Crónicas

Bolivia promulga histórica ley de libertad religiosa

El presidente de Bolivia, Evo Morales, promulgó la Ley 1161 de Libertad Religiosa, Organizaciones Religiosas y Creencias Espirituales, que reconoce la actividad de esas instituciones en plena igualdad de derechos en la nación andina. La ley que fue socializada con diferentes comunidades e iglesias del país también garantiza el ejercicio de la creencia y la autonomía en el manejo económico de las iglesias.

“Hermanas y hermanos como decía es un día histórico, nos hemos atrasado lo reconocemos, siempre nos recuerdan, pero decidimos hacer un cronograma, trabajamos y es el trabajo de ustedes y siempre será así en debate. Ahora por Constitución y con esta ley todas las iglesias tienen los mismos derechos, hay igualdad, no hay iglesia de primera y de segunda o clandestinas como antes, es un trabajo y lucha conjunta”, dijo el mandatario en un acto celebrado en la Casa Grande del Pueblo en La Paz.

Esta ley de libertad de cultos y religión tiene 14 artículos, dos disposiciones transitorias y una disposición final, y tiene el objetivo de establecer un marco jurídico de derechos y deberes para el ejercicio de la libertad religiosa y creencias espirituales en Bolivia.

Esta nueva normatividad nace del trabajo mancomunado entre el Gobierno Boliviano y las diferentes creencias y religiones en Bolivia, entre ellos las iglesias cristianas evangélicas. El presidente de la Asociación Nacional de Evangélicos de Bolivia (ANDEB), Munir Chiquie, sostuvo que como organización junto a otras confesiones espirituales se sienten incluidos en el Proyecto de Ley Libertad Religiosa, Organizaciones Religiosas y Creencias Espirituales, ya que la norma fue consensuada.

“Nosotros como organizaciones religiosas y en representación de la ANDEB y otras organizaciones evangélicas, junto a otras confesiones, nos sentimos incluidos, hemos sido consultados. Este proyecto recoge las demandas de este gran sector y nos sentimos identificados con una norma que está siendo historia”, aseguró Chiquie junto a miembros de ANDEB y el presidente de la Cámara de Diputados, Víctor Borda.

¿Una ley en pro de los deberes y derechos religiosos?

El artículo 4 de la Nueva Constitución Política del Estado promulgada en 2009 declara la separación Iglesia-Estado, por lo que Bolivia dejó de ser un Estado confesional para convertirse en uno laico, y desde entonces se necesitó cubrir un vacío respecto al ejercicio de la libertad religiosa, en lo administrativo y lo jurídico. Es allí donde radica la importancia de esta ley, que fija su propósito en los deberes y derechos religiosos de los diferentes creyentes.

“Este proyecto de ley ha sido debatido por cinco años, consensuado en función al espíritu del artículo 4 de la CPE, que hace una diferencia del poder temporal con el poder espiritual, y con base en este elemento se trabajó esta Ley consensuada con diferentes sectores de estas organizaciones religiosas”, manifestó  Chiquie.

Este trabajo inicio a mediados del 2013 con la promulgación de la Ley 351 de Otorgación de Personalidades Jurídicas, sin ningún tipo de consenso, y que su reglamentación no se ajustaba a la identidad jurídica de las organizaciones. Igualmente en 2014 la Cancillería lideró un equipo e invitó a las organizaciones religiosas para ser parte de las mesas de trabajo y elaborar la Ley de Libertad Religiosa. En el 2017, finalmente se concluyó el proyecto de ley y en 2018, se sometió a controles constitucionales.

Tras pasar a la Asamblea Legislativa Plurinacional, órgano legislativo boliviano, para su estudio y debate, la ley 116 de Libertad Religiosa fue promulgada por el presidente Morales.

No todas organizaciones religiosas apoyan la ley

Algunas organizaciones, iglesias y líderes religiosos se han declarado en contra de esta ley por diversos motivos entre los cuales se encuentran: la politización de la ley, la reducción de la libertad religiosa y el posible afán del gobierno para regular a las organizaciones religiosas.

A través de un comunicado y luego en rueda de prensa, un sector de iglesias cristianas bolivianas y afiliadas en “Iglesias Evangélicas Unidas” rechazó tajantemente la ley de libertad religiosa porque según sus dirigentes lo que busca el Gobierno es controlar a las iglesias y fiscalizar la fe.

“En la última reunión sostenida ha expresado su malestar ante el proyecto de ley de libertad religiosa por conculcar el derecho a la libertad de conciencia y credo en el ejercicio de nuestra fe y ser manifiestamente inconstitucional, proyecto de ley que es de pleno desconocimiento de una gran mayoría de iglesias, puesto que no fue socializada, menos consensuada. Por tales razones, manifestamos nuestro rechazo total al proyecto de ley de Libertad Religiosa, organizaciones religiosas y de creencias espirituales, desconociendo nuestra identidad como iglesia evangélica, reduciéndonos peyorativamente a simples organizaciones civiles siendo que la iglesia es un organismo vivo”, concluye la nota de prensa.

En este sentido, el presidente de la Cámara de Diputados, Víctor Borda, desmintió algunas voces que afirman que este proyecto fue propuesto por el gobierno con el afán de regular a las organizaciones religiosas, ya que fue elaborado desde el año 2014 a pedido de estas instituciones.

“Efectivamente la libertad de pensamiento y religiosa no se puede regular, porque sería una franca violación a la Constitución Política del Estado, lo que hace esta ley es establecer una normatividad jurídica y un proceso administrativo para establecer derechos y garantías de estas personas colectivas, esta ley no le dice a la iglesia que va a predicar de una u otra manera”, explicó Borda, que recordó que el Legislativo estuvo abierto a recibir las consultas sobre esta Ley de Libertad Religiosa, Organizaciones Religiosas y Creencias Espirituales antes de ser debatido.

Por: David Bernal / Twitter: @davidbernall

Foto: Prensa Ministerio de la Presidencia de Bolivia

Share:

Leave a reply