Ester

360 grados ante la mirada de Dios

La visión nos da propósito y dirección para caminar en la tierra.

Proverbios 29:18

¿Sabías que tenemos un Dios intencional, y que por tal razón nos creó con 180º de visión y 180º de ceguera? ¿Por qué lo haría así? ¿Qué estaría pensando cuando nos diseñó de esa manera?

La visión nos da propósito y dirección para caminar en la tierra, cuando tienes visión ya no solo existes, ¡vives! Caminamos hacia la dirección que vemos, esos 180º que tenemos para avanzar. Es la visión con la que Dios nos creó diciendo: “avanza, no te detengas. Ve y camina por el propósito que yo marqué para ti”.

Uno de los ejemplos que tenemos importantes en la Biblia se refiere al apóstol Pablo [Hechos 9: 1-9] quien cumplió un papel muy importante expandiendo el evangelio a todo el mundo. Él fue el perseguidor de los cristianos y esa era su visión hasta ese momento, pero Dios interviene en su vida lo detiene yendo a Damasco y tiene un encuentro donde le da una nueva visión.

Ese mismo encuentro debes tener tú con Dios, aquí y ahora, para que te de la visión que no has encontrado, o la que perdiste hace tiempo por muchas razones en tu vida.

Aquella que no encuentras y que te hace perder los sueños de estudiar,  viajar, ver a tu familia feliz, etc…

Bendito el hombre que confía en el Señor, y pone su confianza en él.

Jeremías 17:7

Así mismo, los 180º de ceguera hacen que necesites de otros para que te hagan ver lo que no estás viendo, por lo tanto requieres confiar en los demás para esto. Confiar en aquellos que quieren el bien para ti. Somos seres creados para vivir en comunidad, no para estar solos, por eso necesitamos de los demás.

Pero por encima de la confianza en los demás, debe estar tu confianza puesta en Dios. Él ve lo que tú no ves. Él está dirigiendo tus pasos cuando no ves y te guía para ayudarte a lograr tus propósitos. ¿Dónde estás poniendo tu confianza hoy? ¿En personas, en tu trabajo, en tu dinero? Quizás de manera equivocada has puesto tu confianza en todo esto, te has decepcionado y has salido lastimada.

Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación, lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo.

2 Corintios 5:17

Cuando vives con tu visión clara y has depositado principalmente en Dios toda tu confianza, poniendo en Sus manos toda tu vida, entonces tu propósito se cumplirá porque ahí caminarás sabiendo quién eres. Entonces tendrás identidad.

Cuando centras tu identidad en Cristo, significa que abandonas cualquier imagen de ti misma que no provenga de Dios, y dejas de aceptar lo que otros han dicho de ti, cómo te han etiquetado, y cómo otros te han definido.

Ten presente esto hoy. Tú no estás definida por tus sentimientos. No estás definida por las opiniones de los demás o por tus circunstancias. No estás definida por tus éxitos o fracasos, no estás definida por el auto que conduces, el dinero que ganas, o la casa que posees.

Tú estás definida por Dios y solo Dios. Él te identifica como propio. DIOS conoce tu vida 360º y quiere darte visión, desea que deposites en Él todo y que sepas quien eres para Él, para que jamás te mires al espejo y veas solo fragmentos de mujer, sino a través de la mirada de Dios puedas verte completa y entender que existes con un propósito divino y ese propósito es ser llamada hija de Dios.

Nunca olvides que hay una mirada desde lo alto sobre ti, que conoce todo de ti, que te ve 360º cada día de tu vida. Esa es la mirada de Dios, él te conoce 360.

Por: Liliana Bustos. Directora del ministerio Mujer Integral / Twitter: @lilibus11

Foto: Freepik

Share:

Leave a reply