Timoteos

Solteros con propósito

Estar soltero está de moda, porque no hay que rendirle cuentas a nadie, puedo usar el tiempo como quiero y soy libre de hacer lo que quiera, ¡sin compromisos! Es lo que hace el mundo hoy en día, pero viendo la otra cara de la moneda, hay quienes odian la soltería, porque sienten soledad, tristeza y angustia por encontrar a alguien que los quiera. ¿Alguna vez te has sentido así?

En los últimos años, las cifras de personas solteras han aumentado, quizá porque es un estilo de vida más simple donde se disfruta este tiempo para el autoconocimiento. Según estudios del Pew Research Center, la tasa de matrimonios ha disminuido y ha aumentado el número de personas divorciadas y solteras en países como China, India, Japón, Brasil y gran parte de Europa, de los cuales el 44% de los solteros disfrutan estar solos.

Con el auge de la tecnología, muchas personas solteras buscan pareja por medio de redes sociales y aplicaciones como Tinder que cuenta con más de 60 millones de usuarios de los cuales el 54% dicen estar solteros, y Facebook, donde hay un 76,8% de usuarios solteros.

Irónicamente, las personas que disfrutan la soltería continúan explorando las plataformas digitales para buscar el amor, aunque sea pasajero. En este sentido, las personas solteras parecen indecisas entre vivir una vida “sin compromiso” y encontrar a su pareja. No está mal preguntarse cómo vivir la soltería, pero por pensar todo el tiempo en eso, están descuidando a una persona más importante: Jesús.

Buscando el amor de Dios primero

Algunos solteros añoran el matrimonio y otros lo único que quieren es vivir su vida y luego preocuparse si tener pareja o no. Sin embargo, creemos que nuestras necesidades emocionales son algo personal que cada uno debe buscar por su cuenta, y hemos dejado a un lado a Dios. Jeremías 2:13 lo dice: Dos son los pecados que ha cometido mi pueblo: Me han abandonado a mí, fuente de agua viva, y han cavado sus propias cisternas, cisternas rotas que no retienen agua.

¿Cuántas veces nos hemos alejado de Dios por querer ser libres e independientes buscando la forma de llenarnos con cosas mundanas? Empezamos a cavar nuestras propias cisternas donde cada uno busca en sus fuerzas llenar los vacíos que hay dentro y olvidamos al único que sí puede llenar nuestros corazones.

Sin importar el estado civil, todos debemos tener una relación Dios y amarlo sobre todas las cosas, pues su presencia en nuestra vida es esencial para encontrarnos como seres humanos con una identidad y propósito definida por Cristo. Pero ¿cómo ser un soltero con propósito si no sé cuál es mi propósito?

¿Qué significa ser solteros con propósito?

Empecemos por entender qué significa tener propósito. La palabra propósito viene del latín propositum que significa “poner hacia adelante”, es decir, la certeza de que debes alcanzar un objetivo y el camino que debes seguir para llegar a ello. También se puede entender como el llamado, la razón por la que Dios te creó.

Muchas personas andan por la vida sin conocer cuál es su propósito lo que genera vacíos en el corazón por no encontrar el motivo de su vida. Es por eso tan necesario que cada ser humano dedique tiempo para encontrar ese llamado y resolver sus necesidades emocionales antes de buscar pareja, pues este no lo va a resolver por ti.

Un primer indicio del propósito nos lo da la Biblia

Para esto fueron llamados, porque Cristo sufrió por ustedes, dándoles ejemplo para que sigan sus pasos. 1 Pedro 2:21. Dios quiere que vivas tu vida conforme la Palabra, siguiendo los pasos de Jesús, para que construyas tu relación con Él, tengas un crecimiento del carácter y goces una vida en plenitud.

No se trata de vivir la soltería en espera, sino con propósito.

El tiempo es oro

Una de las cosas por las que un soltero y un casado o ennoviado se diferencian, es porque uno cede tiempo y el otro no. Para construir una relación es necesario dedicar tiempo. Lo mismo pasa con Dios y con nuestro crecimiento personal. Él determinó cada etapa de nuestra vida para un fin, y la soltería es una etapa que no regresa, pues el resto de tu vida estarás casado.

Así que, ¿cómo estás viviendo esta etapa? ¿estás sacándole provecho a ese tiempo? No vale la pena esperar para comenzar a prepararte para tu matrimonio. Siendo soltero debes trabajar en tu persona, ser intencional, cuidar tu cuerpo y mente, estar consciente que las decisiones que tomas hoy determinan el tipo de persona que vas a ser mañana y consecuentemente el tipo de relación que vas a tener mañana. No puedes tener un matrimonio con propósito si no eres un soltero con propósito.

Este tiempo es pertinente para aprender a tener dominio propio, pues Dios sabe que nuestro cuerpo es sexual y estamos en constante tentación, así que es el momento para entregar nuestro cuerpo, alma y mente a Cristo, para permanecer puro y en santidad toda la vida, porque incluso en el matrimonio van a existir las tentaciones.

La soltería y la soledad no son como tales malas, la pregunta es ¿cómo usamos ese tiempo a solas? No puedes buscar pareja, estando separado de Dios, pues la aprobación de toda relación debe tenerla primeramente el Padre. Juan 15:5b dice: separados de mí no pueden ustedes hacer nada.

Llenar la soledad con la fuente de agua viva

Estar solo a veces puede llegar a ser difícil. Para algunos es más fácil llevar la soledad, pero todos queremos ser amados y escuchados. Queremos tener a alguien a nuestro lado porque tenemos huecos en nuestra vida que solo Jesús puede llenar.

Estamos en un mundo que nos brinda todo tipo de cisternas que nos satisface momentáneamente, pero a largo plazo volvemos a sentirnos solos y vacíos. Esa es la cisterna rota que menciona el profeta Jeremías, pues esa “felicidad” se termina escapando. Si queremos sentirnos verdaderamente llenos, necesitamos regresar a la fuente de agua viva que es Cristo. De aquel que cree en mí, como dice la Escritura, brotarán ríos de agua viva. Juan 7: 38.

Siendo solteros con propósito veremos a Jesús como nuestra fuente, pues nuestra vida sentimental se determinará según cómo llenemos nuestro espíritu.

¡Qué mejor momento que la soltería para examinar nuestro corazón! Es la oportunidad para aprender, cometer errores, corregir, crecer y vivir el presente para trabajar en tu carácter, conocer tu propósito y esperar en Cristo, pues lo que Dios tiene para tu vida, para tu sexualidad y para tu matrimonio, es mejor.

Foto: Priscilla Du Preez – Unsplash (Usada bajo Licencia Creative Commons)

Share:

Leave a reply