en perfecta paz, porque en ti confía. Confíen en el Señor para siempre, porque el Señor es una Roca eterna. Isaías 26:3-4.

Lecturas sugeridas: Salmo 112:7, 1 Pedro 5:10, Salmo 4:8.

Día 18 – Dios es amor

Dios es la fuente del amor, su amor te sacia, es suficiente. ¿Alguna vez lo has experimentado? No hay nada mejor que un amor sin límites, incondicional, perdonador, salvador. Mientras que nuestro amor es condicional, basado en sentimientos y emociones, el amor de Dios permanece, trasciende y es incondicional. Él nos ama porque él es amor. Proponte este 2021 volver a tu primer amor, volver a Jesús.

Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. Juan 3:16.

Lecturas sugeridas: 1 Juan 4:8; Romanos 5:8; 1 Corintios 13:4-8.

Día 19 – Guía para obedecer

Obedecer a Dios no siempre es fácil, pues nos cuesta rendir ciertas áreas de nuestras vidas. Sin embargo, Dios sabe qué es lo mejor para nosotros. Él tiene un propósito para cada uno y cuenta con nosotros para Su obra, pero debemos saber cómo hacerlo. Leer la Biblia nos ayuda a saber cómo y en qué debemos obedecer a Dios y orar nos permite recibir su ayuda y dirección para lograr lo que Él nos pide.

Si ahora ustedes me son del todo obedientes, y cumplen mi pacto, serán mi propiedad exclusiva entre todas las naciones. Aunque toda la tierra me pertenece… Éxodo 19:5.

Lecturas sugeridas: Génesis 6:22, Éxodo 14:10-31, Lucas 5:5.

Día 20 – Un nuevo tiempo, un nuevo comienzo

Hoy más que nunca todos anhelamos un nuevo tiempo, muchos quieren dejar a un lado las enfermedades, decepciones, momentos tristes, quiebras económicas, relaciones familiares fracturadas, entre otros. ¿Cómo empezar de cero? ¿Cómo empezar otra vez? La respuesta está en fijar nuestra mirada en Dios, en volver a Él. Cuando Jesús llega a tu corazón, eres nueva criatura, tienes un nuevo comienzo, hay borrón y cuenta nueva. Pídele a Dios hoy una nueva oportunidad.

¡Voy a hacer algo nuevo! Ya está sucediendo, ¿no se dan cuenta? Estoy abriendo un camino en el desierto, y ríos en lugares desolados. Isaías 43:19

Lecturas sugeridas: 2 Corintios 13:11; Isaías 58:12; Jeremías 31:31.

Día 21 – Tu fidelidad es grande

Hoy es día para darle gracias a Dios por su fidelidad, Él sabe que a pesar de tus fallas, su misericordia ha sido visible en tu vida. ¿Alguna vez has dudado de su fidelidad? ¿Te has olvidado de todo lo que hace por ti a diario? Tal vez… sí. Vuelve a Dios y alábalo hoy por su fidelidad grande e incomparable. Recuerda que uno de sus atributos es su gran fidelidad.

Porque el Señor es bueno y su gran amor es eterno; su fidelidad permanece para siempre. Salmo 100:5

Lecturas sugeridas: Salmo 117:2; Lamentaciones 3:23; Oseas 2:20.

Share:

Leave a reply