Proverbios

¿Problemas de identidad?

Si usted lucha porque realmente no sabe quién es y quiere conocer y apropiarse de lo que Dios dice de usted, lea este breve resumen para que comprenda cuál es su verdadera identidad en Cristo.

Gran parte de las luchas que tenemos diariamente se deben a que no sabemos con claridad quiénes somos. Conocemos y amamos a Jesús, intentamos seguir sus pasos y sus caminos, queremos obedecerlo, pero seguimos haciendo lo que no se debe y muchas veces no logramos crecer ni dar fruto. Esto se debe a que no tenemos clara nuestra identidad en Cristo. No sabemos con certeza quiénes somos para Él y aunque creemos que Su sangre nos limpió, olvidamos que lo hizo del todo y para siempre y vivimos una vida a medias, en derrota.

Conocer lo que Dios dice de nosotros, nos lleva a tener una vida plena como Él quiere que la tengamos. Nos lleva a relacionarnos correctamente con Él y con los demás y a aprovechar nuestros dones para cumplir con el propósito que Dios nos ha dado. Conocer, creer y apropiarnos de estas palabras hará que vivamos para Él y disfrutemos la vida que nos dio.

– Soy hijo de Dios

Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios. Juan 1:12.

– Soy la sal de la tierra

Ustedes son la sal de la tierra. Mateo 5:13a.

– Soy justo

…y ponerse el ropaje de la nueva naturaleza, creada a imagen de Dios, en verdadera justicia y santidad. Efesios 4:24.

– Soy la luz del mundo

Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad en lo alto de una colina no puede esconderse. Mateo 5:14.

– Soy escogido, santo y amado

Por lo tanto, como escogidos de Dios, santos y amados, revístanse de afecto entrañable y de bondad, humildad, amabilidad y paciencia… Colosenses 3:12.

– Soy ciudadano del cielo

En cambio, nosotros somos ciudadanos del cielo, de donde anhelamos recibir al Salvador, el Señor Jesucristo. Filipenses 3:20.

– Estoy escondido en Cristo con Dios

…pues ustedes han muerto y su vida está escondida con Cristo en Dios. Colosenses 3:3.

– Soy amigo de Cristo

Ya no los llamo siervos, porque el siervo no está al tanto de lo que hace su amo; los he llamado amigos, porque todo lo que a mi Padre le oí decir se lo he dado a conocer a ustedes. Juan 15:15.

– Soy una nueva creación

Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo! 2 Corintios 5:17.

– He muerto con Cristo y morí al poder del pecado en mi vida

¿Qué concluiremos? ¿Vamos a persistir en el pecado para que la gracia abunde? ¡De ninguna manera! Nosotros, que hemos muerto al pecado, ¿cómo podemos seguir viviendo en él? Romanos 6:1-2.

– Soy un santo

Dios nos escogió en él antes de la creación del mundo, para que seamos santos y sin mancha delante de él. Efesios 1:1.

– Estoy reconciliado con Dios

Todo esto proviene de Dios, quien por medio de Cristo nos reconcilió consigo mismo y nos dio el ministerio de la reconciliación: esto es, que en Cristo, Dios estaba reconciliando al mundo consigo mismo, no tomándole en cuenta sus pecados y encargándonos a nosotros el mensaje de la reconciliación. 2 Corintios 5:18-19.

– Estoy completo en Cristo

Y en él, que es la cabeza de todo poder y autoridad, ustedes han recibido esa plenitud. Colosenses 2:10.

– Soy miembro del cuerpo de Cristo

Ahora bien, ustedes son el cuerpo de Cristo, y cada uno es miembro de ese cuerpo. 1 Corintios 12:27.

– Cristo mismo es en mí

A estos Dios se propuso dar a conocer cuál es la gloriosa riqueza de este misterio entre las naciones, que es Cristo en ustedes, la esperanza de gloria. Colosenses 1:27.

– He recibido la mente de Cristo

¿Quién ha conocido la mente del Señor para que pueda instruirlo? Nosotros, por nuestra parte, tenemos la mente de Cristo. 1 Corintios 2:16.

– Fui justificado, completamente perdonado y hecho justo

En consecuencia, ya que hemos sido justificados mediante la fe, tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo. Romanos 5:1.

– Tengo acceso directo a Dios por medio del Espíritu Santo

Pues por medio de él tenemos acceso al Padre por un mismo Espíritu. Efesios 2:18.

– Me fue dado espíritu de poder, amor y dominio propio

Pues Dios no nos ha dado un espíritu de timidez, sino de poder, de amor y de dominio propio. 2 Timoteo 1:7.

– Fui bendecido con toda bendición espiritual

Alabado sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en las regiones celestiales con toda bendición espiritual en Cristo. Efesios 1:3.

¿Quiere entender mejor todo lo que Dios dice de usted? Hay un versículo bíblico que lo explica claramente: Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo que pertenece a Dios para que proclamen las obras maravillosas de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable. Ustedes antes ni siquiera eran pueblo, pero ahora son pueblo de Dios; antes no habían recibido misericordia, pero ahora ya la han recibido. 1 Pedro 2:9-10.

Somos llamados a impactar el mundo, a que la luz de Jesús brille a través de nuestras vidas. No hemos sido amados, escogidos y santificados para quedarnos callados, sino para compartir al mundo el amor de Dios, para que quienes desconocen su verdadera identidad, se apropien de lo que Dios dice de cada uno de nosotros.

Y por último, si alguien lo rechazó en este mundo, no lo amó o lo abandonó, o si siente que usted no vale nada y se siente poco valorado, recuerde este pasaje en el que Dios mismo le habla con todo su corazón: …porque te amo y eres ante mis ojos precioso y digno de honra. Isaías 43:4.

Hechos&Crónicas lo invita a revisar y compartir las palabras que Dios le ha dado y aquellas que cada día le regale. Él tiene una palabra, una promesa y un plan para cada uno de nosotros.

Foto: Smit Patel – Unsplash

Share:

Leave a reply