Editorial

La minga de Cauca y Nariño ejemplo costoso

Esos 28 días entre marzo y abril pasados, nos dejaron un sinsabor difícil de asimilar. Al concluir la llamada minga indígena, el gobierno anunció un paquete económico con créditos y ayudas a los comerciantes afectados por la protesta que bloqueó durante 28 días la carretera Panamericana. Quienes vivimos en el centro o norte del país, sufrimos porque se treparon los precios de alimentos, frutas y verduras, transportes, educación y etc. pues esta minga fue poco agradable.

El presidente Duque propuso una reestructuración en la economía de la región sur -y de todo el país- para reactivar el desastre provocado por la minga indígena del Cauca. Es decir, cuatro centenares de indígenas optaron por un triunfalismo inexistente aunque fuimos y somos más de 18 millones de colombianos quienes sufrimos y seguiremos padeciendo estas desviaciones financieras. El estatal Banco Agrario anunció la apertura de una línea de crédito global por $150 mil millones. El Banco de Comercio Exterior de Colombia (Bancoldex) dijo que abrirá otra línea crediticia por $125 mil millones.

Pasa el tiempo y ya casi no recordamos el deterioro en dos docenas de sitios en la transitada carretera Panamericana pero estuvieron hasta mediados de abril las huellas en el pavimento de las barricadas de piedras, arena, montoneras de tierras, troncos y pedazos de carretera semi destruida. Tampoco olvidamos en esos días lo que recordó el gerente del Comité de Ganaderos del Cauca, Hernán Garcés: el represamiento de leche fue mayor a 20 mil litros y no había otra opción que botarla porque se dañaba cada día.

Además de desastres económicos, los bloqueos produjeron desabastecimientos de combustibles, alimentos e insumos médicos en los tres departamentos que sufrieron los embates de la minga indígena.

El desbloqueo de esta importante vía (Sur del Valle, Cauca y Nariño) no mitiga las pérdidas por $30 mil millones que sufrieron los constructores, según Camacol.

Entre los controles presidenciales siguen funcionando algunos como implantar a nivel nacional, no solo en Cauca y Nariño, de procesos limpios y eficaces para frenar acciones indebidas; cada funcionario estatal deberá optimizar su formación laboral que no sea solo la transmisión de conocimientos sino un trabajo permanente que desarrolle actitudes y destrezas.

La gobernadora del Valle, Dillian Francisca Toro, dijo que un enorme ingreso en su departamento son las exportaciones principalmente a Ecuador por tierra, pero durante este  paro se frenaron y las caídas fueron altas transitoriamente.

Efectivamente, solo en Cauca las pérdidas superaron $42.500 millones de pesos.

No todo es desastre: el Gobierno pondrá en marcha siete medidas, todas importantes, para aliviar las pérdidas del paro, como una estrategia pronta para aliviar las dificultades financieras del momento.

Dos veces estuvo el presidente Duque luego de terminado el paro en esas zonas de dificultades. Y a partir de mayo, todo cambiará, todo volverá a como estaba antes.

 

Share:

Leave a reply