Biblos

El peligro de desconocer las Escrituras

Si usted es de aquellos que lleva años en el cristianismo, tenga cuidado y “no trague entero”, como dicen por ahí, tampoco se convierta en esos que llevan la Biblia debajo del brazo y se “aprenden” versículos que ni siquiera existen.

Si fui dura con esta introducción, es porque me aterra la forma en que muchos ven la Biblia. Mientras unos la consideran como un libro de superación, de mensajes motivacionales o positivos; otros, piensan que es un texto que se puede leer al pinochazo y que además, revela el futuro como si se tratara de una bola de cristal. ¡No es así! Las sagradas Escrituras son mucho más que eso, hay que respetarlas y conocerlas a fondo para que no venga algún supuesto “pastor o líder” a modificar a su modo lo que está escrito y caigamos en la trampa de creer en algo que no existe o que no es 100% verídico. ¿Cómo llamaría a esto? ¿Ignorancia bíblica, pereza?…póngale el nombre. Oseas 4:6 es claro: “pues por falta de conocimiento mi pueblo ha sido destruido”.

Estados Unidos, país con raíces cristianas, no es el mismo de antes. Basta con ver las cifras de una encuesta realizada por Barna Group en 2010 donde al menos 7 de cada 10 habitantes desconocen cinco de los 10 mandamientos o los cuatro Evangelios del Nuevo Testamento.

Pero eso no es todo. La mayoría de los que dijeron “ser cristianos” creen que ni Satanás ni el Espíritu Santo existen. Y aunque la Biblia dice claramente que en Cristo jamás hubo pecado, 22% de ellos aseguraron que Jesús pecó cuando estuvo en la tierra.

Y ni hablar de los “versos bíblicos” que ¡no existen! Suena raro, pero ¡todos alguna vez hemos citado alguno! Según la encuesta, 80% de los entrevistados, incluyendo cristianos nacidos de nuevo, cree que en la Biblia existe el dicho falso “Ayúdate que Dios te ayudará”. En la edición 56 de la Revista Hechos&Crónicas, la periodista María Isabel Jaramillo citó algunos versículos fantasmas: “Al que madruga Dios le ayuda”. “Dios aprieta pero no ahorca”. “No cae una hoja de árbol si no es la voluntad de Dios” o decir que “todos somos hijos de Dios” ¡Ninguno existe! Además de los dichos, hay otras imprecisiones a las que estamos acostumbrados.

Por ejemplo, afirmar que al arca de Noé entraron dos animales de cada especie, (Respuesta: Génesis 7:2-3). Decir que a Jonás se lo tragó una ballena, (Respuesta: Jonás 1:7). Creer que Adán y Eva comieron una manzana, (Respuesta: Génesis 3:6). Asegurar que la Biblia habla de los tres reyes magos, (Respuesta: Mateo 2:1). El rabino Rami Shapiro dice algo muy cierto: “La mayoría de la gente que le profesa un amor profundo a la Biblia, nunca ha leído el libro”.

La ignorancia es atrevida

Vinson Synan, profesor de la Universidad Regent, afirma que si uno no conoce la Biblia, va a caer en toda clase de errores, y en toda clase de problemas. “Es lo que pasa con nuestro país. Si uno conoce la Biblia, si conoce los 10 mandamientos, son advertencias para poder vivir una vida maravillosa”, comenta. Por su parte el Pastor Lou Engle, fundador del Movimiento de Oración “El Llamado”, dice que es peligroso ser “espiritual” sin conocer la Palabra de Dios: “Si uno se aparta de la verdad, entra en el campo de la decepción, y al final, piensa que está caminando con Dios, pero no es así. Cuando fue tentado, Jesús dijo, ´Escrito está’… Esta generación tiene que decir ‘Escrito está’, tiene que conocer la Palabra para vencer al enemigo”.

Steve Bouma Prediger profesor de religión en la Universidad de Hope en Holland Michigan dice: “la ignorancia es tan penetrante que muchas personas citan el libro sagrado sin haberlo leído… Pocos se dan cuenta de estas imprecisiones porque la gente prefiere saber pasajes bíblicos que refuercen sus creencias preexistentes”.

La posición de la iglesia integral

El pastor Darío Silva-Silva en su libro “Las Llaves del  Poder”, explica lo siguiente: “Hay una Palabra hablada en la creación, pero hay, también, la Palabra escrita en la Biblia. Resulta pertinente la precisión que hace el apóstol Pedro: Ante todo, tengan muy presente que ninguna profecía de la Escritura surge de la interpretación particular de nadie. Porque la profecía no ha tenido su origen en la voluntad humana, sino que los profetas hablaron de parte de Dios, impulsados por el Espíritu Santo. 2 Pedro 1:20-21.

Sorprende escuchar a teólogos, tanto protestantes como católicos, afirmar que la Biblia es Palabra de Dios parcialmente, y parcialmente no lo es. Lo que aquí aclara Pedro es que los escritores bíblicos solo se sentaron al computador a teclear lo que el Espíritu Santo les dictaba. Todo lo que ha llegado hasta nosotros es lo que ellos redactaron bajo la inspiración del Divino Autor. La teología moderna -conocida también como teología liberal, hoy ya un poco desactualizada, ha traído muchas bendiciones y no pocos inconvenientes.

En el terreno evangélico, Rudolph Bultmann se aventuró a decir que la Biblia no es Palabra de Dios, pero contiene Palabra de Dios. ¿Y cómo averiguar cuál es la parte que sí y cuál la que no? El lúcido Karl Barth, gran estrella de la teología moderna, soltó en alguna de sus conferencias la perla de que la Biblia no es Palabra de Dios, pero llega a ser Palabra de Dios.

¿Qué dice la iglesia integral?  Que la Biblia es Palabra de Dios, es La Palabra de Dios, pero, para poder entenderla, debe mirarse en cuatro contextos: literal, histórico, simbólico y virtual. El complemento de tales análisis, ofrecerá un cuadro completo. Porque la Biblia es la Palabra de Dios por escrito. Dicho de otra manera, Dios es el Autor de la Biblia”.

Frases contundentes

John Piper

“Para el que se ha aburrido de leer la Biblia: si una persona ciega no puede ver el sol, no es culpa del sol”.

Steve Lawson

“La Biblia no es difícil de entender, simplemente es difícil de aceptar”.

R.C. Sproul

“Si algo de la Biblia no me gusta, el problema no está en ella. El problema está en mí”.

Charles Spurgeon

“Cuanto más cavamos en las Escrituras, más nos parecen una mina inagotable de verdad”.

George Muller

“El vigor de nuestra vida espiritual será en exacta proporción al lugar que la Biblia ocupa en nuestras vidas y pensamientos”.

D.L. Moody

“Lo que necesitamos hoy son hombres que crean en la Biblia, desde la corona de sus cabezas hasta las plantas de sus pies; que crean en toda ella, las cosas que entiendan y las que no entiendan”.

Abraham Lincoln

“Creo que la Biblia es el mejor regalo que Dios ha dado al hombre. Todo el bien que el Salvador del mundo nos proporcionó se nos comunica en este libro y si no fuera por él, no sabríamos la diferencia entre el bien y el mal. Toda cosa provechosa al hombre se contiene en la Biblia”.

Por: Jennifer Barreto – @BarretoJenn

Foto: Priscilla Du Preez – Unsplash

Share:

Leave a reply