Ester

A Dios le gusta que te cuides

¿Alguna vez has contemplado comprar un plan antienvejecimiento para disfrutar de una piel sana, joven y bella? Recuerda esto: no vale la pena comprar cremas anti arrugas, suero para el contorno de ojos, hidratantes, tónicos especiales y otro tipo de productos si no te cuidas en casa.

La Academia Americana de Dermatología asegura que “una mujer será más atractiva si goza de un cutis libre de manchas y arrugas, una piel firme, así como un aspecto brillante y juvenil”, por eso aconseja lo siguiente:

– Lava tu cara dos veces al día: Olvídate del acné o las manchas en la cara. Limpia con agua tibia y un jabón neutro la piel del rostro de forma suave para quitar impurezas, evita restregarte fuerte. Un tip que funciona en pieles con acné es lavar la cara con jabón azul rey.

– Crema: No empieces tu día con tu rostro lavado y ya. Con el pasar de los años nuestra piel se reseca y aparecen las líneas de expresión. Para mantener una piel linda aplica una crema hidratante facial y corporal todos los días y mantén tus labios hidratados. Verás la diferencia.

– A pesar de lo nublado que pueda estar, protégete del sol: ¿Sabías que el melanoma es el cáncer de piel más peligroso y es la principal causa de muerte por enfermedades cutáneas en Estados Unidos? Según El American Journal of Public Health, cada año, aproximadamente 10.000 estadounidenses mueren por este tipo de cáncer. Para que tu salud no esté en riesgo utiliza filtro solar adecuado, permanece a la sombra, usa sombreros o camisas de manga larga, así como gafas de sol.

– ¡Ojo con las cámaras de bronceado!: Este tipo de coger color de forma artificial, puede ser peligroso. Estas cámaras emiten rayos ultravioleta que aceleran el envejecimiento de la piel. La Organización Mundial de la Salud asegura que las cámaras son un peligro potencial. Estas producen comezón, resequedad y envejecen la piel. Si quieres obtener color, en el mercado puedes encontrar autobronceadores que dan un lindo tono a la piel, no mancha la ropa y dura por días.

– La nicotina envejece: No fumes por favor. Recuerda que tu cuerpo es templo del Espíritu Santo y debes cuidarlo a capa y espada. El humo del tabaco contiene toxinas que se quedan atrapadas en la piel de las personas, esto reseca y fomenta la pérdida de firmeza de la piel y da paso a la aparición de arrugas prematuras. Cuida tu vida, recuerda que el tabaco mata cada año a ocho millones de personas en el mundo. ¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios? Ustedes no son sus propios dueños; fueron comprados por un precio. Por tanto, honren con su cuerpo a Dios. 1 Corintios 6:19-20.

– Aliméntate bien: Los alimentos saludables ayudan a que tu piel luzca sana y tersa. Ingiere frutas y verduras, así como proteínas magras y grasas saludables. Un tip que no falla: Toma al menos ocho vasos de agua al día.

– Duerme bien: Un descanso adecuado le brinda a tu cuerpo el tiempo necesario para recuperarse y renovarse todos los días, además, evitas la aparición de ojeras y bolsas en los ojos. Por favor no trasnoches, esto afecta no solo tu piel sino tu estado de ánimo y rendimiento.

– Cada mañana aliméntate espiritualmente: Un corazón alegre, lleno de Dios no solo revitaliza tu rostro, sino todo tu cuerpo, alma y espíritu. Búscalo de mañana, ora, habla con Dios y sentirás esa paz que sobrepasa todo entendimiento. Pero tú, cuando te pongas a orar, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto. Así tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará. Mateo 6:6.

Recuerda que eres hermosa, Dios te creó perfecta. Solo aprende a cuidar su piel, cabello y uñas para lucir siempre linda sin gastar dinero. Recuerda que tus hábitos dicen mucho de ti. No olvides que a Dios le gusta que te cuides.

Foto: Kevin Laminto – Unsplash (Usada bajo licencia Creative Commons)

Share:

Leave a reply