Timoteos

Las redes sociales ¿nos llevan a pecar?

Amigas y enemigas del mundo, las redes se han convertido en el mayor medio de comunicación a nivel mundial, la facilidad de hablar con las demás personas y saber en tiempo real que está sucediendo con sus vidas, pero esto también nos lleva a estar expuestos a críticas, no tener privacidad entre otras de sus desventajas.

Las redes son un arma de doble filo y por esto el cofundador y capital de riesgo de LinkedIn, Reid Hoffman, afirmó: “Las redes sociales funcionan mejor cuando se conectan con uno de los siete pecados capitales”. ¿Será esto cierto? Los medios sociales o apps de entretenimiento se han convertido en un verdadero reflejo de nuestra personalidad, estilo, gustos, y hasta de nuestra dieta alimenticia. Pero sobre todo, en un lugar donde exponemos nuestros vicios y defectos. En resumen, podríamos decir “Dime qué redes sociales usas y te diré quién eres”.

Ira

La ira va de la mano con la tristeza y estas se ven reflejadas en Twitter. Esta es la red de la queja, la de criticar y de tirarle piedra a los demás. Los usuarios viven la mayoría del tiempo enojados, en desacuerdo y con mucha ironía. El ámbito político es uno de los más abordados por presuntas conspiraciones, escándalos, etc. La protesta muchas veces sin fundamentos sólidos y los insultos son pan de cada día.

¿Quién de nosotros, al menos una vez, no escribió un tweet para expresar su enojo, disgusto o frustración? El tweet es la forma ideal de expresar todas nuestras emociones calientes, los pensamientos aún no están bien pensados y brillan a la luz de la razón. Si se enojan, no pequen. Efesios 4:26.

Orgullo y vanagloria

Facebook es una de las redes que estimula el sentido del orgullo, hace eco nuestros egos y nuestra vanidad. Los egos se elevan cuando ven que lo que publican es compartido por otros y está lleno de “likes” como si fueran gran fuente de sabiduría.

Los orgullosos están motivados a enseñar fotos donde todo es perfección, a publicar estados con memes para demostrar que son personas amigables y chistosas cuando puede que sea todo lo contrario, o por otra parte a mostrar con orgullo que son personas hostiles y cero amigables, para que los demás sepan que su personalidad es fría y cortante. El orgullo no nos deja ser sabios. Dejen de hablar con tanto orgullo y altivez; ¡no profieran palabras soberbias! El Señor es un Dios que todo lo sabe. 1 Samuel 2:3.

Pereza

Aunque no es una red social, Netflix, se ha convertido en el símbolo de la pereza por estos días, pues podemos perder horas y hasta días viendo series y películas en esta plataforma. Con esto no estamos diciendo que sea mala, solo que en exceso como todo en la vida está mal y nos puede llevar a ser ociosos y perder muchas oportunidades por estar “cómodos” en nuestra casa con el control en la mano. El perezoso ambiciona, y nada consigue; el diligente ve cumplidos sus deseos. Proverbios 13:4.

Avaricia

Los avaros están acostumbrados a jactarse de sí utilizando sus logros como bandera para demostrar a los demás que son mejores que todos, si bien, obtener logros debe ser un motivo de orgullo y alegría para nuestra vida personal, es la forma en como le mostramos al mundo lo que nos hace avariciosos, la red que más demuestra esto es LinkedIn, donde todos los profesionales exhiben sus logros en busca del algún reconocimiento, se vuelven irreconocibles y altivos pues un cartón o un escalón más en la vida profesional empieza a definir lo que son. ¡Tengan cuidado! —Advirtió a la gente—. Absténganse de toda avaricia; la vida de una persona no depende de la abundancia de sus bienes. Lucas 12:15.

Envidia

Todos sabemos que es la envidia, desear o querer algo que no tenemos, la envidia nos hace menospreciar y no valorar lo que tenemos y anhelar situaciones o cosas que no poseemos, eso es Pinterest. Allí encontramos de todo y deseamos tener hasta lo más mínimo que vemos en esta plataforma. El resentimiento mata a los necios; la envidia mata a los insensatos. Job 5:2.

Lujuria – inmoralidad sexual

En todas las redes se evidencia la lujuria, las personas se la pasan revisando perfiles e imágenes de otros en busca de encontrar con quien relacionarse. Estas personas están en la continua búsqueda de alguien para entablar una relación amorosa o un simple encuentro sexual. Tinder es la más clara muestra de lujuria, pues tiene un único objetivo: facilitar citas y encuentros de índole sexual con personas a las que no conoces. En pasados días Facebook habilitó una función similar a esta en su plataforma. La voluntad de Dios es que sean santificados; que se aparten de la inmoralidad sexual. 1 Tesalonicenses 4:3.

Gula

Gula no es comer de más, la gula es querer saciarte de algo que anhelas demasiado y no puedes dejar de hacerlo. Esto podría evidenciarse en Instagram, el impulso de estar revisando cada dos minutos notificaciones, publicaciones y qué fotos nuevas han subido. ¿Qué genera esto? “Un terrible dolor de estómago, una verdadera indigestión digital”.

En Instagram todo es perfección, todos son felices, hermosos y tienen mucho dinero para viajar. Y ya que hablamos de gula, la comida tiene un importante espacio en esta app. Todos toman fotos a sus alimentos bien sean saludables o no, lo que sí logra abrir el apetito de las personas en muchas ocasiones.

Hoy en día, en Instagram encontramos todos estos pecados, pues se ha convertido en la red social más usada y por ende es allí donde las personas pueden revelar realmente que hay en sus corazones. Van camino a la destrucción. Su dios es su propio apetito, se jactan de cosas vergonzosas y solo piensan en esta vida terrenal. Filipenses 3:19.

La idea con todo esto no es satanizar el uso de las redes sociales ni decir que sea pecado usarlas, lo que debemos tener en cuenta es la manera en que las usamos y revisar si estamos cayendo en alguna de estas conductas que, por pequeña que parezca, nos puede llevar a la idolatría. Debemos ser cuidadosos y estar siempre alertas.

Por: Geraldine Ávila Cifuentes – Twitter: @geralavila9

Foto: Freepik

Share:

Leave a reply