Hechos

“Creo en el modelo apostólico como función, no como gobierno”

El pastor y presidente de Bíblica International para América Latina, Esteban Fernández, dialogó con nuestro Director General, Augusto Calderón Díaz, sobre breves aspectos del presente y el futuro del cristianismo en Colombia.

¿Cómo se desarrolla el cristianismo en América Latina y cómo ve su futuro?

Latinoamérica con África, en cuanto se refiere al evangelismo mundial definidos como el Globo Sur, son la nueva esperanza del cristianismo, no solo para nuestro continente sino para el mundo porque son continentes con elevado crecimiento. Deberíamos analizar con detenimiento qué es el verdadero crecimiento y su finalidad aunque sabemos de antemano que demográficamente son continentes jóvenes, América Latina lo es y ahora vemos una tendencia mundial a presentar a segmentos jóvenes.

Hemos podido quebrar las barreras donde la juventud ingresaba al cristianismo por la tradición familiar. Ahora los jóvenes toman sus decisiones, lo cual es todo un desafío.

Latinoamérica sufre la influencia de ciertos estilos de cristianismo que llegan sin sustento bíblico lo cual es peligroso porque como dice el pastor Darío Silva-Silva, quienes han nacido y viven en este continente y quienes viven en Estados Unidos conforman un disco hispano en nuestra computadora cerebral es hispano-católico y llegamos con hechos incorporados del catolicismo.

Entonces, cuando alguien propone un sistema que cambia la liturgia católica resulta que ya no son católicos sino reformados, evangélicos o cristianos nacidos de nuevo pero en realidad quienes buscan con el cristianismo provenientes del catolicismo buscan es un acercamiento mágico y no un compromiso y, entonces, se transforma en un problema para quien llega de esta forma de espiritualidad un poco complicada.

Alguien me preguntaría ¿Y cómo? Y le respondería a través de movimientos que con tal de atraer nuevos cristianos que apelan a un cristianismo distante de los fundamentos de la fe, o a recursos que no son enteramente bíblicos sino más bien de adivinación y tales recursos se escudan con la manipulación de los preceptos bíblicos y terminan alejados de las verdaderas enseñanzas de las Escrituras. Eso, lamentablemente, ha llegado a algunos rincones de Latinoamérica y los representan a través de alguna mega iglesia o mega corporación en donde la gente no conoce demasiado de la Biblia sino que siguen un liderazgo no discutible en el que no se puede plantear absolutamente ninguna discrepancia y, entonces, surgen formaciones peligrosas.

Después, como se observa desde abajo, se propagan a través de algunos canales de televisión y comienzan a predicar por T.v. y ese es un modelo de pequeñas agrupaciones que suponen haber asumido canales proféticos-apostólicos y no es así. Creo que el apostolado es una función que asumen muchos hombres y seguramente ustedes tienen ejemplos vividos en su congregación sobre programas que abren una brecha. Ahora vemos iglesias de 20 o 30 personas y su cabeza se llama a sí mismo apóstol y trata de demostrarlo con una tarjeta de presentación; quien recurre a estos sistemas se autodenomina como apóstol pero de entrada quien así obra pierde total seriedad. Yo creo en el modelo apostólico como función, no como gobierno, creo que el apostolado es una función que le es dada a muchos hombres y aquí en Colombia hay ejemplos vivos y en su propia congregación de fundadores con gente muy práctica que abre una brecha, es un verdadero apóstol pero cuando se ejerce en una iglesia con 20, o 30 o 50 personas pues algo está sucediendo y no exactamente para bien del cristianismo.

Aquí algunos hablan de una situación crítica del cristianismo porque hay muchísimas iglesias pero con pocos congregantes… entonces…

Sí, tenemos ese inconveniente, el problema no es la cantidad de iglesias que haya sino cuántos cristianos hay en cada iglesia. Hay gente que se mueve con un modelo de duplicación donde una persona llega a un grupo de 100 personas y apenas llegan a esta iglesia de 100, ya buscan abrir otra con 120 personas y en otro sitio diferente a la anterior y proceden de esta forma y se dicen ser modelos de cristianismo pero lo manejan de otra manera, entonces nunca se convierten en una iglesia pero dicen que son una mega iglesia y el problema es el púlpito, es decir, qué están enseñando desde esa dimensión pero la paradoja se encuentra que no se puede enseñar un cristianismo como lo dictó Jesús porque toda la Biblia, desde el Génesis hasta el Apocalipsis nos debe revelar la persona de Jesucristo pero si no lo enseñan así no hay cristianismo.

Y ahora, cuando usted me pregunta: pastor Esteban, cómo ve a Colombia, pues yo creo que está confundida pero sí tienen muchas buenas iglesias y para la muestra un botón: esta revista, muy buena revista, la edita una iglesia cristiana fundada y presidida ni más ni menos que por uno de los grandes periodistas que ha tenido Colombia, el pastor Darío Silva-Silva, ahora también uno de los grandes pastores en este país y que trasciende internacionalmente.

Foto: David Bernal / Revista Hechos&Crónicas

Share:

Leave a reply