Hechos

La influencia protestante en la independencia de Colombia

El libro “Historia del cristianismo evangélico en Colombia” de Francisco Ordóñez detalla la forma en que el cristianismo protestante influyó positivamente en el proceso de la Independencia de Colombia.

“Entre los países latinoamericanos, es probablemente Colombia el que ha recibido las más antiguas y variadas influencias de núcleos protestantes, contándose entre ellos: aventureros y colonizadores del siglo XVII, soldados de la independencia, agentes de Sociedades Bíblicas y un número incontable de misioneros, médicos, profesores y enfermeras que han servido a nuestra patria con apostólico altruismo”, subraya el prólogo del libro histórico-religioso de Ordóñez.

En esta obra literaria, compuesta por 34 capítulos, indica que la llegada del cristianismo protestante llegó junto con “los buques mercantes, como procedentes de diversas partes del mundo, por la vía de Jamaica. Vinieron luego otros de Estados Unidos, que fueron los que dieron a los isleños la lengua inglesa y la religión protestante”. Allí es como el cristianismo toma fuerza en los archipiélagos de San Andrés y Providencia, y poco a poco se va disgregando por todo el país.

Conquistas espirituales

Tras este contacto entre las nuevas tierras descubiertas por Colón, el autor señala que el segundo contacto fuerte del protestantismo llegó en el momento de crisis política y social derivada del descontento de los criollos con el gobierno local y la monarquía que los manejaba desde España. Este contacto derivó en una alianza cívico-militar que permitió que soldados protestantes pelearan junto con los granadinos por su independencia.

“Nuestro segundo contacto histórico con el cristianismo protestante ocurrió en los días de la Independencia, cuando vinieron muchos de esta religión; mas no en calidad precisamente de pastores o misioneros, sino en traje de soldados, que venían de la lejana Inglaterra, a solicitud de los patriotas revolucionarios, dispuestos a unir con ellos sus espadas en defensa de la libertad americana. Una vez terminada la contienda, se quedaron muchos de ellos y establecieron sus hogares en diferentes ciudades de Colombia. El más sobresaliente de todos, tanto por el honroso testimonio de su fe, como por los elevados cargos que ocupó, fue el Coronel James Fraser de quien tendremos oportunidad de hablar más adelante”, señala Ordóñez.

Es así como las conquistas militares y políticas derivaron en conquistas espirituales para el crecimiento del protestantismo en toda Colombia.

Este momento histórico entre el protestantismo y la independencia de Colombia, es recogido por el especial “500 años de la Reforma Protestante: Los cristianos de Colombia y su fe” realizado por el diario el Espectador con motivo de la celebración de la Reforma de Lutero. Allí señala “Los orígenes de las iglesias protestantes en Colombia están asociados a las luchas por la Independencia. Según el filósofo Carlos Arboleda, soldados europeos que se vincularon a las luchas de Bolívar y Santander trajeron su fe, aunque su intención no era evangelizar sino participar en la gesta del Ejército Libertador.

Posteriormente, con el aumento del comercio internacional o liberalismo económico y social se dio una mayor apertura y los tratados internacionales permitieron el proselitismo religioso de extranjeros con confesión distinta a la Iglesia católica mayoritaria”.

Con el paso del tiempo comenzarían a llegar la victorias espirituales con el arribo de diversos de agentes de la Sociedad Bíblica y misioneros que llevarían la Palabra de Dios a diversos rincones del país.

“Más tarde fueron los agentes de las Sociedades Bíblicas, quienes anduvieron por caminos casi intransitables para visitar nuestras incipientes ciudades y poner en manos del pueblo millares de libros bien empastados que contenían el mensaje puro de la Palabra de Dios. Diego Thomson y Lucas Matthews son nombres memorables que nos recuerdan aquellas jornadas valerosas. Por fin, en 1856 llega a Bogotá el primer misionero protestante, el Dr. Henry Barrington Pratt, y establece un centro de predicación que llega a ser, andando el tiempo, la primera iglesia evangélica organizada dentro del país”, subraya Francisco Ordóñez.

Incluso medios de comunicación de la época hicieron reseñas ponzoñosas de la labor de las Sociedades Bíblicas en el país como el Periódico El Constitucional de marzo de 1825 pero que a hoy son un recordatorio histórico de aquella labor: “El objeto exclusivo de la Sociedad Bíblica que se acababa de establecer es proporcionara todos la lectura de la palabra divina en nuestro propio idioma. Si esto es vituperable; si esto es capaz de producir censuras acres y extemporáneas, sería poner al pueblo al nivel de los más bárbaros del mundo”, señala el fragmento del periódico que es citado en el Libro “El Reto de Dios” del pastor Darío Silva-Silva en el capítulo “Cristianismo y Republicanismo”.

Es así como el autor de “Historia del cristianismo evangélico en Colombia” indica que el cristianismo protestante no es un aparecido de la historia colombiana sino más bien ha sido un testigo de la transformación del país hasta el día de hoy “Así empezó su carrera de conquistas espirituales este movimiento dinámicamente creador, que no es como algunos piensan, un elemento exótico venido a última hora; sino que sus raíces arrancan de los tiempos coloniales, vienen de los mismos días gloriosos de la Independencia y se confunden con el esfuerzo heroico de los forjadores de nuestra nacionalidad. Hoy, tras un siglo de lucha infatigable, en un ambiente de hosca intolerancia, sin más armas que la fe y la verdad, el Cristianismo Evangélico se levanta como una colectividad religiosa fuertemente constituida e íntimamente ligada a la cultura y al progreso patrios, con centenares de iglesias bien organizadas, escuelas, colegios, imprentas, periódicos, clínicas, centros especializados de preparación bíblica y millares de creyentes firmes y gozosos en su fe; pertenecientes a todas las clases sociales y distribuidos a lo largo y a lo ancho del territorio nacional”.

Foto: Freepik / natanaelginting

Share:

Leave a reply