Editorial

Los apóstoles emigraron…. Noemí emigró pero regresó

…si hubieran estado pensando en aquella patria de dónde emigraron, habrían tenido oportunidad de regresar. Antes bien, anhelaban una patria mejor. Hebreos 11:15.

La emigración, (los que se van), e inmigración (los que llegan o se devuelven), es tan antigua como el hombre. El Señor expulsó al ser humano del jardín del Edén, para que trabajara la tierra de la cual había sido hecho. Génesis 3:23. El segundo fue Caín: Cuando cultives la tierra, no te dará frutos, y en el mundo serás un fugitivo errante. Génesis 4:12.

Entre 1375 y 1050 a.C. ocurrió lo narrado en Rut, uno de los dos libros de la Biblia con nombre de mujer (el otro es Ester, pequeños en extensión, grandiosos en contenido). Se lee la historia de un amor redentor que comenzó cuando Elimélec salió de Judá -por la hambruna- y se instaló en Moab con Noemí y sus dos hijos, Majlón y Quilión. Padre e hijos murieron tras vivir allí una década y quedó la viuda con sus dos nueras, Orfa y Rut. La primera permaneció en Moab alejada de Noemí quien prefirió regresar a Belén de Judá con Rut. Noemí había emigrado y regresaba, Rut era una forastera que arribaba a Judá. Al llegar, comenzaba la cosecha de la cebada y terminaba la hambruna.

Abraham emigró hacia un lugar que recibiría como herencia, salió sin saber para dónde y murió cuando era un emigrante. Moisés emigró de Egipto con los israelitas y cruzó el Mar Rojo como si fuera tierra seca hasta vislumbrar la tierra prometida. Los apóstoles fueron emigrantes para difundir la Palabra.

Según nuestro ministerio de Relaciones Exteriores, en Nueva York y alrededores habita un millón de colombianos. En el Estado de La Florida, otro millón. En California, más de uno y medio. En Europa Central millón cuatrocientos mil. En Corea del Sur y Australia, otros 500.000. Nuestros compatriotas exiliados forzosa o voluntariamente llegan a más de 4 millones. Van y vienen, vienen y van. Hay otro tipo discutible de emigración forzosa: los extraditados, que según el embajador Michael McKinley, son más de 1.200 entre 1998 y 2012. Pablo habla de la extradición cuando escribe en Hechos 22:5: …obtuve de parte del sumo sacerdote y Consejo de Ancianos, cartas de extradición para nuestros hermanos judíos en Damasco, y fui a traer presos a Jerusalén a los que encontrara para castigarlos.

Hay millones de temas periodísticos sobre la emigración y los que presentamos en esta Hechos&Crónicas son de los pocos con enfoque históricamente cristiano; analizamos los hechos que presentamos a ustedes. Sigan, por favor, las páginas están abiertas, usted que ha emigrado o inmigrado o, cuando menos, puede contar la historia de uno o más parientes que lo son o lo fueron o estarán a punto de serlo.

Foto: David Bernal / Revista Hechos&Crónicas

Share:

Leave a reply