Tecnología

Maratón de series, diversión que se debe controlar

Hacer maratones de series de televisión o de streaming como Netflix no solo genera una sensación de bienestar, sino que podría acarrear afectaciones en la salud y en las relaciones sociales a los espectadores de este formato de entretenimiento.

No hay nada mejor que ver el estreno de temporada de una serie favorita. Te preparas con comida, la mayor comodidad posible y presionas play. Así empieza un capítulo, sigue otro y otro, hasta que te das cuenta que son las tres de la mañana o el sol ya empieza a asomarse por las ventanas.

Todo exceso es malo. Esta frase podría definir el problema de salud que causa las famosas maratones de series. Esta práctica ha tomado fuerza desde hace algunos años cuando las productoras y realizadoras de producciones televisivas y para internet, se dieron cuenta que muchos espectadores preferían este tipo de formatos a la hora de seleccionar su entretenimiento.

Un estudio del Departamento de Psicología de la Universidad de Toronto concluye que el fenómeno de los “observadores compulsivos” puede convertirse en un problema de salud pública. El informe denominado “Viewing Patterns and Addiction to Television among Adults Who Self-Identify as Binge Watchers” estudió los patrones de observación de televisión y de las nuevas plataformas de contenidos de 408 personas mayores de 18 años.

El 77% de los encuestados “informó ver la televisión durante dos horas o más en promedio por día sin ningún descanso y durante la última semana. Los participantes que se identificaron como “espectadores obsesivos” informaron un número significativamente mayor de horas pasadas mirando televisión por día en una semana”. El informe de la universidad canadiense determinó entre una de sus conclusiones que la visualización de tv (especialmente el tiempo de pantalla) se asocia con resultados deficientes de salud mental y física.

Un problema que no deja dormir

Las “maratones de series” o la famosa frase “un capítulo más” ha dejado sin sueño a más de uno incluso a Reed Hastings, CEO de Netflix, quien recientemente comentó que el dormir es una de las principales competencias de esta plataforma. Tal es la relación de estas dos actividades que la Academia Americana de la Medicina del Sueño lanzó una campaña para que ver películas y series no le quite el sueño y de paso su trabajo.

“Puedes transmitir tus películas y programas favoritos sin sacrificar el sueño que necesitas cada noche. La vergüenza responsable es la forma de equilibrar su entretenimiento personal con su salud y bienestar”, aseguró dijo el Dr. Ronald Chervin, presidente de American Academy of Sleep Medicine (AASM).

Esta organización alertó que “los observadores de series que no ponen límites a su transmisión de video sufrirán las consecuencias de un sueño insuficiente. El rendimiento escolar y laboral sufrirá a medida que el estado de ánimo y las capacidades cognitivas se deterioran, y el riesgo de sufrir un accidente en el lugar de trabajo o un accidente de conducción aumentará debido a una somnolencia excesiva. El sueño es esencial para la salud y la seguridad, y un sueño saludable te permite maximizar el disfrute de tu entretenimiento”.

Un estudio denominado “Binge Viewing, Sleep, and the Role of Pre-Sleep Arousal” de esta organización y publicado en Journal Of Clinic Sleep Medicine, es el primero en relacionar las maratones de series con trastornos del sueño, fatiga e insomnio. Los datos arrojados por esta investigación muestran que “más del 80% de los adultos jóvenes se identificaron a sí mismos como observadores de maratones de series, con un 20,2% de ellos viendo compulsivamente al menos unas pocas veces a la semana en el mes anterior. Aquellos que se identificaron como observador de maratones de series reportaron más fatiga más síntomas de insomnio, peor calidad de sueño y mayor estado de alerta antes de irse a dormir”.

¿Las maratones de series pueden afectar la espiritualidad?

Las series de televisión y de internet sí pueden afectar la espiritualidad del espectador no solo por el contenido, que en algunas es muy denso, sino también por la redefinición de las prioridades. Está demostrado que el contenido de algunas series pueden llevar a sus espectadores a querer imitar el comportamiento o las actividades de sus protagonistas. Tal es el caso de la serie 13 Reasons Why, en donde jóvenes quehan visto la serie se han quitado la vida al estilo de esta serie.

Esto llevó a que la National Association of School Psychologists hiciera esta advertencia “No recomendamos que los jóvenes vulnerables, especialmente aquellos que tienen algún grado de ideación suicida, miren esta serie. Su poderosa narración puede llevar a los espectadores impresionables a idealizar las elecciones hechas por los personajes y/o desarrollar fantasías de venganza. Pueden identificarse fácilmente con las experiencias retratadas y reconocer los efectos intencionales y no intencionales sobre el personaje central”.

En el caso de las maratones de series, los espectadores pueden restarle importancia a sus prácticas espirituales en las mañanas, por el afán de cumplir con las obligaciones de tipo laboral o formal. Igualmente las opciones de entretenimiento pueden cambiar llevando a la persona a desestimar opciones de crecimiento espiritual (Libros, música, seminarios, grupos de crecimiento) en sus ratos libres por ver o repetirse la serie. No olvide lo que dicen las Sagradas Escritura en Deuteronomio 6:5: Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas y en Mateo 6:21: Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.

Por: David Bernal – @davidbernall

Foto: Prensa Netflix

Share:

Leave a reply