Ester

Lecciones para súper mamás

Los hijos son una herencia del Señor, los frutos del vientre son una recompensa. Salmo 127:3.

Una de las labores más hermosas, y a la vez más difíciles es ser mamá. Son mil tareas las que debemos hacer a diario para dar lo mejor a nuestros hijos. ¿Te has preguntado qué hicieron las mamás de la Biblia por sus hijos? ¿Conoces alguna que haya sido ejemplar? Si no lo sabes, Hechos&Crónicas te invita a conocer este top 7 de súper mamás que nos dejan lecciones valiosas para nuestra vida.

Sara “princesa”

¿Te imaginas si llegaras a quedar embarazada a los 70 años? ¡Sería como dar a luz al propio nieto! Sería extraño, asustador. En mi caso, no concebiría ver a mis hijos de casi 40 años con un hermanito bebé. Además… ¿amamantar a esa edad? ¡No! Aunque suene increíble, gran parte de estos sentimientos los vivió Sara, cuando Dios le prometió que tendría un hijo. Mira lo que dice Génesis 18:11-15: Abraham y Sara eran ya bastante ancianos y Sara ya había dejado de menstruar. Por eso, Sara se rió y pensó: « ¿Acaso voy a tener este placer, ahora que ya estoy consumida y mi esposo es tan viejo?» Pero el Señor le dijo a Abraham: — ¿Por qué se ríe Sara? ¿No cree que podrá tener un hijo en su vejez? ¿Acaso hay algo imposible para el Señor?

El año que viene volveré a visitarte en esta fecha, y para entonces Sara habrá tenido un hijo. Sara, por su parte, tuvo miedo y mintió al decirle: —Yo no me estaba riendo. Pero el Señor le replicó: —Sí te reíste. ¡Sí! Sara se rió y dudó, pero a sus 90 años dio a luz a Isaac.

Enseñanza: Cuando Dios te promete algo, lo cumple sin importar la edad, el día, el año, etc. Cuando tú como mamá, tienes la bendición de estar al lado de tu esposo, esas bendiciones se extienden a lo largo de tus generaciones. Eso pasó en el matrimonio de Abraham y Sara. Y recuerda: nunca es tarde para ser mamá.

Eva “aquella que da vida”

Fue la primera mamá del Planeta Tierra. Aunque no conocemos a fondo su rol como madre, ella y su esposo Adán, tuvieron la responsabilidad de enseñar a sus hijos sobre Dios. En este momento estarás pensando: ¡Pero Eva pecó y se equivocó! Sí, es verdad, falló como tú y como yo, pero eso no significa que no podamos aprender de ella.

Enseñanza: Cuando te sientas tentada (como Eva y la serpiente) no des cabida al diablo. Aférrate a Dios, medita en Su Palabra y obedécelo siempre. Recuerda que los hijos siguen los pasos de papá y mamá.

Rebeca “la que lleva el lazo”

Una mamá admirable por su fe y valentía es Rebeca, esposa de Isaac (hijo de Abraham y Sara). Esta mujer se arriesgó a ir a un lugar distante a conocer a su futuro esposo sin conocerlo.

¡No lo había visto antes ni por fotos, correo, WhatsApp, Facebook ni Instagram! Cuando se casó con Isaac tuvieron gemelos: Esaú y Jacob, pero sí que eran diferentes: Mientras que Esaú era un apasionado por la cacería,

Jacob era un hombre casero y le encantaba estar cerca a su mamá. El lazo madre-hijo era tan sólido, que para Rebeca él erasu “hijo preferido”.

Enseñanza: Ama a tus hijos por igual, trata de ser equitativa con ellos. No uses a ninguno de tus hijos para manipular a Dios ni a tu familia.Sé valiente como ella y acrecienta tu fe en Dios.

Raquel “la oveja de Dios”

¿Sabías que Lea, hermana de Raquel, también fue esposa de Jacob? Raquel era la menor y competía con Lea. Por ejemplo, ella tenía tres veces más hijos que Raquel. Sin embargo, Raquel dio a su esposo dos hijos ejemplares: José y Benjamín.

Enseñanza: Aunque no sabemos a fondo cómo fue Raquel como mamá, debes aprender a sentirte orgullosa como Rebeca y a estar feliz de tener hijos con tu esposo. Esto es una bendición de Dios para el hogar.

Jocabed “Dios es glorioso”

En los capítulos 1 y 2 del libro de Éxodo podemos leer la historia Jocabed, la mamá de Moisés (considerado como uno de los grandes personajes de la Biblia). Esta mujer se caracterizó por ser maternal y creativa, pues fue capaz de salvar a su hijo del Faraón poniéndolo en una pequeña barquilla y dejándolo en el río para que flotara. Dios salvó a su bebé dirigiendo aquel barquito a donde la hija del faraón, quien lo cuidó como a su propio hijo. Lo increíble de esta historia es que la hija del faraón ¡contrató a Jocabed, su verdadera mamá, para que lo amamantara! Esta situación fue tan perfecta que Jocabed pasó mucho tiempo con su hijo Moisés, y de paso, aprovechó para criarlo y verlo crecer mientras estaban juntos.

Enseñanza: ¿Qué serías capaz de hacer por tu hijo? Si lo tienes junto a ti, a provecha para amarlo, darle lo mejor, criarlo sabiamente y ante todo, enseñarle de Dios.

María “Elegida por Dios”

Fue la escogida por Dios para ser la madre de Jesús, nuestro Salvador. ¿Te imaginas si Dios te hubiera escogido para que tu hijo fuera crucificado? Dios sabe por qué escogió a María para tal sacrificio. María entendió el plan de Dios y siempre fue fiel. Lee su historia en Mateo 1, Lucas capítulos 1 y 2.

Enseñanza: Debes entender que Dios tiene un propósito eterno con cada uno de tus hijos. Aprende a ser una mamá ejemplar, valiente y pon tu confianza en Dios.

Ana “Benéfica, compasiva, llena de gracia”

Es la afortunada mamá del profeta Samuel. Desde antes de quedar en embarazo y teniendo en cuenta que era estéril, Ana oraba a Dios por su hijo. Cuando nació  Samuel seguía orando por él. Siempre estuvo pendiente de él. Toda la historia podrás leerla 1 Samuel capítulos 1 y 2.

Enseñanza: Si estás embarazada, has como Ana y dedica tu hijo a Dios en oración. Si tal vez sufres de infertilidad como le pasó a esta mujer, agárrate de Dios y ten presente que los hijos no son tuyos sino de Él. Ora como Ana y búscalo intensamente, Él responderá a su debido tiempo.

Por: Jennifer Barreto – @BarretoJenn

Foto: Película “La Pasión de Cristo” (Icon Productions – 20th Century Fox)

Share:

Leave a reply