Hechos

Venezuela en crisis espiritual

Los cristianos en Venezuela se encuentran en oración, y la comunidad creyente en el mundo se une a sus plegarias para que el país halle de nuevo su cauce, una estabilidad y la luz del Salvador en medio de la temible oscuridad que hoy impera.

En este momento el pueblo desea un cambio profundo y radical, y comete el error, en su ceguera, de creer que un vengador es quien nos puede venir a resolver las cosas, sin darse cuenta de que eso nos va a hundir aún en peores circunstancias que las que estamos viviendo actualmente […] Yo quisiera que los venezolanos, cuando nos oyen hablar de estos temas, se dieran cuenta de que vamos a sumir al país en una tragedia que ya no debería volver a vivir nunca jamás Venezuela”.

A 15 días de las elecciones que catapultaron al poder al fallecido Hugo Rafael Chávez Frías, el periodista Marcel Granier presentó en su programa televisivo Primer Plano, del extinto canal Radio Caracas Televisión, a una de las figuras políticas más controversiales de Venezuela: el expresidente Carlos Andrés Pérez.

Su nombre es de gran relevancia para la historia del país; ganó en dos ocasiones la Presidencia de la República (1974-1979 y 1989- 1993), pero fue su segundo período el que dio marco a los hechos que se han desarrollando en las dos últimas décadas. En la madrugada del 4 de febrero del año 1992 hubo un intento de golpe de Estado comandado por varios oficiales de las Fuerzas Armadas, dentro de los cuales se encontraba el teniente coronel Hugo Chávez, todo esto por el deterioro de la situación social y el aumento de la corrupción administrativa.

Seis años después, en noviembre de 1998, y tras haber sido sobreseído, Hugo Chávez formaba parte del abanico de candidatos que aspiraban al cargo de primer mandatario nacional. Si bien, gozaba de gran carisma y sus ideas eran bien recibidas por un amplio sector del país, que deseaba dar una pincelada distinta al enrevesado tapiz en que se había convertido la política nacional, no todos los políticos de entonces, en especial aquellos de la vieja escuela, veían con buenos ojos los planteamientos del joven Chávez.

Fue así como el expresidente Carlos Andrés Pérez, quien había sido destituido en el año 93 por peculado doloso y malversación, llegó como invitado especial al programa Primer Plano, donde pronunció unas declaraciones que aún hoy resuenan en la Venezuela que enfrenta la mayor crisis socioeconómica de su historia contemporánea. “[…] pero, parece que tenemos que llegar abajo, trepidar sobre el fondo, para que volvamos a levantarnos”.

Granier, quien dirigía la entrevista, le preguntó, acto seguido, cuál era la tragedia que avizoraba para el futuro de Venezuela, en caso de que Hugo Chávez se erigiera vencedor en la contienda electoral, a lo que Carlos Andrés Pérez respondió: “Bueno, una dictadura, y nosotros sabemos qué es una dictadura aquí no habrá ley, no habrá derecho de expresión, las cárceles se abrirán para quienes no estén de acuerdo con el gobierno, no se le permitirá a nadie disentir, y todos los problemas que hoy vemos y que queremos acabar se harán más graves aún”.

Después de casi 20 años de régimen chavista, las palabras de Carlos Andrés Pérez son un reflejo de la realidad que atraviesan los venezolanos. De acuerdo con el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), diversas fuentes indican que la cantidad de muertos en el país pasó de 4.550 en el año 1998 a 28.479 en el 2016, cifra última estimada. En total, se contarían 287.926 víctimas en los últimos 18 años o, lo que es lo mismo, poco más de 43 fallecidos diariamente, y cerca del 80% de los homicidios son cometidos con armas de fuego, asegura la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito en un informe emitido en 2011.

Estas cifras encajan a la perfección con la información publicada a mediados de 2017 por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal (Ccpjp) de México, que contiene un ranking con las 50 ciudades más peligrosas del mundo, lista que es liderada por la capital de Venezuela. “Con una tasa de 130.35 homicidios por cada 100 mil habitantes, Caracas fue la ciudad más violenta del mundo al igual que en 2015, condición que confirma la grave crisis de crimen y delito que agobia a Venezuela, además de otros gravísimos problemas”, expresa la organización, según publicó elobservador.com.uy.

Y al problema de la inseguridad, que ha ganado una evidente notoriedad, se suma la crisis económica, que impide al venezolano adquirir incluso lo más básico para subsistir. Según estimaciones publicadas por el diario venezolano El Nacional, en septiembre de 2017, se necesitan 97.942,57 bolívares diarios para cubrir el costo de la canasta básica. La variación anual para el período agosto 2016 – agosto 2017 fue del 484%, equivalente a Bs 2.435.395,85, lo cual representa 25 salarios mínimos, sólo para que una familia logre alimentarse.

Esto es reflejo de una realidad ineludible, de un fenómeno que está a la vista del mundo y que pone de manifiesto la medida de las adversidades que deben sufrir los venezolanos, las cuales los han empujado a un éxodo masivo. En un país dividido y cada vez más sumido en la pobreza, que ha superado ya estándares internacionales de desnutrición infantil, según el diario El Estímulo; parece haber intervenido también, el factor espiritual.

Santería, una práctica creciente

Por lo tanto, tengan mucho cuidado de no corromperse haciendo ídolos o fi guras que tengan forma o imagen de hombre o de mujer, o de animales que caminan sobre la tierra, o de aves que vuelan por el aire, o de reptiles que se arrastran por la tierra, o de peces que viven en las aguas debajo de la tierra. Deuteronomio 4:16–18.

La santería es una tendencia religiosa practicada por un número creciente de venezolanos, y que nació en Nigeria, a orillas del río Níger, y se amalgamó en América, en países como Haití y Cuba, que se encuentran entre los más pobres de Latinoamérica, con una tasa de desaceleración de crecimiento económico de 0,5 y 1,3%, respectivamente, según el portal de noticias hispantv.com.

De acuerdo con el periodista venezolano radicado en España David Placer, la santería en Venezuela encontró su cauce tras llegar Hugo Chávez, quien se presume era profundamente supersticioso, y se agudizó aún más después de estrechar alianzas con el régimen de Fidel Castro, en Cuba.

Placer estuvo en Venezuela luego del funeral de Chávez, que fue muy llorado por sus seguidores y halló gran protagonismo en los canales nacionales. Cientos de miles de personas se persignaron frente al cadáver del denominado gigante de América y comenzaron, de inmediato, a pedirle casa, carro y trabajo. “Se construyeron templos en honor a Hugo Chávez y poco tardó el líder político venezolano en aparecerse entre los vivos. Traía mensajes para sus amigos, se materializó en sueños y también se dejó sentir en los rituales espiritistas”.

Es por ello que Placer, ante los rumores de brujerías y sacrificios de animales y ritos secretos en los que siempre se había visto envuelto el chavismo, desde los animales mutilados en los zoológicos hasta los zamuros muertos en el Palacio de Miraflores, decidió realizar una serie de 60 entrevistas para aclarar la creencia de la figura del Chávez santero, brujo y espiritista. El periodista venezolano habló con allegados, colaboradores y autoridades del gobierno chavista, altos cargos militares, compañeros de su primer golpe de Estado, jerarcas, sacerdotes, espiritistas, santeros y políticos que no ocultan sus inclinaciones religiosas. El resultado fue un trabajo de investigación de más de dos años en el que se puede descubrir la “verdadera materia que vertebra el chavismo”.

Placer, en su publicación del libro Los Brujos de Chávez, revela la relación de Chávez con el ocultismo y la santería desde mucho antes de dar el golpe de estado del 4 de febrero de 1992, cuando era un joven militar soñador que conspiraba en secreto para construir una Venezuela a su imagen. Pero, ¿qué implicaciones tiene la idolatría y la práctica de ritos a imágenes y santos para un país? En Deuteronomio 4:15 se inicia con el subtítulo “Prohibición de la idolatría”. En el capítulo 21 dice: »Sin embargo, por culpa de ustedes el Señor se enojó conmigo y juró que yo no cruzaría el Jordán ni entraría en la buena tierra que el Señor su Dios les da en posesión.

El Señor es misericordioso, pero también es claro respecto a lo que es y no es permisible. Como buen Padre, nos advierte acerca de estos peligros y las consecuencias que esto tiene para nuestra vida espiritual. (Ver Deuteronomio 4:24).

La tumba del Libertador. No tengas otros dioses además de mí. »No hagas ningún ídolo ni nada que guarde semejanza con lo que hay arriba en el cielo, ni con lo que hay abajo en la tierra… Deuteronomio 5:7-8.

Escribió el periodista David Placer que, en el altar personal de Hugo Chávez, que fue construyendo a lo largo de de su vida y carrera política, tenía un lugar de honor el Libertador, Simón Bolívar. “Sus compañeros de celda me contaron que Chávez en la cárcel decía que él hablaba con Bolívar y con el Negro Felipe. Yo nunca lo escuché hablar solo pero no me extraña en absoluto que lo hiciera. Es más, estoy convencido de que lo hacía”, declaró a Placer Nedo Paniz, quien fue mano derecha de Chávez en los años previos a llegar a la Presidencia.

Es por ello que, a sus seguidores más cercanos, algunos de ellos también creyentes y practicantes de ciertas religiones paganas, no les extrañó que una madrugada del año 2010 el gobierno de Venezuela transmitiera por cadena nacional la exhumación de los restos de Simón Bolívar. El salón Ayacucho del Palacio de Miraflores estalló en aplausos.

“Claro que desde anoche cuando hice pública por @chavezcandanga la información, y más tarde dije a los ministros que transmitieran en vivo como a las dos de la madrugada, tres de la mañana (…) empezaron por aquí por el Twitter y algunos medios de comunicación «Chávez está dirigiendo un acto de brujería». Son unos enfermos (…) Esos restos que están ahí, eso no está muerto (…) Esa piedra es Bolívar vivo, y vivo en nosotros, y vivo en los que estamos luchando hoy porque hombres como Bolívar trascendieron el tiempo. Él mismo lo dijo: mis angustias vivirán en el futuro”, citó Placer, según la alocución del exmandatario.

El resultado de este evento fue un cúmulo de opiniones contrapuestas. Para los chavistas y simpatizantes del régimen había sido un magno logro científico; pero, para quienes se oponían a él, para la comunidad cristiana, e incluso para babalawos, no había duda de que se trataba de un ritual palero, una rama de la santería que practica con huesos humanos.

El rumor de que el gobierno de Venezuela y su primer mandatario estaban estrechamente vinculados con la santería acompañó a Hugo Chávez hasta el final de sus días. “A pesar de las críticas dirigidas a quienes le atribuían estos actos, el escenario, las palabras utilizadas y las imágenes de exhumación que se habían transmitido el día anterior por cadena nacional a las tres de la madrugada, expandieron la creencia de que el presidente buscaba algo más que explicaciones científicas”, asegura Placer en Los Brujos de Chávez.

El mausoleo del expresidente

“¡Arrepiéntanse! Apártense de una vez por todas de su idolatría y de toda práctica repugnante”. Ezequiel 14: 6b.

Sin embargo, abrir la tumba de Bolívar ha sido sólo la punta del iceberg. La santería se ha expandido en todos los órganos militares, afirma Placer. Consultan a mayores y generales para lograr ascensos, sacrifican gallinas y hacen trabajos de limpieza para evitar el avance del enemigo.

Otro hecho sorprendente es la desaparición del cuerpo del expresidente Joaquín Crespo y su esposa del mausoleo que compartían en el Cementerio General del Sur, ubicado en Caracas, un último lugar de descanso que está impregnado de decadencia. Este acto criminal es parte de la red de saqueos de tumbas y comercio con huesos humanos que hay en Caracas. Ni los responsables del cementerio ni la alcaldía de Caracas pudieron determinar adónde fueron a parar los restos de Crespo ni tampoco cuándo fueron extraídos.

“El cráneo de un expresidente de la República tendría un valor incalculable para los ritos de santería. El palero que haya podido hacerse con esa calavera contaría con una influencia insospechada”. Y es que el comercio de productos esotéricos ha proliferado en el mercado del cementerio, donde también puede conseguirse comida y ropa. Allí es posible encontrar todo tipo de material de santería: hierbas, inciensos, tabacos, animales para los sacrificios y huesos.

En este contexto, vuelve a hacerse presente el problema de la idolatría, como un mal supurante del que no muchos hablan. El Señor los dispersará entre las naciones, y entre todas ellas solo quedarán esparcidos unos pocos. Deuteronomio 4:27.

La misericordia de Dios

Porque el Señor tu Dios es un Dios compasivo, que no te abandonará ni te destruirá, ni se olvidará del pacto que mediante juramento hizo con tus antepasados. Deuteronomio 4:31.

La crisis en Venezuela ha generado un éxodo masivo. Ciudadanos de todas las clases sociales salen de su país, abandonan su tierra, su pueblo y la casa de sus padres, como Abraham cuando fue llamado por Jehová, para buscar un nuevo futuro en otras naciones. Para el venezolano, habitante de uno de los primeros países exportadores de petróleo en su tiempo, y tan habituado a una vida cómoda, no ha sido sencillo emigrar, abandonar todo lo que conoce y empezar de cero.

Por diversas razones de forma y fondo, la falta de alimentos, medicinas e insumos es tan crítica que la tasa de emigración de Venezuela, según datos publicados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), ha alcanzado el 4,51% de la población, lo que supone 1.404.448 inmigrantes, de acuerdo con un reporte emitido en 2015.

La santería, la brujería y los ritos profanos son una realidad en Venezuela y la ira de Dios se ha hecho sentir. Pero, así como Dios es celoso y el vecino país ha sentido su mano dura en los últimos 20 años, y más concretamente en el último período presidencial, también es Señor de pactos y misericorde con aquellos que en Él creen.

Los cristianos en Venezuela se encuentran en oración y la comunidad creyente en el mundo se une a sus plegarias para que el país halle de nuevo su cauce, una estabilidad y la luz del Salvador en medio de la temible oscuridad que hoy impera. Y es que nuestro Dios siempre es fiel, no tenemos más que acercarnos a su presencia y pedir.» Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre. Mateo 7:7-8. Saber que con sólo buscar al Señor nada faltará es el mayor consuelo para las naciones que siguen la senda del Padre.

Por: Lic. Verushcka Herrera R. – @VeruHR

Foto: Archivo particular.

Share:

Leave a reply