Lucas MD

Diabetes, amenaza de salud pública con más 422 millones de afectados

El primer informe mundial sobre la diabetes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) prende las alarmas frente al consumo de azúcar, los malos hábitos alimenticios y la forma como se trata la enfermedad. En Colombia, la enfermedad deja más de 20 mil muertos anuales y las estadísticas de enfermos aumentan cada día en niños, jóvenes y adultos. ¿Cómo combatir esta enfermedad en una sociedad que ama el azúcar y no cuida sus hábitos de salud y nutrición?

“La diabetes es una enfermedad degenerativa y que va acabando todas las glándulas, en mi caso no tengo tiroides y mis riñones no funcionan bien. Esta enfermedad es constante y permanente pero este tiempo he estado protegido por Dios, que utiliza a mi esposa, Gloria Lucía, que es nutricionista, para poder vivir unos años más”, explica Francisco Vega, pastor de la Iglesia Casa Sobre la Roca y paciente con diabetes desde hace 38 años.

La diabetes es una enfermedad en la que los niveles de azúcar en la sangre se encuentran elevados. Este azúcar que viene de la digestión de los alimentos, ingresa a las células por medio de la hormona insulina para posteriormente transformarse en energía la cual es utilizada para las actividades cotidianas.

Los principales tipos de diabetes se clasifican en tipo 1, tipo 2 y diabetes gestacional, según el Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales. En la diabetes tipo 1, el cuerpo no produce insulina porque el sistema inmunitario ataca y destruye las células del páncreas que la producen, mientras que la diabetes tipo 2, la más común de todas, el cuerpo no produce o no usa la insulina adecuadamente. Y la diabetes gestacional que se desarrolla solo durante el embarazo y puede causar problemas de salud tanto en la madre como en el bebé.

Pandemia silenciosa y mortal

“La diabetes es una enfermedad que hoy tienen más de 400 millones de personas diagnosticadas en el mundo y en Colombia hay más de tres millones solo con diabetes tipo 2 y cerca de un millón y medio con tipo 1. Es una pandemia, a la que diferentes autoridades y referentes a nivel mundial le han declarado una guerra pérdida por los índices de obesidad que aumentan vertiginosamente, ya que ambas están muy ligadas.

Es importante que la gente conozca de la enfermedad porque todos tenemos un amigo o familiar que la tiene, y aunque es silenciosa y se puede prevenir y tratar”, subraya Erika Montañez, directora de la fundación Voces del Pie Diabético a la revista Hechos&Crónicas.

La Organización Mundial de la Salud ha prendido las alarmas con respecto a esta enfermedad. En el primer informe mundial sobre la diabetes esta organización concluyó que “el número de personas con diabetes se ha multiplicado casi por cuatro desde 1980, hasta llegar a 422 millones de adultos, la mayoría de los cuales viven en países en desarrollo”.

En Colombia, la diabetes es un problema que crece de forma silenciosa y con poca cultura preventiva. “Este problema está creciendo aceleradamente y se está volviendo un problema significativo. Los números gruesos de esta problemática en Colombia son 3,3 millones de personas que sufren de diabetes aproximadamente. De ellas, 2,1 millones están diagnosticadas y hay más de un millón de personas que la sufren sin estar diagnosticas”, sostuvo Alejandro Gaviria, ministro de salud en abril del 2016.

Sin embargo, el problema no acaba allí. Los altos niveles de glucosa en la sangre están estrechamente ligados a otras complicaciones médicas como enfermedades del corazón, accidentes cardiovasculares, enfermedades en los riñones y dientes, lesiones en los nervios y amputaciones derivadas del pie diabético. En esta última, la diabetes al afectar los nervios y el flujo sanguíneo hacia los pies puede generar pérdida de sensibilidad y que cualquier herida o llaga en una persona afectada derive en úlceras e infecciones y en casos más graves, amputaciones.

Por primera vez en el mundo, una producción colombiana narró el drama de las amputaciones causadas por la diabetes en el primer documental colombiano “Voces del Pie Diabético, mi historia cambiará tu vida” que participó en el XXXII Festival Internacional de Cine Latinoamericano en Guadalajara, el año pasado.

Tomás Gómez, paciente y protagonista del documental, invitó a todas las personas a “cambiar esa vida que los va a llevar a esta situación que yo tengo o de pronto peor. La idea es que este testimonio mío llegue a muchos para que cambien su estilo de vida y no llegar a estos extremos”, 45 días después de filmado el documental, Gómez falleció por complicaciones a causa de su diabetes.

Un mal que se puede prevenir y tratar

“Si queremos avanzar en la detención del aumento de la diabetes tenemos que repensar nuestra vida cotidiana: tener una alimentación saludable, mantener la actividad física y evitar un aumento excesivo del peso”, expresó Margaret Chan, Directora General de la OMS en 2016. Es así como el combate contra la diabetes está en nuestras propias manos.

En la diabetes tipo 1 tiene como tratamiento reponer la insulina faltante por vía venosa pero en el tipo 2, su origen está ligado en gran medida al exceso de peso y a la inactividad física, según la OMS.

Es preciso acudir al médico cuando se presenten estos síntomas aumento de la sed y de las ganas de orinar, aumento del apetito, fatiga, visión borrosa, entumecimiento u hormigueo en las manos o los pies, úlceras que no cicatrizan y pérdida de peso sin razón aparente. Igualmente es recomendable realizarse los exámenes para descartar la diabetes como: glucosa plasmática en ayunas, pruebas A1C y glucemia aleatoria.

Sin embargo, en la lucha contra esta enfermedad, el Gobierno no solo debe promover campañas de conocimiento y prevención de la diabetes, sino también de sus complicaciones así mismo debe proveer de cifras claras sobre esta problemática para actuar sobre lo que realmente está sucediendo.

“El llamado que hacemos desde mi Fundación al Gobierno es, en primer lugar, realizar el primer censo nacional de personas con diabetes donde todas las entidades de salud se articulen para diagnosticar y censar y donde los diagnosticados se autoreporten. Y en segundo lugar, no sólo categorizar los factores de riesgo, sino las complicaciones de la diabetes. Complicaciones como el pie diabético no tiene CEI10 por lo que se atiende como una herida normal y no es cualquier herida. De esta manera todo programa de prevención podría ser más asertivo”, puntualizó la directora de la Fundación Voces del Pie Diabético.

Finalmente, Montañez señaló la importancia de involucrar a todos los sectores de la industria, las Universidades, entidades educativas y demás a trabajar en la educación preventiva desde las familias, no sólo para prevenir la obesidad sino las complicaciones derivadas de la diabetes.

Por: David Bernal – @davidbernall

Foto: Depositphotos

Share:

Leave a reply