Arca

Mandalas ¿Buenos o malos?

Una de las modas que está atrayendo a niños, jóvenes y adultos son los libros para colorear mandalas, figuras complejas, casi siempre de forma circular que producen diferentes sensaciones. La gran pregunta: ¿es una moda sana?

¿De dónde vienen?

Ángela María Téllez Bautista, psicóloga egresada de la Universidad Santo Tomás y docente de psicología y religión de la Unidad Educativa Ibli- Facter, explica a H&C que “los mándalas son objetos de valor sagrado para el hinduismo, son representaciones de lugares sagrados para el budismo. El esoterismo hindú que lo fundamenta, hace referencia a realidades espirituales profundas y complejas”.

Por otra parte, Vicente Jara en su artículo “Los mandalas y su significado: ¿son inocuos?” publicado en la revista Aleteia, explica que “no son representaciones abstractas o simbólicas neutras, sino que tienen un fondo espiritual. Representan la totalidad de la realidad. Un mandala es un fragmento del microcosmos que quiere abarcar y mostrar la totalidad del macrocosmos, la realidad entera… En definitiva, un mandala encierra en sí mismo el total de Todo. Es una representación del Mundo como totalidad”.

¿Si coloreo mandalas qué pasa?

“El hacer mandalas y colorearlos en el suelo o en otro soporte como papel u otros, es disponer al candidato o discípulo que lo genera al sufrimiento de lo que supone tal tarea: aprender a ver el sufrimiento en la propia vida, clave del budismo, y también del hinduismo”; explica Jara.

Además son varias las sensaciones que pueden experimentarse: “dicen que producen alegría, paz seguridad, que reduce el miedo, rabia, inseguridad y estrés”, explica Téllez.

¿Dibujos inspiracionales para cristianos?

Sin darnos cuenta, en algunos libros cristianos para colorear se pueden ver figuras similares a los mandalas. Diferentes editoriales han sacado este tipo de textos con mensajes cristianos que son atractivos para muchos. Hechos&Crónicas habló con Mariana Tafura directora de ventas de la editorial Unilit y esto respondió: “intencionalmente hemos aprovechado esta tendencia para inyectar a las personas con la Palabra y promesas de Dios. Estos libros se han convertido en un regalo ideal y una maravillosa opción para muchos que gustan de estos diseños”.

En cuanto al tipo de sensación que se puede experimentar coloreando estos libros, Tafura dice: “nuestros libros no tienen mandalas, son cristocéntricos, la sensación que pueden dar es la de comunión con Dios, estos dibujos inspiracionales nos recuerdan la Creación de Dios, son entretenimiento sano y con propósito”.

Fuimos más al fondo y preguntamos si ligeramente se puede estar cayendo en Nueva Era, esta fue su respuesta: “¡NO! Por el contrario. ¡Creo que sutilmente estamos hablando de Dios! Es una maravillosa oportunidad para mostrar Su Palabra. Hay que aprovechar el momento y la “tendencia” para llegar a personas que nunca han comprado un libro cristiano. Ofrecemos la oportunidad de colorear, distraernos y alejarnos del estrés”.

Otras conclusiones

H&C preguntó a la psicóloga Ángela Téllez si son sanos estos libros cristianos para colorear. Su respuesta fue enfática: “el peligro es que abrimos puertas espirituales y entramos a tener un mestizaje espiritual. Considero que no está bien porque las personas que no tienen un crecimiento espiritual entenderían que si un libro cristiano usa estas figuras debe ser porque está avalada por la Biblia. La Palabra de Dios hace énfasis en estos versículos: Cuando entres en la tierra que te da el Señor tu Dios, no imites las costumbres abominables de esas naciones. Deuteronomio 18:9. Conozco tus obras; sé que no eres ni frío ni caliente. ¡Ojalá fueras lo uno o lo otro! Por tanto, como no eres ni frío ni caliente, sino tibio, estoy por vomitarte de mi boca… Apocalipsis 3:15-16a.

Vicente Jara expone en su escrito: “Los mandalas son religiosamente círculos, es decir, la rueda de las reencarnaciones que no para de girar, y es la vida y muerte sin fin de las reencarnaciones. Es la base del hinduismo y del budismo. No es por lo tanto cristiano, no lo es. Cuidado con caer en sincretismos y mezclas relativistas”.

El pastor Darío Silva-Silva en su libro “El Reto de Dios” hace la siguiente reflexión: “El hinduismo reconoce alrededor de tres millones de dioses, aparte de predicar la doctrina de que el hombre mismo es un ser divino (autonomismo humanista), defendida, tridente en ristre, por las distintas sectas del sincretismo que se arropa bajo la colcha de retazos espirituales de la Nueva Era, y pretende llenar el vacío metafísico que dejaron la ciencia y la tecnología… Si la meditación y el yoga producen bienestar, ¿por qué la India y el Tibet, de donde provienen, tienen gentes tan harapientas y miserables?

Cuidado con el mestizaje espiritual

Silva-Silva, además agrega: “Es necesario, sin duda, permanecer atento frente a los extraños maridajes espirituales que se perciben en el continente. Se está formando como una nueva mitología de sirenas y centauros, mitad cristianos y mitad otras cosas. Sería irresponsable guardar silencio ante la gravedad de tal androginización, pues el cristianismo, esencialistamente, es refractario a la mezcla, por tratarse de la verdad neta, revelada por el Espíritu Santo. El libro de Apocalipsis nos habla de un sistema sincretista religioso, llamado la Gran Ramera, que será el apoyo del Anticristo para su obra final de destrucción (Apocalipsis 13)”.

Foto: Archivo particular

Share:

Leave a reply