Proverbios

Viajero prevenido vale por dos

Durante los preparativos para un viaje o las vacaciones, la mayoría piensa en el hotel, los destinos a visitar, los tiquetes, las maletas, la ropa, implementos de aseo, entre otros, y no paran de contar las horas para que llegue el tan anhelado momento.

Vacaciones ¡qué emoción! ¿Y su salud?

Si usted va a viajar a un destino vacacional y hace uso de la piscina o se expone al sol, el Ministerio de Salud y Protección Social, en conjunto con la Secretaría Distrital de Salud, hacen las siguientes recomendaciones para evitar riesgos como infecciones, afectaciones en ojos, oídos y piel.

Cuidados en piscinas: Es importante verificar que el lugar esté limpio, que el agua no esté turbia, libre de materiales flotantes, sin residuos ni espuma y pueda verse el fondo con claridad. Si no se detecta olor a cloro en el agua, se debe constatar que la piscina está siendo desinfectada.

Una piscina que no recibe tratamiento y mantenimiento adecuados puede generar infecciones en los oídos, producir conjuntivitis en los ojos e irritaciones y afectaciones en la piel por hongos. En el caso de consumir por accidente agua contaminada con bacterias, podría favorecer la aparición de enfermedades gastrointestinales.

Recomendaciones para tener en cuenta:

  • Antes de ingresar a la piscina use el lavapiés y ducha para evitar la contaminación del agua.
  • Si viaja con niños, jamás los deje solos en la piscina o alrededores. Según la Organización Mundial de la Salud, los ahogamientos son la tercera causa de muerte por contusión no intencional en el mundo y suponen un 7% de todas las muertes relacionadas con traumatismos. Anualmente en el mundo, mueren 360.000 personas por ahogamiento. Este accidente es mayor en niños, varones y personas con fácil acceso al agua.
  • Verifique que vestidores, duchas, servicios sanitarios y pasillos de acceso estén en buen estado de limpieza y funcionamiento.
  • Asegúrese que las instalaciones cuenten con la presencia de salvavidas o apoyo permanente para afrontar una emergencia.
  • Verifique los avisos que informen la profundidad de la piscina y la existencia de equipos de primeros auxilios y elementos de salvamento.

Si se va a exponer al sol…

  • Consuma abundante líquido para mantenerse hidratado y evitar insolaciones o golpes de calor.
  • Use prendas de manga larga, gorras y sombreros.
  • No es recomendable que los menores de un año se expongan directamente al sol.
  • Entre las 9:00 a.m. y las 3:00 p.m., trate de estar en la sombra.
  • Proteja sus ojos y utilice gafas de sol con filtro ultravioleta (UV).
  • Aplique protector solar superior a 30 por lo menos dos veces al día o más, si permanece en la piscina. Tenga presente que este no se usa para prolongar la exposición al sol sino para reducir el riesgo de afectar la salud. Datos de la The Skin Cancer Foundation, revelan que cada año se diagnostican en el mundo más de 13 millones de casos de cáncer de piel, es decir que uno de cada tres cánceres que se diagnostican es de piel; y de este grupo, cada año mueren más de 65.000 personas en el mundo.
  • Tenga en cuenta que el consumo de determinados medicamentos, así como el uso de perfumes y desodorantes, pueden sensibilizar la piel y ocasionar quemaduras graves al exponerse al sol.
  • Use repelentes para evitar enfermedades de transmisión por vectores, como el dengue.

Otras recomendaciones:

  • Lleve su seguro médico.
  • Si va a viajar a zonas de riesgo por fiebre amarilla, vacúnese 10 días antes.
  • Tenga al día las vacunas de los niños, especialmente contra sarampión y rubeola.
  • Nadie está exento de enfermarse en vacaciones, por eso si está en un sitio distinto a su ciudad, recibir atención médica puede ser más complicado. Es aconsejable que días antes de viajar, pida una cita médica para que lo chequee.
  • Empaque las medicinas que toma y otras que sean básicas para tratar dolencias sencillas (por ejemplo acetaminofén). Si se enferma, por favor no dude consultar a su médico.
  • Revise su vehículo antes del viaje, conduzca de forma responsable, respete las normas de tránsito, no exceda los límites de velocidad, tenga al día sus documentos.

Prudencia y alerta siempre

No hay duda que viajero prevenido vale por dos. Haga todo a tiempo y no a última hora. Si va a viajar con su familia, no se descuiden los unos de los otros, traten de estar siempre juntos, disfruten del viaje con prudencia. No debemos, pues, dormirnos como los demás, sino mantenernos alerta y en nuestro sano juicio. 1 Tesalonicenses 5:6.

Y recuerde que, el prudente ve el peligro y lo evita; el inexperto sigue adelante y sufre las consecuencias Proverbios 27:12.

Recuerde que un viaje en familia es una oportunidad para estrechar los lazos de amor, para limar tensiones y ante todo disfrutar las bendiciones de Dios.

Foto: Freepik

Share:

Leave a reply