Jueces

¿Dónde quedó el respeto a la autoridad?

Desde la entrada en vigencia del Nuevo Código de Policía y de Convivencia ha aumentado la tensión entre los uniformados y los ciudadanos por la imposición de multas, que en algunos casos son consideradas ridículas. Al 2017, se registraron más de 15 mil casos de irrespeto hacia los policías y al día de hoy, el irrespeto continúa. Análisis desde la perspectiva bíblica.

El año pasado surgió un video donde un joven se ubicaba cerca de un grupo de policías y que luego de gritarles una grosería, salía corriendo mientras huía de ellos frente al afán de los uniformados por apresarlo. El video, que en pocos días llegó a la cifra de 10 millones de vistas, inició un “reto” en redes sociales incitando a perseguir, insultar y agredir a la Policía. Aunque a algunos internautas les pareció algo chistoso, para otros es una afrenta directa a las autoridades que realmente preocupa.

Por otro lado, cifras de la Policía Nacional señalan que a febrero de 2019, tan solo en el Sistema Transmilenio se han impuesto más de 200 multas por irrespeto a la autoridad, de los cuales 16 uniformados han resultado afectados.

Desde personajes famosos escupiéndolos, ciudadanos enfrentándolos con cualquier clase de arma, videos insultándolos e incluso la famosa frase “usted no saque quien soy yo”, han llevado a que los cientos de colombianos no respeten a sus autoridades.

Algo que se puede ver a diario en videos y fotos publicadas en redes sociales, donde los representantes de la autoridad son víctimas de la intolerancia e irrespeto, incluso de la gente a la que acuden a ayudar.

¿Qué dicen las Sagradas Escrituras?

La Biblia es clara y enfática sobre este tema: ¡Quién irrespeta a su autoridad recibe castigo! Así lo señala el apóstol Pablo en Romanos 13: 1-3: Todos deben someterse a las autoridades públicas, pues no hay autoridad que Dios no haya dispuesto, así que las que existen fueron establecidas por él. Por lo tanto, todo el que se opone a la autoridad se rebela contra lo que Dios ha instituido. Los que así proceden recibirán castigo. Porque los gobernantes no están para infundir terror a los que hacen lo bueno, sino a los que hacen lo malo. ¿Quieres librarte del miedo a la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás su aprobación.

Las afrentas a la autoridad son un tema de vieja data en las Escrituras. La caída de Satanás se debió a que se rebeló contra la autoridad y se creyó mejor que Dios, como lo señala Isaías 14:12-14 y Ezequiel 28:12-18. Las Sagradas Escrituras están llenos de ejemplos de personas que se rebelaron y burlaron de la autoridad y recibieron su castigo, tal como lo dice Romanos 13:4b-5: Pero, si haces lo malo, entonces debes tener miedo. No en vano lleva la espada, pues está al servicio de Dios para impartir justicia y castigar al malhechor.

Así que es necesario someterse a las autoridades no solo para evitar el castigo, sino también por razones de conciencia.

En pocas palabras, faltarle al respeto a una autoridad no es bíblico. No importa si usted piensa “esos policías son más dañados que cualquiera” o “esos no merecen mi respeto”, respetarlos es una orden y como cualquier persona usted la tiene que cumplir o si no será sancionado o multado.

Muchas veces, la imposición de multas es el detonante de actos de intolerancia e irrespeto hacia los uniformados pero uno de los principios del derecho señala que “el desconocimiento o ignorancia de la ley no sirve de excusa para no cumplirla”. Usted debe conocer las leyes de su sociedad para que no las incumpla y sí usted como ciudadano cree que se les  están violando sus derechos con esa decisión, hay canales reversar dicha multa sin necesidad de faltarle el respeto a la autoridad. Igualmente hay canales e instituciones donde usted puede denunciar si es víctima de algún abuso policial.

No se puede olvidar que la autoridad proviene de Dios tal como lo concluye Proverbios 8: 15-16: Por mí reinan los reyes y promulgan leyes justas los gobernantes. Por mí gobiernan los príncipes y todos los nobles que rigen la tierra.

Respeto a la autoridad, ¿enseñanza que viene desde casa?

A pesar de que el Nuevo Código de Policía necesita una revisión frente a todos los alcances, aplicaciones y nuevas facultades que da a los uniformados, esto no es excusa para irrespetarlos.

Ya que en muchos casos este terrible problema inicia desde casa, a pesar de que la imagen de la policía se ha visto opacada por escándalos de corrupción, abusos policiales y la cultura del soborno que incentivan algunos uniformados.

El respeto a las autoridades no va solo enfocado hacia la autoridad policial sino a todo tipo de autoridades, por lo que irrespetarlas es dar un mal ejemplo a quienes lo rodean. La urbanidad no la enseña ningún código de convivencia sino que nace el respeto y tolerancia hacia nuestros semejantes y más cuanto hay una posición de autoridad.

De nada sirve mucha multa sin nada de pedagogía como lo concluyó la Fundación Ideas para la Paz en su informe “Código de Policía y su impacto en la convivencia” al señalar “El espíritu del Código es preventivo. Sin embargo, durante el primer año y medio de implementación se aplicaron 2 millones de medidas correctivas, donde más del 40% fueron multas, seguida de la destrucción del bien (22%). De poco sirvió el periodo pedagógico de seis meses (enero a junio de 2017) o fue insuficiente”.

El respeto a las autoridades es bíblico, comienza en casa y se aplica para todo. Las autoridades no son perfectas, son seres humanos, pero son designadas por Dios y como tal deben ser respetadas. Ellos tendrán que rendir informe sobre cómo ejercen la autoridad ante las diversas entidades que están destinadas para ello, además, el deber ciudadano es respetar y denunciar cuando ellos violan la ley, pero jamás faltarles al respeto o agredirlos.

Foto: Flickr / Policía Nacional de Colombia

Share:

Leave a reply