Lucas MD

Salud ¿Tema espiritual?

El experto explica que cuando la persona tiene en óptimas condiciones el espíritu, tiene bien su parte física, es decir, que estará más blindado que los otros de enfermarse.

Hechos&crónicas habló con el doctor José Manuel Martínez, médico Cirujano Oncólogo de la Universidad de la Sorbona de Paris, especialista en Medicinas Complementarias e Integrativas (Heidelberg, Alemania) y miembro de Casa Sobre la Roca, sobre uno de los factores más importantes que influyen en el comportamiento humano: la parte espiritual.

El experto explica que cuando la persona tiene en óptimas condiciones el espíritu, tiene bien su parte física, es decir, que estará más blindado que los otros de enfermarse. “Lo que influye es dejar a Cristo de lado.  Hay médicos y científicos ateos, hay otros, que sin ser ateos no hablan de Cristo, no lo sienten y eso influye mucho en que el comportamiento de los seres humanos esté fuera de sitio. Los seres humanos somos tercos”, asegura Martínez.

“El comportamiento de la humanidad tiene esa esencia espiritual pero también física. Nuestro organismo está poblado por 100.000 billones de bacterias que nos ayudan a fabricar los neurotransmisores como la serotonina (sustancia que está presente en las neuronas y realiza funciones de neurotransmisor), la levodopa (el precursor  metabólico de la dopamina), dopamina (neurotransmisor que está presente en diversas áreas del cerebro y que es especialmente importante para la función motora del organismo), entre otras. Si tenemos la barriguita en malas condiciones, es decir si presentamos reflujo gástrico, gastritis, úlcera gástrica,  pólipos o problemas en colon, en el hígado, o por ejemplo un páncreas que no funcione en óptimas condiciones y estemos a punto de ser diabéticos o ya lo seamos, todo esto influirá en el comportamiento humano”, explica el galeno.

Además nota que “la ciencia ha demostrado que el cerebro principal es abdominal, el segundo corresponde al cráneo (cabeza) y el tercero al corazón donde se produce el amor, hormonas como la oxitocina (neuropéptido que no solo interviene en el cuerpo de la mujer durante el parto y la lactancia, sino que es una de las hormonas centrales de la excitación sexual. Se conoce también como la hormona del amor). Tenemos tres cerebros que influyen en nuestro comportamiento”.

A pesar de que algunos científicos se han atrevido a decir que el ser humano no es inteligente por naturaleza, sino que todo es gracias a las bacterias, para el experto es claro que existe una inteligencia humana y una espiritual. “La persona que se llena del Espíritu Santo indudablemente está del lado de Dios y se vuelve una persona cristocéntrica, así como lo ha explicado en varias ocasiones el pastor Darío Silva-Silva”. Entonces, a pesar de que las bacterias nos podrían llamar o motivarnos a ser malos, el Espíritu nos lleva a que seamos buenos. Realmente en nuestra barriguita hay una lucha permanente como si fueran los israelitas y los palestinos… a veces digo que hay que darle muchas vueltas a la muralla tocando la trompeta para poder tumbarlas, para que toda esa familia bacteriana conviva en óptimas condiciones en nuestro organismo”.

De ahí la importancia de conocer ese universo interior, ¿de qué se trata? “Nosotros podemos ir a la luna, a martes, a miércoles, jueves, viernes, sábado y domingo, a Júpiter (lo dice entre risas); podemos ir a las galaxias más lejanas o cercanas. Pero es indudable que el hombre tiene que observar a Dios desde su iglesia, desde el cuerpo que Dios nos regala para que habite su Espíritu, entonces nos hemos dado cuenta que la ciencia habla mucho pretendiendo creer que ya nos la sabemos todas y ¡resulta que es falso! El cuerpo humano es como una muñeca rusa, tú la abres y sale otra muñeca; la abres, y sale otra, y cada día que pasa seguirá siendo así. El día que Dios quiera que se acabe el mundo, todavía estaremos en pañales y no sabremos de nada, nada, nada. Los seres humanos somos muy dados a pensar que somos muy inteligentes y eso nos lleva a la consecuencia de que ya está todo descubierto y no hay nada nuevo por revelar y que con ese conocimiento podemos hacer lo que nos da la gana. Por ejemplo eso lo vemos con tanta manipulación genética”, concluye el científico quien participó en el primer Congreso Internacional de Nanohomeopatía y Nanonutrición Inteligente, realizado el mes pasado en Bogotá y organizado por la empresa Human Nature que dirige actualmente desde su fundación.

“El hombre es un espíritu rodeado de capas psicosomáticas”: Víktor Frankl.

Por: Jennifer Barreto – Twitter: @BarretoJenn

Foto: Freepik / Onlyyouqj

Share:

Leave a reply