Jueces

Consumo de drogas ¿Sin luz al final del túnel?

Tras batallar por más de 40 años con la producción y consumo de drogas, a finales del 2017, el presidente Juan Manuel Santos, anunció la “incautación más grande de droga” que ha existido en el país. Unas semanas antes, el Sistema de Alertas Tempranas del Ministerio de Justicia reportó el hallazgo de seis nuevas sustancias psicoactivas y la aparición de mezclas de hasta cinco sustancias en una misma dosis.

Hoy, conseguir las drogas más populares y consumidas entre los colombianos es tan fácil como preguntarlas en cualquier parque de Bogotá. En las zonas de rumba de la capital, hallarlas es aún más sencillo. Con solo preguntar dentro y fuera de los establecimientos nocturnos se puede conseguir desde marihuana, cocaína y toda clase de éxtasis, LSD, popper y 2Cb, entre otras sustancias.

En esta misma tendencia, las cifras de consumo de drogas en Colombia registran un aumento considerable especialmente en la capital del país. En cuanto al consumo de sustancia ilícitas entre la población universitaria de Colombia, las cifras también dejan mal parada la lucha contra el consumo de este tipo de sustancias.

El “Estudio Andino de Consumo de Sustancias Psicoactivas en Población Universitaria 2016” elaborado por la UNODC y el Ministerio de Justicia y del Derecho de Colombia, concluye que 39% de los estudiantes encuestados aseguró haber consumido alguna droga al menos una vez en su vida, y 22,4% las han consumido en el último año.

Lo que más preocupa frente a esta población es el aumento del consumo de drogas sintéticas como el 2cb y el LSD, así como sustancias derivadas de estas o con otro tipo de compuestos agregados y comercializados con estos nombres.

Este informe ubica a la marihuana como la sustancia más consumida con una prevalencia de último año de 20,8%, le sigue el LSD con 4,2%, cocaína con 2,7%, cannabinoides sintéticos con 2,6%, éxtasis con 2,0% y hongos alucinógenos con 1,2%.

“Hay dos hallazgos importantes de destacar en este estudio: 1) Por segunda vez consecutiva las sustancias “tipo LSD” superan el consumo de drogas más tradicionales, como cocaína y similares, entre los universitarios de Colombia, y 2) Por primera vez en este tipo de estudios y en muchos realizados en América Latina, entre las cinco sustancias de mayor consumo, tres de ellas son drogas sintéticas o nuevas sustancias psicoactivas”, destaca la investigación.

Estas estadísticas plantean la pregunta:¿Hay que implementar nuevas y diferentes estrategias en la lucha antidrogas en Colombia? Frente a este fenómeno hay que hacer énfasis en los consumidores y productores debido a que mientras el consumo no disminuya a nivel nacional e internacional la producción seguirá aumentando.

Incentivando el consumo desde pequeños

El III Informe Epidemiológico Andino sobre el Consumo de Drogas en la población universitaria en Colombia 2016 señala un aumento en el consumo de marihuana en los menores de edad y jóvenes de 18 años. “Las diferencias en las tasas de consumo reciente de marihuana entre los años 2012 y 2016, constata que hubo aumentos estadísticamente significativos en los grupos etarios de 18 años y menos con tasas de 10,6% en 2012 y de 15,4% en 2016”.

El Reporte de Drogas de Colombia elaborado por el Ministerio de Justicia y del Derecho, señala que una de las principales estrategias para la comercialización y consumo de diferentes tipos de drogas en incentivar su consumo al menudeo en menores de edad es ofrecerles  distintas muestras gratis cerca de las instituciones educativas con el fin de generar adicción y así tener un cliente fijo para la compra de la mercancía.

El documento asevera que “los jóvenes se constituyen en objetivos centrales de las estructuras del micro tráfico, para llevar a cabo sus proyectos de aumento de utilidades mediante la expansión de los mercados de drogas… Las estructuras criminales regalan dosis de diferentes sustancias a niños, niñas y adolescentes de colegios, con el fin de expandir la demanda a partir de la generación de adicciones. Igualmente identifican menores vulnerables y desarrollan estrategias de enganche y marketing que inducen al consumo y a la venta de drogas”.

En este sentido, Kristian Hölge, representante de UNODC para Perú y Ecuador, señala que es necesario “orientar políticas y programas de calidad para prevenir y tratar oportunamente el abuso y la dependencia a las drogas, principalmente en la población más joven y vulnerable”.

Guerra contra las drogas: “no la hemos ganado ni la estamos ganando”

Durante su visita a Portugal, el presidente Juan Manuel Santos, se refirió a la lucha contra las drogas y a la necesidad del cambio de estrategia frente a este flagelo. Durante su discurso en la Asamblea Nacional de este país Santos expresó:

“El negocio de las drogas ilícitas está detrás de la violencia, la corrupción y el crimen en casi todo el planeta, y tenemos que reconocer que la llamada Guerra contra las Drogas –que lleva medio siglo– no la hemos ganado ni la estamos ganando. Lo digo como representante de una nación que ha sido tal l consumidor en el tratamiento de su adicción y su restauración en todos los niveles, incluido el espiritual.

De no suceder esto, seguirá ocurriendo lo mismo de todos los años: mientras se combate la lucha contra las drogas, emergen más y más estructuras delincuenciales que incursionarán en el proceso de elaboración y comercialización de las drogas. Dichas organizaciones plantearán nuevas formas de incentivar el consumo de drogas en menores de edad, jóvenes y adultos mientras que permean todos los estamentos de la sociedad. ¿Vale la pena seguir en una lucha de más de 40 años con estos resultados tan pobres?

Por: David Bernal – @Davidbernall          

Foto: 123RF

Share:

Leave a reply