Editorial

¡Bravo, Colombia!…Pero…

Somos hoy 50 millones de habitantes en Colombia ubicados en 1,142 millones de kms cuadrados mientras nuestros bellos paisajes sobresalen por sus bosques tropicales vestidos de verde por la naturaleza y millones de plantaciones de agricultura en las que sobresalen café, arroz, fríjoles, bananos, frutas, té y cultivos de cacao así como pastos para unos 12 millones de reses y nos enorgullecemos por los inmensos y bellos mares que nos circundan por el oeste y el norte y nuestras montañas por doquier que encontramos por cantidades. Nuestros ríos también son sobresalientes. El Señor nos premió en forma maravillosa.

En Bogotá, nuestra capital nacional a 2.650 pies de altura que alberga a unos 8,5 millones de residentes y su PBI número uno en América Latina como sus universidades y colegios. Si la Colombia de hoy fuese la Gran Colombia del siglo pasado seríamos un nación de 96 millones de habitantes que habitaríamos en 25 millones de kilómetros cuadrados con vecinos como Brasil, Ecuador. Panamá, Perú y Venezuela. Aplaudimos con fervor y a diario a Cartagena de Indias, en la costa Caribe, la ciudad antigua colonial y amurallada desde antes de la Colonia, y sobresale de la mano con el Castillo de San Felipe y hasta nos divertimos en los arrecifes cercanos de corales.

Además, surgen Cali y Medellín, dos bellas y empujadoras capitales del Valle y Antioquia cuyas vitalidades son enormes y sus riquezas han sido creadas por dos razas un tris diferentes con resultados estupendos.

Ni mencionar nuestra clase empresarial reunidas en ANDI, ACOPI, FENALCO y otras empujadoras agremiaciones que surgen día a día por sus empeños permanentes en triunfar y ni un paso atrás ni para tomar impulso. Es emocionante asistir a una asamblea general de estos gremios para aplaudir con fuerza los éxitos de nuestra clase empresarial.

En el Antiguo Caldas integrados por los tres departamentos de Caldas con su capital Manizales, Quindío con su capital Armenia y Risaralda con capital Pereira. Nadie podría asegurar que una de estas zonas colindantes sea superior porque las tres, ubicadas en el corazón territorial de Colombia, son igualmente emprendedoras y cuyos resultados anualmente son positivos.

Tenemos una dupla muy interesante: Tolima y Huila, hacedoras de riqueza entre sus habitantes. Pero no todo es tanta belleza porque nuestro ministerio de Hacienda apunta a un crecimiento económico del 3,7% en 2020, cifra soñadora y por encima de los estimativos de la mayoría de observadores y estudiosos. Una dinámica más lenta llevará a que los recursos del Min-Hacienda son estimativos lejanos porque sus estimativos ya anunciados nos dicen que una dinámica real llevará que esos sueños serían soñadores.

Falta esperar la anunciada Reforma Tributaria, pero ya sabemos que estas reformas van todas, todas, en detrimento de los bolsillos de los colombianos. Una reforma tributaria aprobada en diciembre terminó como inexequible por parte de la Corte Constitucional, debido a inconvenientes de trámite. Ante sus afanes, el gobierno apunta a otra Reforma Tributaria y ya sabemos que estas reformas tanto acá como en Pakistán y la China terminan en más y más impuestos que golpean a los estratos 4 y 5. De manera que vivimos en un país tan feliz que no nos enteramos cuando subieron los precios de los artículos de primera necesidad, pero que subieron, subieron, no hay duda.

Share:

Leave a reply