Proverbios

Coaching ¿Neo secta de moda en el siglo XXI?

“…como un regalo envuelto en papel de colores, la oferta espiritual y la energía positiva en un lenguaje pseudocientífico: -Tú eres un dios, solo que no te has dado cuenta. La maniobra surte su efecto. El ejecutivo se halla bajo estrés y anhela una salida… El pulular de sectas de iluminados o de charlatanes y su éxito financiero, no son más que la raíz de un movimiento más profundo”. Pastor Darío Silva-Silva, en su libro Sectas y sectarios.

“Deberías ir conmigo a un curso que te potencializa como persona y cambia tu forma de ver la vida, es buenísimo; ¡podrías ir uno de estos fines de semana!”, me dijo con emoción la mamá de una amiga muy cercana, a lo que respondí diplomáticamente: “Sí, tal vez”… y dejé el tema ahí.

Otro día, al salir del servicio dominical de Casa Sobre la Roca, iglesia donde me congrego hace más de 20 años, mi celular timbró, era esa amiga cercana: “Hola Jennifer, estoy a una cuadra de la iglesia y me gustaría saludarte rápidamente”. “Claro, dale, veámonos cerca a la tienda de vestidos”, respondí.

En menos de cinco minutos mi amiga llegó vestida con una camiseta que tenía impresa la sigla “LVC” y me entregó una rosa. Agradecí, me abrazó y me pidió perdón. Quedé asombrada porque nuestra relación estaba muy bien, recuerdo que hacía un tiempo habíamos sanado cosas del pasado y cerramos el capítulo. Así que pregunté: “¿Qué te hice?” -“No, nada, es un ejercicio que debo hacer con alguien cercano y quiero pedirte perdón por las cosas que te he hecho”. -“¡Yo ya te perdoné, fresca y sé que tú también a mí!… pero ven, cuéntame ¿es un ejercicio de dónde?”, pregunté. “Estoy haciendo unos cursos muy chéveres en Líderes Visión Colombia, deberías hacerlo, sé que podrías el próximo fin de semana con tu esposo, solo son tres días que valen como $500.000 por persona y les ayudaría mucho”.

En ese momento, me hirvió la sangre, no podía creer que una de mis mejores amigas me estuviera vendiendo un curso. Fui directa con ella: “¡Gracias por eso, pero no necesito un curso para perdonar a nadie, tengo muy claro que el perdón viene de Dios y es una decisión; por otro lado, sabes que tengo dos hijos, mi esposo trabaja, mi tiempo es limitado y además es costosísimo. No estoy interesada, eso no significa que no aprecie nuestra amistad”. Ambas quedamos incómodas, nos despedimos, y la verdad, quedé preocupada por ella. ¿En qué se había metido?

Algunos sitios sin avisos

Mi “olfato” periodístico me llevó a investigar. A finales del año pasado, llamé desde mi oficina a LVC, para que me dieran información sobre los cursos de coaching, averigüé a la señorita si debía cumplir con algún requisito especial y si era problema que fuera cristiana. Respondió: “No, no importa que seas cristiana, todos hacemos parte del universo”. Mmmmm, esa frase lo dijo todo… En cuanto a los precios, casi me voy para atrás: “Mira, el taller básico te costaría $562.000, el de liderazgo $1.332.000 y el curso final $1.023.000. Además es importante absoluta confidencialidad en cuanto a lo que se hagan en los cursos, ser puntual y no traer carro. Recuerda hacer el pago antes de empezar”.

Pasó una semana y volví a comunicarme a ese lugar para saber si me podían responder algunas preguntas para este artículo, o si alguien podría atenderme para una entrevista. La secretaria pidió mi número celular y jamás me llamaron. También me metí a su página de internet, en la sección “contáctenos” y nunca obtuve respuesta.

Semanas después, abrí Google Maps para ubicar aquel sitio que queda relativamente cerca a mi oficina por la calle 106. ¡No tiene aviso! Y así son el resto de lugares como Qhantati Colombia, Ingeniería de lo imposible, Adastra entre otros lugares donde realizan coaching. Son casas totalmente normales.

La historia de Arturo Córdoba*

Como mencioné anteriormente, uno de los requisitos es la confidencialidad. Sin embargo, me di a la tarea de preguntar por redes sociales si alguno de mis amigos había realizado cursos de este tipo y por interno, uno de ellos se ofreció a contar su historia.

Arturo Córdoba tiene 50 años, es cristiano y se decidió a hablar gracias a lo que expresa Lucas 8:17 donde dice que todo lo oculto sale a la luz. Esta es su experiencia en Lifespring cuando aún no conocía de Jesús.

“Lifespring, es una organización que se fundó en 1974 por John Hanley, llamada ‘la Dinámica de la Mente’. Hace como 15 años se asociaron con unas personas en Colombia y crearon sede en Bogotá. Un día, por algún motivo, uno de los socios se fue de Lifespring y creó Líderes Visión Colombia. Ambos lugares funcionan igual, los precios son parecidos.

Cada promoción va con un número consecutivo, las personas son entrenadas para hacer enrolamientos, es decir, llevar a más personas a estos sitios donde te dicen: ‘Atrévete a ser lo que nunca has hecho y lo que nunca has sido’. ‘Yo creo en ti, tú eres un ser creador y capaz de todo lo que decidas y si tu corazón realmente lo quiere, lo vas a lograr’. ‘Toma el control de tu vida y descubre que no tiene límites’. ‘Somos excelentes para que tú seas, quien tu elijas ser’. Les voy a explicar cómo se divinen estos cursos:

Tres niveles

Básico: se hacen talleres vivenciales y confrontaciones personales por medio del instructor. Cada persona confiesa sus mayores flaquezas, frustraciones, complejos, miedos, todo lo feo, maltrato, etc., y los exterioriza haciendo una pelota de papel. Es un proceso supuestamente de liberación.

Lo positivo: cada persona se hace responsable de su vida, deja de echar culpas a los demás.

Lo negativo: Te hacen sentir como lo peor, es incómodo, te regañan todo el tiempo. La única forma de salir adelante es haciéndolo usted solo, el ‘yoísmo’.

________________________________________________________________________________

Avanzado: Se toma esa pelota de papel y se manda lejos porque ‘ahora soy libre’. Si eras una persona tímida, achantada, retraída… pues ¡libérate!  Y en esa extroversión, el que estaba escondido en el closet, sale. Es la locura. No importa lo que hagas, soy responsable de mis actos. También se practican procesos de catarsis, hay prácticas donde hacen que las personas queden en ropa interior.

Lo positivo: uno logra abrazar a una persona que no conoce, son abrazos gratis, es bonito; pero si esto fuera bajo la Palabra de Dios sería increíble.

Lo negativo: la persona al liberarse de las cosas feas en su vida, empieza hacer lo que le gusta sin temor a nada, ni a Dios.

________________________________________________________________________________

PL: Es el qué hacer, ser productivo, enseñan a manejar una agenda. Mientras nosotros seguimos el ejemplo de Habacuc de escribir en las tablillas nuestra visión, en el PL se escribe la visión personal en cada una de las áreas de tu vida y listo, ‘tú puedes’: ‘Adelgaza, tú puedes’, ‘sé gerente de una empresa, tú puedes’. Si en el camino tienes que dar codazos para ascender, es válido, ‘eso te pertenece’.

Lo positivo: enseña disciplina, manejo de agenda, compromiso, responsabilidad. El enrolamiento te enseña a golpear puertas, sería buena herramienta para evangelizar y llevar la Palabra de Dios. Otra cosa que se resalta son los legados, acciones sociales que se hacen en fundaciones. Se ayuda a otras personas, eso te potencializa como persona.

Hay un concepto de ‘buddies’ (amigos) que consiste en aprender a cuidar al otro como así mismo. Por ejemplo, si tu buddy llega tarde, es porque tú llegaste tarde; si mi buddy no desayunó, le puedo gastar algo.

Lo negativo: la agenda también maneja la parte espiritual, es decir que si crees en el mentalismo, budismo, Nueva Era, etc., es respetable. Ellos no se meten con tus creencias, si eres cristiano, no pasa nada, a todos se respeta porque ‘eres parte del universo’. No existe la identidad en Cristo, ni los conceptos de salvación y eternidad. Se ¡trabaja gratis para la empresa!

Mi esposa y yo hicimos todos los procesos, fuimos parte del staff de todos los niveles. Se manejan diferentes prácticas como cienciología, masonería, metafísica, carta astral, tarot, habilidades extrasensoriales, comunicación con ángeles. En el momento que se activa algo dejando de lado la cruz de Cristo, hay algo que se activa y que creemos que está bien, pero no lo está. Si la libertad no está en Cristo, no hay nada que hacer.

En este proceso el que más enrole más puntos gana. No es dinero sino status. Entre más personas lleves, vas a tener un mejor proceso.

El secreto más guardado se llama ‘Fin de Semana’, es el descubrir absoluto de todo el proceso. Hay una metodología que tiene que ver con servicio, amor, confrontación y reconocimiento. Por ejemplo, un enrolado que haya entrado al básico y no lleve al menos una persona, no se gradúa así haya hecho todo el proceso. Si no enrola, no hay grado. Ahí es donde vienen a decirte: ‘o tú enrolas o te enrolan, ¿qué eres: cabeza o seguidor, punta de lanza o cola de la lanza, qué eres?’.

Hay otros talleres que pueden realizarse siempre y cuando se hayan hecho los dos primeros (básico y avanzado): abundancia y prosperidad, sexualidad (te hablan sobre cómo potencializarte, la fidelidad no existe, la relación heterosexual hombre-mujer, tampoco. La persona puede ser lo que quiera). Y la maestría (master life), cursos que valen más de $600.000. Este último, es de locos, se trata de caminar sobre fuego, vidrio, hay mucho mentalismo. Es el curso más oscuro de todos. Es como, ‘saca la fiera que hay en ti’, ‘trasciende’, ‘eres capaz de doblar una varilla solo con la fuerza de tu mente’. Yo estuve en ese curso pero no hice muchas cosas, me dio susto. María Luisa Gómez fue quien nos hizo el proceso.

Los cursos en general empiezan puntual. Si la clase es a las 9:00am y llegó después de esa hora, se quedó afuera; o cuando entra, todos se la montan, no hay disculpas. A veces confrontan a la gente a punta de humillaciones. Uno paga una cantidad de dinero para que lo maltraten. Cuando suena la música, hay que correr a sentarse, el tiempo es corto. No hay derecho a tener celular en las sesiones, las redes sociales son prohibidas, no quieren que ellos sean descubiertos. Parte de la logística es no llevar carros. Estos sitios sin aviso suelen reunir mucha gente de empresas privadas y estatales. Los invitan para que aprendan a ‘sacar su potencial’.

Neo secta y pseudo libertad

Estos “famosos” cursos de coaching, liderazgo, reingeniería humana, programación neurolingüística, entre otros nombres que usan y catalogados por algunos como la neo secta del siglo XXI, convencen a las personas para ser libres y exitosos sin importar literalmente lo que cueste.

Según el psicólogo y escritor Robert J. Lifton, conocido principalmente por sus estudios sobre las causas y los efectos psicológicos de las guerras y la violencia política y por su teoría de la  reforma del pensamiento, estos seminarios utilizan seis técnicas: aislamiento, fatiga física y mental, aumento de tensión en la habitación, incertidumbre, uso de argot y proceso de decognición, esta última consta de reducción de la alerta, confusión programada y reducción el pensamiento.

Arturo Córdoba es un convencido de que si estos cursos fueran aterrizados a la Palabra de Dios, sería una forma excelente para hacer un proceso de sanidad  interior como por ejemplo se puede ver en el libro: “El éxito a la manera de Dios” de Charles Stanley, porque todo se hace cristocéntricamente.

“Un día, empezando nuestro cristianismo, mi esposa y yo decidimos cortar de raíz todo lo que habíamos hecho en aquel lugar porque este tipo de coaching es una especie de pseudo libertad. Esto es una secta. Mi libertad no debe ser personal sino en Cristo. No debo sentirme lo máximo porque tengo una chaqueta llena de insignias y pines por toda la gente que enrolé. El punto de quiebre para decir no más fue cuando vimos en aquel lugar una cantidad de libros de metafísica. Dios nos inquietó.  Agarramos chaquetas, bufandas, libros y nos fuimos a una finca donde quemamos todo. En esa época estábamos haciendo en nuestra iglesia un curso que se llama ADN y cortamos prácticas de carta astral, tarot, habilidades extrasensoriales, comunicación con ángeles que vivimos al 100%”, relata Córdoba.

No es como lo pintan

¿Qué tan cierto es que los cursos cambian a la persona 100%, y la mayoría cumplen sus sueños y metas? ¿Cuántos se gradúan? Esto cuenta Arturo. “Uno al comienzo vuela emocionalmente, pero después vuelve y cae. Podría decir que de 400 que empezamos, continuamos 100 y terminamos casi 40. Aproximadamente solo el 1%, es decir 5 o 6, cumple sus expectativas. ¿Qué concluyo de esto? Definitivamente lo que dice 1 tesalonicenses 5:21, sométanlo todo a prueba, aférrense a lo bueno. En la iglesia cristiana nos hablan de la verdad, que es Cristo; en esos cursos, todo está oculto. Si a usted lo invitan a que participe diga “No, gracias”, no le de vergüenza, nadie lo puede obligar. El coaching no es malo, pero si queremos hacer un proceso de estos lo recomendable es acudir a personas cristianas calificadas. Si usted es cristiano y se arriesga a hacer un curso secular, su fe podría tambalear. Cuando hice este proceso, no me medí, me entregué. Salí transformado y encontré un mundo inimaginable de preguntas. Cuando conocí de Dios deseché lo malo y retuve lo bueno. Por ejemplo, ahora nosotros enrolamos pero evangelizando, para ser libre no hay que pagar este tipo de cursos que son carísimos y solo tienes derecho a tomar tinto y agua aromática. Además ni idea qué hacen con todo el dinero que entra.

Cristo es libertad, pero estos cursos son libertinaje al 100%. Los conceptos de este tipo de coaching se están filtrando hasta en comerciales de TV que invitan a la gente a liberar su vida como el ‘Manifiesto de Avantel’ que dice así: “Libertad de expresión, libertad de pensamiento, libertad de poder elegir… libertad para equivocarse, libertad de ideales. La libertad es el bien más preciado de cualquier ser humano. Si te sientes libre, celébralo, has una fiesta; si te sientes libre con tu sexualidad, compártelo; si te liberas de tus miedos, enfréntalos; si te equivocaste eligiendo tu destino, inténtalo de nuevo; si en el dolor encuentras placer, disfrútalo; si para ti la libertad es andar a caballo sin ropa, hazlo con orgullo… porque a esta fiesta están invitados todos.

Aquí puedes mostrar quién eres sin preguntarte cuántas gigas tiene tu libertad, porque la libertad se mide por la cantidad de momentos que vives siendo tú; porque la libertad nos pertenece a todos… Libera tu vida, libera tus datos”: Avantel. ¿Hasta dónde hemos llegado? ¿Cómo una persona puede ser “libre” falsamente?

Coaching: ¿bueno o malo?

La coach cristiana Laura Naranjo, quien está terminando su certificación con el equipo de John Maxwell, el experto mundial más influyente de liderazgo, habló con H&C sobre este tema que atrapa y confunde a miles ¿Por qué el coaching está de moda? Empiezo desglosando la terminología “coach”, esta viene desde mucho tiempo atrás, es 100% deportivo y traduce: “entrenador”, sin embargo, se volvió algo muy trendy, atractivo y de moda. Tonny Robbins y Jim Rohn, excelentes coachees a nivel mundial, se encargaron de internacionalizar más esta terminología: “No tienes que ser entrenador de deporte, sino entrenador de vida”. Ahí nace el famoso Life Coaching, que hoy está más fuerte que nunca en Colombia y el mundo. Por ejemplo, España tiene dominado el mercado, en Australia es poderoso; en Estados Unidos, México y Argentina, pega fuerte. Existen muchos coach: Vocal coach (entrenador vocal), health coach (entrenador nutricional), media coach (entrenador de medios), entre otros y es “cool” que te digan coach, pero tiene muchos peligros.

¿Qué tipos de coaching existen y qué peligros hay detrás?

Existen tres: el ontológico, que trata al ser; este viene de España. Otro, es el coaching resultadista, viene de la escuela americana; y el europeo que es lleno de misticismo, Nueva Era, Ángeles, mentalismo, cuarzos, etc. Por otro lado, está entrando una cuarta tendencia que es el coaching cristiano que trabaja con el MétodoCC que busca desarrollar y empoderar a personas y organizaciones a través de la generación de espacios transformativos virtuales y presenciales. Este es liderado por el coach cristiano Héctor Teme y su esposa Laura.

Debemos tener en cuenta que una empresa de coaching debe estar certificada por entidades como por ejemplo, la ICF (International Coach Federation), la IAC (International Association of Coaching). Se necesita aval porque el coaching no es un tema profesional. Sin embargo desde hace algunos años han empezado a llegar posgrados y diplomados sobre el tema.

Actualmente existen entidades como Lifespring, Líderes Visión Colombia, Qhantati Colombia, entre otros, que dan cursos de liderazgo e invitan a que las personas se descubran, sean “libres” y tengan éxito en sus vidas. ¿Qué piensa de estas empresas?

El mercado está repleto de estas “empresas”, no solo las que mencionas sino de muchísimas otras. Con decirte que hace unos días me invitaron a un curso de “Rebirthing”, donde manejas  todo con la respiración. Obviamente no fui porque es una “técnica de sanación” holística que viene de la psicología de Nueva Era que busca “curar traumas pasado por medio de la respiración. ¡Son cosas loquísimas!” También hay cursos de milagros, de ángeles, basados en libros de Nueva Era, ¡ojo con esas invitaciones que llevan a la gente a que se muevan sus “energías”! Esto muestra que las personas están sedientas de un tema espiritual, más que de un tema de liderazgo práctico. Todo esto es sectario.

¿Vale la pena ir así sea por curiosidad?

No vayan a ninguno de estos cursos de coaching, ni nada de eso, no lo recomiendo, no es sano. Yo como coach nunca voy a poner a visualizar, ver el futuro, elevarse, atraer cosas con la mente, brujería, ni cosas por el estilo. “No abramos puertas que no son necesarias”. Además lo que estas prácticas quieren es endiosar a la persona. “Tienes un poder, eres dios”.

Cuando una persona se siente estancada, que no avanza, que está como dicen por ahí “en la inmunda”, lo que busca es una solución. Sería estupendo que dijeran “Jesús es la respuesta”, pero no es tan fácil. Ellos son buenísimos marketeros y nosotros malísimos en compartir que Jesús es la verdad. Esta genta paga cursos carísimos y no somos capaces de invitar a las personas a la iglesia, algo que es totalmente gratis. ¡La gente quiere cambiar su vida!

¿Qué hace usted como coach cristiana?

Estoy terminando una certificación como coach cristiana que es cristocéntrica y bíblica al 100%, es maravilloso porque podemos ver cómo desde el principio Dios al momento de la generación del lenguaje, es decir, en Génesis: “y dijo Dios”, crea muchas cosas. Nosotros nos entrenamos con el poder que Dios nos da: “Voy a hacer esto y la hago”. Nosotros replicamos los principios bíblicos como el poder de actuar. Esto nos da una certeza increíble.

Antes de esta certificación tuve dos anteriores que fueron cero bíblicas y aunque tienen un peso fuerte, te corta la dependencia de Dios porque te dice que la respuesta está dentro de nosotros, en nuestro corazón, cuerpo, etc. En cambio, con la certificación cristiana, se habla del Espíritu Santo, del discernimiento. Se habla de unción. Dios te revela cosa. Primero fui coach y luego me convertí al cristianismo. Me di cuenta que el coaching viene de ahí, el mismo Héctor Teme que es mi master coach nos habla de eso. Dios hizo que cada cosa se hablara, Dios le dijo a Adán: “ponle nombre a cada cosa”, le dio autoridad y asimismo nosotros hablamos de todo y actuamos.

Escudriñando la Biblia nos damos cuenta que el coaching deja de ser un proceso de la mente, voluntad y emociones. Se convierte en un tema espiritual. La herramienta más poderosa que ahora tengo es que hablamos desde la verdad y nos damos cuenta de lo bueno y lo malo.

¿Qué es lo más importante en sus sesiones de coaching?

Lo más importante es cuidar el corazón de mi cliente, tengo la responsabilidad de generar confianza, guiarlo a escoger el camino correcto para que vea la verdad.

Invito a la persona a que tenga una identidad en Cristo, que conozca cuál es la misión y visión en su vida. Me duele ver todas esas personas que llegan destrozadas porque hicieron cursos donde los engañaron y los esclavizaron. A mí no me preocupa la competencia, Dios me respalda y sé que soy luz.

Conclusión

“Sin duda, muchas personas se afilian de buena fe a las sectas, o bien, desencantadas de sus congregaciones cristianas, donde no encontraron lo que anhelaban por falta de sabiduría o integridad de pastores y sacerdotes”.

“El hombre actual está perplejo. Varado en el epicentro de una encrucijada, rodeado de vendedores ambulantes de baratijas espirituales. Tiene muchas preguntas sin respuestas y muchas respuestas sin pregunta…”. Extractado del libro: Sectas y Sectarios del Pastor Darío Silva-Silva.

Por: Jennifer Barreto – @BarretoJenn

Foto: Freepik

Share:

Leave a reply