Arca

“Debemos cuidar a los jóvenes para que Dios pueda brillar en ellos”

En su primera visita a Colombia, el cantante español Kike Pavón estuvo en una predicación tipo Unplugged donde compartió parte de su testimonio con los feligreses de la iglesia Casa Sobre la Roca en Bogotá. Allí llevó al público a reflexionar sobre los jóvenes y su papel en el crecimiento de la iglesia, la familia y la transformación de la sociedad mediante un recorrido musical con sonidos juveniles y letras profundas.

El artista de 32 años y recién casado con la colombiana, Natalia Gutiérrez, habló con la Revista Hechos&Crónicas sobre su ministerio juvenil, la importancia de cuidar el corazón y sobre cómo llevar el mensaje de Dios a los jóvenes con un lenguaje fresco y original que no los espante sino que los lleve a creer en un Dios real, esto fue lo que nos contó:

H&C: ¿Cómo influye ser hijo de pastor cuando desde tan joven no tiene nada que ver con las responsabilidades de la iglesia?

En mi caso, fue buena porque mis padres fueron muy equilibrados. Ellos siempre manejaron bien el hecho de que ser hijo de pastor no te diferencia en las cosas fundamentales de la fe. Todo el mundo tiene que tener un encuentro con Dios venga de donde venga, sea de un padre ingeniero o sea pastor.

Mis padres fueron muy centrados y para mí, eso fue bueno. Yo soy de España y allí es muy complicado porque las iglesias evangélicas, como nosotros las conocemos, no son tan comunes y son un poco más hacia el catolicismo. En muchas oportunidades, ser hijo de pastor no se entiende pero fue bueno porque creo que puso unas bases para tener un encuentro con Dios saludable.

El hecho de que haya sido criado en una familia de fe, con principios bíblicos y de una forma correcta aunque no siempre me haya gustado, fue una buena cimentación para  poder tener un encuentro con Dios a los 20 años y de ahí, querer servirle a Dios. Creo que muchas veces uno va a la iglesia por costumbre y llega un momento en que tu fe se independiza y para mí fue lo mejor que me pudo haber pasado.

H&C: Hay un comentario popular que dice “antes las canciones cristianas las escribían los teólogos, hoy lo hacen los artistas”, en parte desmeritando la labor de los cantantes cristianos ¿Qué opina sobre el tema?

No sé quién las escribía antes y no sé quién las escribe ahora. En mi opinión con la música tenemos una herramienta muy buena y es que esta deja mensajes que la gente se va a guardar en sus corazones por mucho tiempo. La gente no se acuerda de la predica de hace seis meses pero puede cantar canciones de hace 30 años.

Intento ser más cuidadoso con lo qué canto y con el público que estoy buscando como artista. Intento hablar el mismo idioma de ellos, en mi caso son los jóvenes.

Me encuentro con gente que quiere canciones más profundas pero entiendo que para llegar a los jóvenes en específico, necesito hablar más en su idioma más que una teología muy profunda. Considero que esa manera sencilla tiene que ir cargada de un estudio profundo de la Biblia porque yo tengo que decir lo profundo de forma sencilla.

Desde mi posición como artista es una responsabilidad porque debo tener raíces muy profundas en la Palabra de Dios para poder escribir. Así mismo tengo que manejar las dos vertientes, debo ser comprensible para todos incluso para gente no cristiana porque complicar las canciones es imponer una barrera para la gente que no conoce de Dios pero a la misma vez no puedo decir nada que Dios no tenga en su Palabra. El equilibrio radica en que el artista sea teólogo.

H&C: Usted es un gran aficionado al fútbol y tiene una canción con Lorelei, la esposa de Falcao ¿Cómo fue trabajar con esta familia de gran testimonio para el mundo y el deporte?

Falcao no estuvo pero pude conocer a su familia y a la gente que lo rodea que habla muy bien de la fe de ellos y más en un mundo como el fútbol, en donde es tan difícil mantenerse firme.

En todos lados hay ataques pero a la gente del fútbol tiene una presión extra y valoro mucho a la gente que se mantiene fiel y Falcao está en ese grupo. Yo lo aplaudo porque creo que un mundo como el futbol, los hombres de Dios con valores firmes y familias estables y que no venden sus principios independientemente de donde estén, son fundamentales.

H&C: ¿Cuál es el secreto para saberle llegar a los jóvenes con ese lenguaje fresco y original que poseen sus canciones y predicaciones?

El secreto nos los enseñó Jesús. Él se hizo hombre, y creo que a lo mejor había otra forma para que el poder de Dios interviniese en la humanidad porque Dios es omnipotente, pero aun así Jesús bajo a la tierra, nos conoció y supo nuestras tentaciones.

En mi opinión, lo más importante para poder trabajar con jóvenes es pasar tiempo con ellos, si noconoces sus necesidades y si no sabes que les preocupa, no los vas a conocer. Hoy cometemos el grave error de satanizar todo lo que está de moda con los jóvenes sin meternos a su núcleo, no digo que todo esté bien, pero hay que conocerlos y saber porque llegan a definir ciertos gustos musicales, de ropa, peinados, y a mí me encanta eso.

Trabajo desde hace más de 10 años con jóvenes y escribo música para ellos pero intento hacerlo desde adentro. Oigo lo que ellos oyen porque mi competencia como músico cristiano no son otros artistas y bandas cristianos sino los artistas que ellos escuchan. Mi guerra es contra ese tipo de mensajes y pienso que para tener éxito con los jóvenes, hay que conocerlos de una manera honesta, algo que intento.

Un ejemplo de ello y que no es “muy espiritual” es que tengo un grupo de Fifa en Play Station y nos juntamos a hacer torneos online, es allí donde hablo con ellos y donde ellos me cuentan sus cosas. Es en estas circunstancias donde conozco qué tipo de musca escuchan, aprendo su manera de hablar y sobre ese entorno, es donde yo escribo canciones para ellos.

H&C: Usted es un músico joven y recién casado… puede asegurar a los jóvenes que ¿vale la pena esperar?

¡Por supuesto! Una de las mentiras más grandes de la sociedad y le que ha quitado el valor de lo importante, y es la razón porque la gente se va con cualquiera es porque les han hecho creer que no son importantes, que su sexualidad no es importante. Para mí, lo primero que hace la Palabra de Dios es darnos el valor como la creación máxima de Dios. La Biblia dice que cuando El Señor hizo todo creo al hombre y a la mujer como el sello de su creación.

Esta sociedad poco a poco nos ha ido quitando valor, haciendo creer que la libertad es encarcelarse en una prisión de menosprecio, es decir, que yo tengo valor si me regalo a cualquiera que me dice cualquier cosa y justo es todo lo contrario: el que te quiere que se esfuerce y el que está interesado, que te lo demuestre. En la Biblia se leen muchas historias de que si te querías casar con una mujer se tenía que pagar, suena materialista, pero lo que estaba haciendo el padre era decirle al chico:” oye esta chica vale ¿Tú quieras llevártela? Tienes que demostrar con tu trabajo que quieres llevártela de mi casa porque aquí está bien.

Hoy no hablamos de dinero pero creo que el concepto sigue siendo el mismo: el  hombre debe “comprar” a la mujer con su buen hacer, siendo trabajador, honesto porque ahí es donde estas demostrando que realmente quieres y no con decirle dos cositas al oído y ya.

Todos los jóvenes y jovencitas son diamantes en las manos de Dios, que necesitamos cuidar como algo muy importante para que El Señor pueda brillar en ellos.

H&C: Un mensaje para los lectores de la Revista Hechos&Crónicas…

Un saludo muy fuerte para todos los lectores. Quiero animarlos a que continúen siguiendo a Jesús, creo que no hay nada más hermoso en esta vida que conocer a un Dios real, que esta todos los días al nuestro lado y que vale la pena caminar con Él.

Por: David Bernal – @idbernall

Foto: Cortesía Kike Pabón

Share:

Leave a reply