Lucas MD

Vitamina D: Aliada en tiempos de pandemia

Una de las vitaminas que ayuda a absorber el calcio en el organismo es la vitamina D. ¿Sabe qué función cumple en el cuerpo? ¿Por qué la falta de esta se está convirtiendo en un problema de salud a nivel mundial?

Hace dos años tuve varios síntomas que me llevaron a consultar al médico: cansancio, debilidad muscular y dolor en la espalda baja. Pensé de inmediato que podría ser falta de hierro.

Dentro de la larga lista de exámenes que me envió mi doctor, dijo que debíamos revisar los niveles de vitamina D (“25-hidroxi vitamina D). A los tres días recogí los resultados y cuando mi el médico los leyó… y ¡Oh, sorpresa!, la falta de vitamina D era latente en mi organismo; solo tenía 15 ng/ ml, (los valores de referencia normales son de 20 a 100 ng/ml).

El doctor fue enfático y dijo: “dígale a su esposo que la lleve a tomar el sol” y así fue. Aprovechamos en ese entonces (mucho antes de la pandemia) algunos fines de semana para estar cara a cara con el sol, obviamente con la protección adecuada por aquello del cáncer de piel. El sol era solo una parte de la solución, la otra, fue con un medicamento regularía mis niveles.

Duré un tiempo muy bien, pero justo ahora, empecé a sentir de nuevo esa debilidad. El confinamiento por la pandemia, el estar en casa y salir de vez en cuando, han afectado de nuevo mi salud. Hace unos días fui a hacerme mi chequeo general y los niveles de vitamina D están dentro del rango, pero las defensas sí están bajas. Según mi doctor, el sol también ayuda a que se incremente la respuesta inmunológica. Me formuló sol y vitamina C.

¿Qué sucede cuando está baja?

Primero aclaremos, que los niveles bajos de vitamina D tiene un nombre médico: se le denomina “hipovitaminosis D”. Según la Asociación Médica Mundial, se estima que cerca de un tercio de la población tiene deficiencias de esta vitamina. En cuanto a Colombia se refiere, el Consenso colombiano de expertos sobre vitamina D (2017) asegura que la ausencia de exposición solar tiene una alta prevalencia en varias zonas del país.

La Asociación Colombiana de Osteoporosis y Metabolismo Mineral (ACOMM), explica que la vitamina D, “más que una vitamina, es una verdadera hormona”, pues se considera hormona a una sustancia “que se produce en un sitio y actúa a distancia” —el caso de la vitamina D—, mientras que una vitamina es una sustancia “no producida por el cuerpo que debe ser ingerida”.

Abecé de la vitamina D

¿Qué es la vitamina D y para qué sirve?

Es un nutriente presente en ciertos alimentos que es necesario para la salud y para mantener los huesos fuertes. Para ello, ayuda al cuerpo a absorber el calcio (una de las piezas fundamentales de los huesos) de los alimentos y suplementos.

Las personas que consumen vitamina D en cantidad muy escasa pueden tener huesos débiles, delgados y frágiles. En los niños este trastorno es conocido como raquitismo, y en los adultos, osteomalacia.

La vitamina D es muy importante para el movimiento de los músculos: por ejemplo, los nervios la necesitan para transmitir mensajes entre el cerebro y cada parte del cuerpo, y el sistema inmunitario emplea la vitamina D para combatir los virus y bacterias que lo invaden.

Junto con el calcio, la vitamina D ayuda a proteger a los adultos mayores contra la osteoporosis. La vitamina D se encuentra en las células de todo el cuerpo.

¿Cuánta vitamina D se necesita a diario?

Esto depende de la edad. Las cantidades promedio diarias de vitamina D, aparecen a continuación en microgramos (mcg) y en unidades internacionales (UI) de acuerdo a cada etapa de la vida:

  • Bebés hasta los 12 meses de edad: 10 mcg (400 UI)
  • Niños de 1 a 13 años de edad: 15 mcg (600 UI)
  • Adolescentes de 14 a 18 años de edad: 15 mcg (600 UI)
  • Adultos de 19 a 70 años de edad: 15 mcg (600 UI)
  • Adultos mayores de 71 años de edad: 20 mcg (800 UI)
  • Mujeres embarazadas y en período de lactancia: 15 mcg (600 UI)

Según la oficina de Suplementos y Dieta del Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés) estas son las respuestas a las preguntas más frecuentes sobre esta vitamina:

¿Qué alimentos son fuente de vitamina D?

  • Los pescados grasos, como el salmón, el atún y la caballa. Se encuentran entre las mejores fuentes de vitamina D.
  • El hígado vacuno, el queso y la yema de huevo contienen cantidades menores.
  • Los hongos como los champiñones aportan cierta cantidad de vitamina D.
  • Leche de vaca y leche de origen vegetal: de soya, almendras, y leche de avena. Sin embargo, los alimentos elaborados con leche, como el queso y el helado, generalmente no están fortificados.
  • Además, ciertos cereales para el desayuno y algunas marcas de jugos de naranja, yogures, margarinas y bebidas a base de soja contienen vitamina D agregada. De ahí la importancia de consultar siempre las etiquetas.

¿Por qué la vitamina D también es aportada por el sol?

La piel produce vitamina D al exponerse directamente a la luz solar. La mayoría de las personas cumplen al menos en parte con su requerimiento de vitamina D de esta forma.

La piel expuesta a la luz solar en ambientes interiores, a través de una ventana, no produce vitamina D. Los días nublados, la sombra y la piel de color oscuro también reducen la cantidad de vitamina D que produce la piel.

¿Qué ocurre si no consumo suficiente vitamina D?

Además del raquitismo y la osteomalacia, que mencionamos anteriormente, algunos estudios muestran que la hipovitaminosis D se asocia a algunas enfermedades: infecciones del aparato respiratorio superior, enfermedades autoinmunes o alergias, problemas cardiovasculares e incluso mayor mortalidad.

También se ha relacionado niveles más bajos de vitamina D con obesidad, diabetes tipo 2 y síndrome metabólico. La World Cancer Research Foundation en su informe de 2018, indica que una ingesta adecuada de vitamina D podría estar relacionada con una menor incidencia de cáncer colorrectal.

¿Cómo puedo tomar el sol durante la cuarentena?

Hágalo de manera programada. Para hacerlo, abra una ventana o salga a un balcón o terraza. Es suficiente para tomar al menos 15 minutos de sol en rostro y antebrazos, dos o tres veces por semana. Esta sencilla rutina puede ser suficiente para mantener los niveles de vitamina D.

Según la recomendación del Consenso Colombiano de Expertos sobre vitamina D, esta exposición solar debe hacerse entre las 10:00 a.m. y 3:00 p.m., porque son horas en que los ángulos de la luz solar favorecen más la síntesis de vitamina D.

¿Me puedo intoxicar con vitamina D?

Sí, cuando las concentraciones de esta vitamina en la sangre son demasiado elevadas, pueden presentarse  náuseas, vómitos, pérdida del apetito, constipación, debilidad y pérdida de peso. Además, puede causar confusión, desorientación y problemas en el ritmo cardíaco. El exceso de vitamina D también puede provocar daños en los riñones. Por favor, no se automedique, consulte a su médico.

Y la pregunta del millón: ¿Es verdad que los suplementos de vitamina D ayudan a prevenir la covid-19? ¡Cuidado con esto! Según un estudio internacional publicado en el BMJ, Nutrition, Prevention and Health, realizado por científicos del Reino Unido, Europa y Estados Unidos, se advierte que NO hay suficientes pruebas científicas que demuestren que esta vitamina pueda ser beneficiosa para prevenir o tratar el coronavirus.

Todos necesitamos la vitamina D espiritual

Saliendo del tema médico, hablemos de la vitamina que la humanidad necesita en este tiempo de pandemia. El mundo necesita de Dios.

Es momento que vayamos delante de Él con una actitud humilde y sumisa, reconociendo nuestra necesidad y dependencia total hacia su presencia. — Yo soy el camino, la verdad y la vida —le contestó Jesús—. Nadie llega al Padre sino por mí. Juan 14:6.

Por: Jennifer Barreto / jennifer.barreto@revistahyc.com

Foto: Freepik / JComb

Share:

Leave a reply