Lucas MD

“La teología y la psiquiatría pueden dialogar en común”: Daniel Rota

Con más de 40 años dedicado a la psiquiatría infantojuvenil y de adultos, experto en neuroteología, geriatría y gerontología; este hombre de Dios de nacionalidad argentina, caracterizado por su calidez y disposición para enseñar, cumple fielmente su llamado como pastor.

Está casado con Élida Andrés de Rota, una mujer sencilla, encantadora y enamorada de Colombia. En su segunda visita país, el doctor Rota fue uno de los expositores al evento “De pies a Cabeza”, realizado en Casa Sobre la Roca. Hechos&Crónicas habló con él.

Se le nota que está felizmente casado…

Sí, muy feliz desde hace 45 años. Con Élida tenemos cuatro hijas, una de ellas está con el Señor y las otras tres están casadas. Tenemos dos nietos, uno en camino y otro de 3 años.

Qué fue primero, ¿pastor o psiquiatra?

Yo me crié en una pequeña iglesia, mi padre era pastor en la ciudad de Buenos Aires, a los 12 años acepté a Cristo como mi Salvador, así que soy un cristiano de profesión psiquiatra.

¿Qué tienen en común la teología y la psiquiatría?

La teología y la psiquiatría pueden dialogar en común, todo descubrimiento que haga la psicología, la psiquiatría y que sea verdad, es verdad de Dios. 1 Tesalonicenses 5:23 es claro: Que Dios mismo, el Dios de paz, los santifique por completo, y conserve todo su ser —espíritu, alma y cuerpo— irreprochable para la venida de nuestro Señor Jesucristo. Esto nos invita a conocer y comprender nuestro psiquismo.

¿De qué forma la mente humana necesita a Dios?

La mente humana en cuanto a lo bíblico tiene un correlato con la palabra “corazón”. Cuando aceptamos a Cristo recibimos la mente de Dios, esa mente tiene características distintas a la mente natural, tiene una proyección escatológica.

¿Qué capacidades nos da recibir la mente de Dios?

Nosotros podemos conocer el futuro porque está escrito en la Biblia y lo conocemos, podemos discernir lo correcto de lo no correcto a través de los principios de la Palabra de Dios. Estas son capacidades que tiene el cristiano que potencian la vida y nos enseñan a vivir mejor.

Muchos creen que la fe es algo psicológico…

La fe es algo espiritual, viene de Dios, ni siquiera el hombre tiene fe. Gálatas 2:20 dice: He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en el cuerpo, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios… Yo puedo pedirle a Dios que aumente mi fe, pero la fe nos ayuda a vivir de forma firme y exitosa, nos sostiene en momentos difíciles y nos da la certeza de que Dios está a nuestro lado.

Ahora hablemos sobre salud mental. Usted dice el resentimiento, la culpa y la falta de perdón dañan la mente, ¿por qué?

Esto es muy cierto, la culpa real es algo que no puede ser solucionado por la psicología o psicoterapia; el resentimiento y el perdón tienen que ser decididos por la persona, de soltar esa historia y no hacer tiendas en el pasado para construir su propio futuro. Cuando hay pasado sobre el perdón, uno se siente víctima, pero uno puede empezar a ser protagonista de su futuro cuando suelta esa historia.

Finalmente explíquenos por qué perdón no significa reconciliación…

Para reconciliar se necesitan dos, para perdonar se necesita una sola persona. Perdonar no significa quitar la culpa del otro, es algo que nos ayuda a nosotros mismos, es algo personal que tiene que ver conmigo y con Dios porque Él nos pide que lo hagamos. Perdonar es algo más espiritual que emocional, algo más de la voluntad que surge naturalmente. En nuestra naturaleza es complicado perdonar, pero la decisión de poder hacerlo es una bendición para nosotros mismos, es algo que nos ayuda a ser libres de nuestra historia y nuestro pasado y que nos ayuda a mirar el futuro de una manera más brillante. El no perdonar hace que sigamos juntándonos con aquel que nos hirió o con las circunstancias que nos dañaron y es un peso muy grande.

Foto: Comunicaciones iglesia Casa Sobre la Roca

Share:

Leave a reply