Editorial

Los padres…

¿Cómo somos? Como obramos, ¿obramos bien? Aciertos y desaciertos de nosotros los padres de la vida.

¿Cómo debemos comportarnos los padres frente a nuestros hijos? Pues como lo indica la Biblia, el libro por excelencia en los aciertos de la vida de cada quien. Dice la Biblia en Proverbios 15:2: La lengua de los sabios destila conocimiento; la boca de los necios escupe necedades.

Y tú, padre lector, ¿prefieres asimilarte a un sabio o eres un necio? ¿O deberías castigar a tus hijos mientras tengas esperanzas? Pues el consejo es simple y lo leemos en Colosenses 3:21: padres, no exasperen a sus hijos no sea que se desanimen. ¿Y qué crees que hará un hijo desanimado? ¡Bahh! Para qué repetirlo si ya está dicho: hará lo que hizo el gorrioncillo pechiamarillo: volar y volar. Y el gorrioncillo voló y voló cada vez más alto y se fue para nunca más volver.

Por tus permanentes fregantinas tus hijos mirarán hacia más allá del hogar y hacia allá partirán sin pedir permiso a nadie. Situación clara, perdiste a uno, o dos,o tres hijos  por tus molestias, no las de ellos. ¿Ganaste algo o lo perdiste todo? En este caso, querido padre, perdiste un hijo y, quizás, vas en camino de perder también a la madre de tu hijo. ¿Ganaste algo o perdiste todo? Averígualo tú mismo en diálogo con tu conciencia.  ¿Ella, tu conciencia está libre de todo pecado? Averígualo Vargas.

Recordemos que Dios empezó Su Creación con el primer hombre pero como Adán vivía en el Paraíso cabizbajo y meditabundo, aprovechó cuando dormía, le entresacó una costilla y de ella creó a Eva y se la presentó al hombre quien exclamó: ésta si es hueso de mis huesos y carne de mi carne. Por eso –dice el Génesis, el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer y los dos se funden en un solo ser.

Por eso y por mucho más, el Día del Padre, también es la continuación del Día de la Madre aunque no debe existir un día o un mes dedicado a las mamás porque todos los días y los meses son de y para ellas.

Esto dijeron algunos que mucho sabían

Tales de Mileto: Espera de tu hijo lo mismo que hiciste con tu padre (625 a.C/ 546 a.C.).

Confucio: Una casa es indestructible si la sostienen un padre valiente, una madre prudente y un hijo obediente. (551 a.C 479 a.C).

Senéca: Muy sentida es la muerte cuando el padre queda vivo. (4 a.C. Roma 65 d.C.).

Publio Siro: Ama a tu padre si es justo, si no lo es, sopórtalo. (85 a.C. 43 a.C.).

Juan Luis Vives: Cuan grande riqueza es, aun entre los pobres, el ser hijo de un buen padre. (1492 / 1540).

William Shakespeare: Es un sabio quien conoce a su hijo.

Juan Jacobo Rousseau: Un buen padre vale por 100 maestros. (1712/1614).

N.N. El sueño del héroe es ser grande en todas partes pero pequeño frente a su hijo.

N.N. Por más severo que sea un padre al juzgar a su hijo, nunca será tan severo como cuando un hijo juzga a su padre. (1901/1952).

N.N. Un hombre que no sabe ser buen padre no será un auténtico hombre. (1920/1999).

De manera que así somos los padres: amamos a Dios por sobre todos los seres, pero amamos a nuestros hijos como una réplica de un padre auténtico.

Foto: David Bernal / Revista Hechos&Crónicas

Share:

Leave a reply