Areópago

Cienciología & Dianética

La injerencia de este sistema en las Fuerzas Armadas del país ha producido un razonable escándalo, lo cual indica que el país posee un discernimiento colectivo inconsciente para rechazar ofertas espirituales de dudosa ortografía. Un poco de historia ayudará a ese saludable análisis.

Ronald Hubbart ideó un intrincado sistema de robotización de  seres humanos: la dianética. El caso de este hombre es conmovedor: autor de varios libros de ciencia ficción, terminó creyéndose sus propias fantasías, pasó de novelista a mentalista y fundador de una nueva religión llamada cienciología. En Estados Unidos fue investigado algunas veces bajo sospechas de ilegalidad en sus actividades, al igual que otros embaucadores espirituales de nuestro tiempo.

Sin duda, muchas personas se afilian de buena fe a las sectas; o bien, desencantadas de sus congregaciones cristianas, donde no encontraron lo que anhelaban por falta de sabiduría o integridad de los pastores. Para agravar las cosas, muchos padres de hoy no se preocupan ni poco ni mucho por la educación que reciben sus hijos, y en numerosos planteles estas sectas hacen proselitismo soterrado o abierto, según tengan oportunidad. En Estados Unidos se ha dado la paradoja de que, si los cristianos pretenden orar en las escuelas, la policía los reprime como a delincuentes; pero, entre tanto, la tabla ouija y el tarot se han vuelto juegos de niños permitidos en los recreos escolares. Hace años conocí el caso de un profesor de psicología que, bajo pretexto de freudismo, en vez de limitarse a ejercer la libertad de cátedra con respeto y honestidad, se daba a la tarea de instruir a sus adolescentes discípulas sobre sucias aberraciones sexuales en un lenguaje desvergonzado y procaz. Los padres deberían tomar conciencia de cómo adolescentes, y aún púberes, son arrastrados al seno de grupos en los cuales, a través de prácticas como hipnosis y burundanga u otras de diversa índole, se los arroja al abismo de la drogadicción y el sexo promiscuo.

En el abanico espiritual que se abre sobre América bajo las leyes que garantizan las libertades de conciencia, religión y cultos, haremos bien en examinar las opciones, a fin de no ser víctimas de los espíritus de error que revolotean por legiones sobre nuestras cabezas en estos momentos de caos y dificultad. La dianética y la cienciología no son sino piezas de un gran rompecabezas que Satanás se ocupa de armar hoy sobre el hombre presa de la perplejidad.

Foto: David Bernal – Revista Hechos&Crónicas

Share:

Leave a reply