Timoteos

Peligro inminente: fíjate de quién te enamoras (solo para mujeres)

Mujeres, ¿están soñando con un príncipe azul? Hombres, ¿están buscando la mujer perfecta? Tengan cuidado y no se dejen seducir, no todo lo que brilla es oro y además hay muchos lobos con piel de oveja. Si un buen noviazgo y matrimonio quieres tener, esta lista de personas que no te convienen deberás conocer.

Hombres peligrosos para cualquier mujer

Muchos hombres proclaman su propia lealtad, pero un hombre digno de confianza, ¿quién lo hallará? Proverbios 20:6.

  1. El cananeo

Puede sonarte muy “aleluya” o “panderetudo” pero si eres cristiana déjame darte el siguiente consejo: por favor no te enamores de un hombre que no lo es. Esta no es una regla religiosa anticuada, es una advertencia importante. No permitas que el encanto de un hombre, su apariencia, éxito financiero o el hecho de que te acompañe a la iglesia, te lleve a exponer tu corazón ante alguien que no cree ni vive para Jesús. Tampoco salgas con el cuento de que te vas a ennoviar y lo vas a convertir. Si “pepito” no ha nacido de nuevo, lo siento, pero no es para ti. Y como dicen en un circo muy conocido: “después no digas que no te avisamos”.

  1. El “mujeriego calienta oídos” y además infiel

En el Planeta Tierra abundan hombres que embelesan a una y otra con una larga lista de frases que para muchas son encantadoras: “qué linda estás”, “solo tengo mis ojos para ti”, “tú eres la única, las demás son solo amigas”, “te prometo que la voy a dejar para estar contigo”… ¡Sí, cómo no! Y se los digo por experiencia propia. Eso de dejarse llenar la cabeza de frasecitas de cajón por un hombre desenfocado que quiere estar con varias al tiempo, no vale la pena. Si lo aceptas, tarde o temprano te romperá el corazón.

  1. El “más”, el triple papito

Muchas terminan “derretidas” cuando conocen un joven apuesto y más, cuando lo ven en la iglesia y tras del hecho ¡sirviendo en la alabanza! En tu interior piensas: “Qué tal su pasión por Dios, ¡wow!, qué voz, qué porte, se le nota que es un hombre íntegro y puro”. ¿Estás segura de tanta belleza y perfección? Conozco historias terroríficas sobre muchachos solteros que sirven en su iglesia, pero entre semana se transforman en casanovas. Pilas con estos hombres que tienen una vida doble.

  1. El “yo-yo”

Si vas detrás de un hombre que solo piensa en su apariencia y se la pasa seis horas al día en el gimnasio y que además postea diariamente fotos en Facebook e Instagram de sus súper abdominales y de su cuerpo escultural, tienes un serio problema. No te enredes con un tipo narcisista, que piensa en solo “yo-yo”. El egocentrismo mata, el verdadero amor se basa en pensar en el otro, no en estar mirándose todo el día a un espejo.

  1. El vividor

“Chiquita, ¿puedes pagar la cuenta?… es que no me han pagado (es la tercera vez que sucede en un mes)”. “¿Qué tal si aprovechamos que te vas con tus papás a vacaciones y me invitas?” “¡Ay! Qué divina eres, yo solo te había insinuado que me encantan esos relojes… ¡Gracias por el detalle, te debió haber costado un montón!”. Estos ejemplos se repiten a diario, los vividores existen y una de las formas que ellos usan para aprovecharse es llamándote todo el tiempo, visitándote y haciéndose el que no tiene ni un peso porque según él, está lleno de gastos y necesita de una “noviecita apiadada” que lo mantenga. Abre los ojos, no esperes a que sea demasiado tarde.

  1. El adicto

No te metas con un hombre que al parecer te ama, pero tiene una lucha interna con el consumo de drogas o alcohol. No esperes hasta la luna de miel para darte cuenta que tienes que lidiar con un borracho. Si le brindas ayuda para que salga del vicio y te rechaza, lo mejor es que te alejes. Y por favor, tampoco te involucres si te dice que necesita de tu compañía para mantenerse sobrio. Esta puede ser una espada de doble filo, lo mejor es que él busque ayuda profesional y tome la decisión por él mismo para ponerle fin a su adicción.

  1. El vago

Existen muchos “negritos del batey”, como lo describe Alberto Beltrán en su canción, “porque el trabajo para mí es un enemigo… porque el trabajo lo hizo Dios como castigo”. No te fijes en un vago y ten en cuenta lo que dijo el apóstol Pablo: «El que no quiera trabajar, que tampoco coma». 2 Tesalonicenses 3:10b. Lo mismo aplica para este punto: si un hombre no está dispuesto a trabajar, no merece casarse contigo.

  1. El consentido de mamá

Un hombre que ronda los 35 años que vive con sus papás y no sale de las enaguas de su mamá, da cierta desconfianza. Y para colmo de males, mami aun le cocina, lava y plancha su ropa y hasta lo llama todo el tiempo para saber a qué horas llega. Si su mamá le hace todo y él no sale del nido, ten por seguro que tal vez tenga un serio problema emocional. No te busques problemas y evita ser la esposa de un hombre que le falta crecer, además… ¿Te imaginas cómo sería una suegra así?

  1. El guache e iracundo

Ten cuidado si la persona que te gusta te maltrata, es abusivo y no tiene dominio propio para calmarse cuando está airado. Si el muchacho con el que sales se transforma en una bestia cuando está contigo, ¡huye! y no intentes racionalizar su comportamiento. Él tiene un problema, y si te casas con él, tendrás que vivir peleas, gritos y tal vez muchos golpes. Recuerda que este año en Colombia, más de 3000 mujeres han sido maltratadas. Evita ser una más de esta lista y busca a un hombre que sea gentil.

  1. El controlador y celoso compulsivo

Es lamentable que algunos hombres se consideren los machos alfa para que se haga todo lo que ellos digan, sin importar lo que piense la mujer. Si la persona con la piensas ennoviarte o casarte es obsesionado con el control, te cela por todo, te mantiene vigilada las 24 horas, se excede con su superioridad masculina y tras del hecho cita la Biblia con tono espiritual, demuestra una profunda inseguridad detrás de su fachada autoritaria. Si el hombre con el que estás saliendo, te menosprecia, hace comentarios despectivos, te lastima verbal y físicamente, no te conviene. La mayoría de mujeres que tienen una relación sentimental con este tipo de hombres, termina en una pesadilla de depresión. De igual manera, ustedes esposos, sean comprensivos en su vida conyugal, tratando cada uno a su esposa con respeto, ya que como mujer es más delicada, y ambos son herederos del grato don de la vida. Así nada estorbará las oraciones de ustedes.1 Pedro 3:7.

Por: Jennifer Barreto – @BarretoJenn

Foto: 123RF

Share:

Leave a reply