Lucas MD

Uso de audífonos ¿Oídos sordos frente a la salud auditiva?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que 1.100 millones de jóvenes de todo el mundo podrían estar en riesgo de sufrir pérdida de audición debido a prácticas auditivas perjudiciales. En nuestro país, 7 millones de colombianos (17%) padecen problemas del oído y la audición según el Ministerio de Salud. Panorama de un problema de salud pública que podría convertirse en una pesadilla auditiva.

De camino a la oficina me voy escuchando música o radio a través de mi celular y usando mis audífonos. Al llegar, los uso para concentrarme más al realizar mi trabajo durante casi toda la mañana y la tarde. Finalmente, al devolverme a casa me pongo los audífonos para hacer más ameno el camino a casa ¡Prácticamente los uso todos los días!”, este testimonio es una muestra de uso excesivo de los audífonos entre miles de jóvenes en el país.

En la actualidad es muy común ver a gran cantidad de personas haciendo uso de los audífonos durante la mayor parte del día para escuchar música mientras se entrena en el gimnasio o mientras se llega al trabajo, para ver videos y distraerse, para informarse por medio de la radio o simplemente para ignorar a las personas alrededor. Sin embargo, el uso indiscriminado de estos dispositivos auditivos podría generar serias complicaciones de salud que derivan en sordera parcial o completa entre otros problemas médicos.

Según la OMS, el 50% de la población mundial entre 12 y 35 años (cerca de 1.100 millones) podría tener una pérdida auditiva irreversible debido a los altos sonidos a los que se exponen escuchando música con audífonos. “La exposición al ruido durante la juventud contribuye a la pérdida de audición relacionada con la edad. Una protección auditiva insuficiente cuando se realizan actividades como ver partidos de fútbol o escuchar música a un volumen elevado durante la adolescencia puede provocar pérdida auditiva y considerables dificultades de comunicación en etapas posteriores de la vida”, señala el organismo en el folleto informativo “Escuchar sin riesgos”.

En Colombia, la situación no es muy distinta. La investigación “El Análisis de Situación de la Salud Auditiva y Comunicativa en Colombia” elaborado por el Ministerio de Salud en 2016 reveló que en el país 7 millones de colombianos (17%) sufren de problemas del oído y la audición. Así mismo, que informó que las atenciones debido a los efectos del ruido sobre el oído interno se da en grupo cada vez más joven de 19 a 26 a niños de 6 a 9 años.

“Colombia presentó un incremento en el número de personas atendidas por eventos del oído, audición y comunicación entre los años 2011 a 2015; el servicio más utilizado fue la consulta externa (75 %), seguido de los procedimientos (14 %), urgencias (11%) y hospitalizaciones (1 %); este comportamiento se debe, posiblemente, a la exigibilidad en el reporte de las atenciones por parte de las aseguradoras y a la mejora del registro”, señala.

Entre las causas más comunes de la pérdida auditiva se encuentran: Enfermedades infecciosas y crónicas del oído, enfermedades infecciosas de la infancia como la rubéola, sarampión, parotiditis, meningitis y toxoplasmosis, entre otras. Bajo peso al nacer, incompatibilidad sanguínea, hipoxia neonatal, sufrimiento fetal agudo; traumas craneoencefálicos y de oído; exposición a ruidos excesivos y contaminación sonora; uso de sustancias y medicamentos ototóxicos como los aminoglicósidos; presbiacusia (pérdida auditiva en el envejecimiento) y cerumen impactado o encajamiento de cuerpos extraños.

Sin embargo, uno de los que más preocupa a las autoridades de salud en todo el mundo es la exposición a ruidos excesivos y contaminación sonora. Debido a que el uso masivo de equipos portátiles ha llevado al uso abusivo de los audífonos que tiene como consecuencia que los niveles de presión sonora aumenten en el oído provocando que el daño en este sea mayor. Es así como inicialmente los oídos se fatigan por el exceso y el alto volumen produciendo el desplazamiento temporal de la audición que limita escuchar los sonidos agudos; luego este deterioro se vuelve gradual e imperceptible produciendo finalmente la pérdida de la audición irreversible.

Recomendaciones para cuidar sus oídos:

  • Mantener el volumen bajo. Se recomienda un volumen inferior a los 85 dB para una duración máxima de ocho horas al día. El nivel de ruido puede ser demasiado alto si hay que subir la voz para hacerse entender; si es difícil entender a alguien que está a un brazo de distancia; o si se empieza a sentir dolor.
  • Limitar el tiempo diario de utilización de los dispositivos de audio personales. Aunque es importante mantener el volumen bajo, la limitación del uso de dispositivos de audio personales a menos de una hora al día contribuye enormemente a reducir la exposición al sonido.
  • No se inserte nada extraño en los oídos. No es recomendable introducirse elementos extraños en los oídos ni los populares copitos o bastoncillos de algodón en el conducto auditivo interno. Si desea extraer tapones de cera, acuda al médico.
  • Hacer breves descansos auditivos. Al ir a un lugar donde el nivel de ruido es alto, conviene hacer breves descansos auditivos para reducir la duración total de la exposición al ruido.
  • Acuda al médico a revisarse los oídos. Esto es fundamental para detectar la aparición de la pérdida de audición en una etapa inicial. A las poblaciones de alto riesgo, como los adolescentes y los jóvenes, se les debería informar al respecto y alentar a hacerse revisiones auditivas periódicas.

“Los jóvenes deben entender que una vez que el oído se pierde, no se recupera. Es por ello que la nueva guía será muy útil para salvaguardar a este colectivo mientras hace algo que disfruta”: Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS.

Foto: Rawpixel.com / Freepik

Share:

Leave a reply