Proverbios

El lado positivo del aburrimiento

Permanecer en casa puede ser algo desesperante para quienes están acostumbrados a salir a trabajar o estudiar todos los días. Sin embargo, para quienes aman a Dios, todas las cosas ayudan a bien, por eso en Hechos&Crónicas lo invitamos a encontrar el lado positivo del aburrimiento.

A partir del 16 de marzo, colegios y universidades en todo el país tuvieron que cerrar sus puertas debido a un decreto presidencial. Los niños y jóvenes pasaron a estar en casa 24 horas y aunque las jornadas de educación virtual pueden ser intensas, también tienen bastantes horas de ocio y tiempo libre.

Más adelante, el 25 de marzo se decretó la cuarentena obligatoria nacional que va, si nada cambia, hasta el 11 de mayo. Muchos trabajadores tuvieron que cerrar sus negocios y quedarse en casa para prevenir el contagio. Otros seguimos funcionando a través del teletrabajo y aunque muchos insistimos que desde casa se trabaja más que desde la oficina, también tenemos un tiempo libre que podemos disfrutar, luego de aprender a organizar nuestro tiempo en casa.

Si bien es cierto que la cuarentena obligatoria está próxima a terminar (si el Gobierno Nacional no decide ampliarla nuevamente), los estudiantes no podrán regresar a sus instituciones y muchos trabajadores continuaremos laborando en casa.

Así que, aparentemente gozamos de mucho tiempo libre. Muchos papás pueden morirse de risa al leer que tienen tiempo libre cuando deben cocinar, limpiar, ayudar a sus hijos con las clases virtuales y seguir respondiendo por su trabajo; aun así, en redes sociales circulan algunas publicaciones que nos invitan a incorporar nuevos aprendizajes, a enfocarnos en lo importante y a dedicar más tiempo a la familia, pero seamos sinceros ¿Ha logrado usted leer más, hacer más ejercicio o aprender nuevas actividades en este aislamiento?

¡Auxilio, el aburrimiento me absorbe!

A pesar de todo esto y de lo que esté pasando afuera, el aislamiento siempre trae algo positivo porque como dice la Biblia, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman. Romanos 8:28

De acuerdo con un estudio de la Universidad del Estado de Pensilvania, los psicólogos Karen Gasper y Brianna Middlewood descubrieron que “participantes aburridos obtuvieron los mejores resultados en un test de creatividad, que quienes se encontraban relajados o se sentían eufóricos”.

En el experimento pidieron a los participantes que vieran un video que evocaba ciertos sentimientos, antes de medir su habilidad para ocurrírseles palabras.

Los investigadores detectaron que al preguntarles sobre vehículos, la mayoría de las personas decía “carros”, pero si alguien estaba aburrido, sus mentes divagaban tanto, que algunos hasta respondían “camello”.

De acuerdo con la BBC, la parte más tediosa de nuestro trabajo puede estar albergando un potencial para la creatividad que puede llegar a sorprendernos. En una serie de experimentos conducidos por los psicólogos Sandi Mann y Rebekah Cadman, de la Universidad Central de Lancashire, en Reino Unido, pidieron a los participantes copiar los números de una libreta de teléfonos antes de invitarlos a pensar en todos los usos posibles que se le pueden dar a un vaso plástico.

Al comparar los resultados con el grupo de control, aquellos a quienes previamente se les dio una tarea fastidiosa resultaron ser más creativos.

En un segundo estudio, los psicólogos agregaron un tercer grupo y les asignaron una tarea aún más aburrida: leer la guía telefónica. Nuevamente, el grupo más fastidiado obtuvo los resultados más altos que los demás.

En opinión de los psicólogos, el estado de aburrimiento nos estimula a explorar nuestra creatividad, porque el cerebro está indicando que la situación actual es deficiente y necesitas motivarte para avanzar”, concluye la investigación.

Aburrirse entonces puede jugar un papel fundamental para el desarrollo de la creatividad. Por ejemplo, en una situación anterior bastante similar a la que estamos viviendo, durante la “Gran peste de Londres” ocurrida entre 1.665 y 1.666, Isaac Newton tuvo que dejar sus estudios matemáticos, pues la Universidad de Cambridge, a donde asistía, cerró sus puertas por casi dos años debido a la fuerte propagación de la enfermedad. Durante su cuarentena obligada, Newton se dedicó a la “investigación y enriquecimiento cultural de manera autodidacta. Ese confinamiento inducido por la Gran Peste se convertiría en una de las mayores aportaciones científicas de la historia de la humanidad”. Fue en ese momento en que aparentemente ocurrió la historia de la famosa manzana que lo golpeó en la cabeza y propició la Teoría de la Gravedad.

El lado positivo del aburrimiento

En este tiempo en el que el cierre obligado de diferentes negocios tiene al borde de la quiebra a muchos empresarios, también ha dado espacio para nuevos emprendimientos. Muchas personas han descubierto sus verdaderas pasiones al estar en casa y se han dedicado a lo que les gusta hacer, descubriendo así cómo podrían lucrarse de ello.

Las personas positivas y comprometidas han logrado desarrollar nuevos talentos que pueden sacarlos de apuros durante y al terminar la emergencia suscitada por la pandemia.

Ahora, si usted no hace parte de las personas que ha llevado su aburrimiento al nivel de la creatividad, no se sienta mal. No es que este sea un tema obligatorio, cada uno responde a la situación de acuerdo con su experiencia, pues como se decía anteriormente, muchos se han sentido incluso más ocupados durante este tiempo de trabajo en casa.

Para el pastor Mario Santa, de Casa Sobre la Roca Sabana Norte, la clave está en la administración del tiempo. “Durante esta temporada en casa, a veces no sabemos aprovechar el tiempo libre. Así que es válido preguntarnos ¿Cuál es el mejor uso de él?

Ten una agenda. Aprovecha, organiza. Tiempo para ejercicio, para estudiar… haz rutinas pequeñas como tender la cama, bañarte, etc. Los tiempos libres normalmente van a recurrir a la pereza, a los vicios y allí están las debilidades. Por eso se dice que la pereza es la madre de todos los vicios, ten mucho cuidado. Y sobre todo, recuerda que nuestro tiempo es un tiempo del Señor. ¿Qué pasaría si tú le entregas tu agenda, tu celular, el lápiz y dejas que el Señor llene tu agenda? ¿Cómo crees que la llenaría? Usa bien tu tiempo”, asegura el pastor.

Entregue cada día a Dios, enfóquese en lo importante, comparta con su familia, pero también invierta tiempo en usted y en sus sueños. Aproveche para fijarse metas. No a largo plazo, sino cada día. No se trata de planear el minuto a minuto del día, sino de incluir en su agenda eso con lo que sueña. Puede que el resultado de este confinamiento lo sorprenda y que el aburrimiento que conlleva el encierro sea la clave para los avances que tendrá la humanidad en un futuro, pues la creatividad puede estar dando sus frutos. Como dice la Biblia, este es un don de Dios y todo lo que Él ha hecho permanece para siempre.

¿Qué provecho saca quien trabaja de tanto afanarse? He visto la tarea que Dios ha impuesto al género humano para abrumarlo con ella. Dios hizo todo hermoso en su momento, y puso en la mente humana el sentido del tiempo, aun cuando el hombre no alcanza a comprender la obra que Dios realiza de principio a fin.

Yo sé que nada hay mejor para el hombre que alegrarse y hacer el bien mientras viva; y sé también que es un don de Dios que el hombre coma o beba y disfrute de todos sus afanes. Sé además que todo lo que Dios ha hecho permanece para siempre; que no hay nada que añadirle ni quitarle; y que Dios lo hizo así para que se le tema. Eclesiastés 3: 9-14.

Foto: Joshua Rawson-Harris – Unsplash

Share:

Leave a reply