Atril

Personas difíciles

Las personas difíciles están en todas partes! También vienen en diferentes matices: hostiles, groseras, críticas, egoístas, impacientes y lloronas. Vivimos en un mundo caído lleno de gente pecadora. Debemos recordar este hecho para que no nos sorprendamos cuando nos encontremos con personas de este tipo.

Una de las habilidades necesarias para tener éxito en la vida es saber cómo tratar con personas difíciles. La pregunta entonces es: ¿qué hacer y cómo tratar a estas personas? A continuación, déjeme explicar algunas pautas y métodos de la forma en que Jesús las trató.

Es imposible complacer a todos: En Lucas 6, Jesús salió a sanar a un hombre que tenía la mano seca en el día de reposo. El hombre que recibió el milagro salió contento pero los fariseos se llenaron de furor. Es imposible complacer a todos, incluso Dios no puede hacer eso. Uno quiere lluvia mientras que el otro exige sol. Recuerda que vivir en paz con todos no significa complacer los deseos de todos.

Niégate a jugar su juego: Aprende a decir “no” a las expectativas poco realistas de las personas difíciles. Enfréntalas diciendo la verdad en amor. Conociendo sus malas intenciones, Jesús replicó: — ¡Hipócritas! ¿Por qué me tienden trampas? Mateo 22:18. Vivir en paz con todos tampoco significa  que tienes que jugar el juego sucio que otros te presentan. No caigas en ese engaño.

No tomes represalias: Lo más fácil de hacer con personas difíciles es devolver el “ojo por ojo” y hacerles sentir lo que yo he sentido, escuchado y recibido. Pero Jesús lo puso de esta manera: »Ustedes han oído que se dijo: “Ojo por ojo y diente por diente”.  Pero yo les digo: No resistan al que les haga mal. Si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, vuélvele también la otra. Si alguien te pone pleito para quitarte la camisa, déjale también la capa. Si alguien te obliga a llevarle la carga un kilómetro, llévasela dos. Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no le vuelvas la espalda. Mateo 5:38-42. Recuerde que si tomamos represalia solo nos pondremos al mismo bajo nivel de ellos.

Ora por ellos: En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas. Gálatas  5:22–23. Por lo tanto, Jesús dijo en Mateo 5:43-44: Ustedes han oído que se dijo: “Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo”. Pero yo les digo: Amen a sus enemigos y oren por quienes los persiguen. Esto cambiará tu actitud y la de la persona difícil.

Concepto importante

El primer paso para ayudarnos a lidiar con personas difíciles es comprender que no somos mejores que ellos por naturaleza. Pablo dice: En ese tiempo también todos nosotros vivíamos como ellos, impulsados por nuestros deseos pecaminosos, siguiendo nuestra propia voluntad y nuestros propósitos. Como los demás, éramos por naturaleza objeto de la ira de Dios. Efesios 2:3.

Vivir en paz con todos no significa que tienes que aceptar la conducta de las personas difíciles, hacer todo lo que te exigen y mucho menos actuar como ellas. No todas las acciones que hacen felices a los demás es algo que Dios quiere que hagamos. Si queremos responder a las personas difíciles con gracia y amor, debemos orar por ellas. Cuando nos enojamos y devolvemos mal por mal, debemos confesar rápidamente nuestro pecado y pedirle a Dios la gracia para imitar a Jesucristo y demostrar que somos hijos e hijas de Dios.

Oremos…

Señor Jesús, hoy vengo delante de ti, rogándote para que me ayudes para lidiar con las personas difíciles que tengo alrededor. Perdóname si yo he sido una de ellas. Lléname de amor y sabiduría para actuar como tú lo harías. Amén.

Por: Arnold Enns. Pastor, teólogo y presidente de la Confederación Iberoamericana de Comunicadores, Pastores y Líderes Cristianos (COICOM).

Foto: Freepik / Rawpixel.com

Share:

Leave a reply