Hechos

“En el Quindío van a ocurrir cosas muy grandes”

Ubicada en la Variante Chagualá San Juan de Carolina, la Iglesia Casa Sobre la Roca Armenia, dirigida por el pastor Jorge Enrique y su esposa Lina, ha sido protagonista en aportar soluciones para las diversas problemáticas sociales que se viven en Armenia y la región.

Fundada el 1 de mayo de 1992 y con el paso del tiempo, esta comunidad cristiana ha salido adelante aportando crecimiento espiritual para los cientos de feligreses que acuden a sus servicios y ayudando a la formación cristiana y académica de los niños y adolescentes a través del colegio el Nuevo Gimnasio Cristiano y el hogar de niños.

La Revista Hechos&Crónicas entrevistó al pastor Jorge Enrique Zuluaga, quien nos habló sobre los retos que tiene la iglesia frente a sus recientes cambios, a la nueva apuesta por ser una iglesia líder en la transformación espiritual del Quindío y las más recientes estrategias cristianas para afrontar grandes problemáticas como el suicidio, los embarazos en preadolescentes, así como los nuevos proyectos de transformación social que la iglesia tiene en varios municipios del departamento.

¿Cómo ha crecido la iglesia en el último año?

Ha sido un año de muchos retos particularmente el de la nueva ubicación de la iglesia. El templo queda en un lugar campestre fuera de la ciudad y desde que nos trasladamos, ha sido un reto por el transporte y la movilidad de los feligreses. Una de las causas que nos llevó a movernos a este lugar fue el colegio Nuevo Gimnasio Cristiano, sin embargo este se ha mantenido así como la asistencia a la iglesia.

En los últimos años, el NGC Armenia ha estado entre los tres primeros lugares en las pruebas Saber y quedó en el segundo lugar en las pruebas de inglés sin ser aun un colegio bilingüe. Este fue un logro muy importante, entendiendo que el colegio no es solamente una institución educativa sino que además es un ministerio de la iglesia, todo siguiendo la pauta establecida por el pastor Darío Silva-Silva en la educación  como un medio de evangelización.

La iglesia ha sido protagonista en proyectos sociales en diversos municipios del Quindío ¿En qué consisten estos proyectos y como ha sido su afectación?

Desde que nació la iglesia siempre hemos venido trabajando en la parte social siguiendo las directrices de nuestros fundadores. Durante muchos años, tuvimos el Hogar de Barcelona con el cual tuvimos la posibilidad de afectar socialmente a la comunidad a su alrededor. Hace año y medio comenzamos un proyecto con la comunidad y los niños, una especie de “iglesia infantil”, en donde empezamos a trabajar varios aspectos que afectan directamente a la comunidad.

En la pasada reunión de pastores de la Iglesia Casa Sobre la Roca a nivel nacional, Esther Lucía (cofundadora de la iglesia) nos invitó a afectar más esa comunidad y en oración, nos llegó la idea de una escuela de formación deportiva para niños entre los 3 y 13 años, donde hemos obtenido excelentes resultados.

En esta escuela dos profesores de educación física perteneciente a la iglesia les enseñan fútbol y artes marciales a los chicos, lo cual ha sido muy bonito porque el deporte ha sido la excusa para enseñarles a Cristo. Los resultados que hemos visto han sido muy positivos porque se está trabajando en medio de una comunidad difícil pero el amor de Dios todo lo puede.

¿Cómo les ha ido con el hogar de varones en Barcelona, Quindío?

Por diversas circunstancias estuvimos un buen tiempo sin hogar y para nosotros como iglesia fue como un gran vacío pero cuando tuvimos la sorpresa de que venía el Hogar de la Esperanza para esta región, eso fue revitalizador para toda la congregación.

La obra social del hogar está inmersa en la visión de la iglesia y con la llegada de los chicos, los  feligreses se volcaron a dar, servir y en vincularse. Los niños han sido de gran bendición para nosotros y con ellos resaltamos profundamente todo el trabajo del pastor Luis Fernando y su esposa Adriana, que han sido de bendición el tenerlos apoyándonos en la congregación. Los niños se han integrado muy bien en la iglesia, están sirviendo en los diferentes ministerios y se han unido en el propósito de afectar a su comunidad.

Ellos nos agradecen por haberlos recibido pero nosotros somos los que estamos más agradecidos y honrados por Dios al haberlos recibido a ellos.

¿Qué le espera a Casa Sobre la Roca en lo que resta del 2019?

Tenemos grandes retos. Uno de esos desafíos más grandes es crecer a través de la evangelización, la afectación a nuestra comunidad, la predicación de la Palabra. En la región las cifras de corrupción son altísimas, hay elevadas estadísticas de suicidios y se incrementaron los índices de pobreza, por eso creo que gente viviendo un cristianismo real pueden lograr grandes cambios.

Queremos apoyar las políticas públicas del Gobierno local y regional para que esas cifras de suicidios se reduzcan. En este proceso, queremos trabajar con la juventud porque hay una desesperanza muy alta entre ellos. Por otro lado, las cifras de embarazos niñas preadolescentes son bastante altas y la iglesia tiene mucho trabajo por hacer en esta área.

A nivel congregacional, queremos reactivar el ministerio de los Ejecutivos y Empresarios Cristianos e iniciar procesos de emprendimiento con la comunidad en alianza con los empresarios cristianos para hacer algo por la región y Armenia.

Igualmente queremos continuar y vigorizar el enfoque que Dios nos dio para Casa Sobre la Roca Armenia, siguiendo la visión del pastor Darío Silva Silva. Dios nos ha dado la oportunidad de tener una lugar campestre y eso nos facilita el hecho de nosotros poder hacer comunidad y de ser una iglesia para la familia con espacios de recreación y deportivos, donde la gente después de recibir la Palabra pueda quedarse a almorzar y hacer comunidad. Asimismo, seguiremos fortaleciendo el Nuevo Gimnasio Cristiano para seguir posicionados dentro de los primeros del departamento y 100% bilingüe.

Por último, seguiremos con todos los proyectos y ministerios que actualmente tiene la congregación, y tenemos pensado abrir más servicios para los creyentes, porque estoy seguro, sin ser pretencioso, que del Quindío como corazón de Colombia y siendo el departamento más pequeño, van a ocurrir cosas muy grandes.

Recordemos que Dios de lo pequeño hace cosas muy grandes. Este departamento se ha caracterizado por ser piloto en políticas públicas y quien quita que nosotros podamos ser pilotos para muchos procesos dentro del cristianismo y que los cambios generados sean tan grandes que todo el mundo tenga que mirar a este lugar porque Dios ha estado siempre en el centro.

Un mensaje para aquellos lectores que no conocen la iglesia ni la región…

El Quindío es un departamento hospedador, de gente pujante, amable, acogedora, donde se toma el mejor café del país. Sus paisajes, ríos, restaurantes y experiencias ofrecen una amplia oferta turística que es la excusa perfecta para que vengan y nos visiten. La iglesia Casa Sobre la Roca Armenia tendrá las puertas abiertas porque siempre son bienvenidos.

Vengan tal y como son porque Dios nos ama como tal pero ÉL nos quiere perfeccionar y su amor siempre restaura todo. Esta es su casa.

Foto: David Bernal / Revista Hechos&Crónicas

 

Share:

Leave a reply