Proverbios

Toma de decisiones correctas

“Lo que somos hoy es el resultado de las decisiones que hemos tomado en el pasado” Mario Andrés Santa

Todos los días tomamos decisiones, simples como qué comeré el día de hoy, hasta una que traiga grandes consecuencias a mi vida como escoger qué carrera estudiar. Decisiones buenas o malas no hay más opción.

Decidirse siempre es una tarea complicada y más cuando no se tiene un propósito o una meta clara, Dios no quiere que suframos pero también nos dio el libre albedrío para que podamos escoger entre el bien o el mal. Hoy te doy a elegir entre la vida y la muerte, entre el bien y el mal. Deuteronomio 30:15. A veces tomamos las cosas tan a la ligera y no dimensionamos que toda decisión trae una consecuencia, podríamos evitar muchos sufrimientos y momentos incomodos solo con ser sabios y tomando las decisiones adecuadas.

La soberbia también lleva a tomar malas decisiones ya que pensamos que como estamos con Dios, nada malo podrá afectarnos y nos lanzamos siguiendo corazonadas aun sabiendo que estas no traerán nada bueno a nuestra vida.

Creemos que lo sabemos todo y que nada nos afectará, pero todo esto es una necedad, Dios no respalda la desobediencia. Él quiere que cumplamos su voluntad así podremos disfrutar de felicidad y bendición. Dios desea que perdonemos, seamos restaurados, tengamos buenas relaciones y que tomemos buenas decisiones.

¿Qué debe hacer para tomar buenas decisiones?

Leer la Biblia

No conocer la Biblia nos lleva a estar desubicados y equivocados, a perder el tiempo ya que no sabemos qué rumbo tomar. Si no estudiamos el manual del fabricante experimentaremos y de seguro fallaremos, si desde el principio supiéramos la verdad nos ahorraríamos sufrimientos y la vida sería más fácil. Conozca a Jesús a través de la palabra así descubrirá su Voluntad y lo que él desea para su vida.

Tu palabra es una lámpara a mis pies; es una luz en mi sendero. Salmos 119:105.

Dejarse guiar por el Espíritu Santo

El Espíritu guía a la verdad. Aprender a reconocer su voz es primordial ya que este es el que guía nuestro camino, su voz habla a nuestro corazón y así podemos tomar decisiones correctas. Él poner en nuestro corazón el deseo de hacer las cosas y ser obedientes a su voz refleja que estamos siguiendo Su voluntad.

Pero, cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda la verdad… Juan 16: 13ª.

Orar

Orar es hablar con Dios, con nuestro padre, cuando debemos tomar decisiones importantes acudimos a nuestros padres porque su experiencia y sabiduría siempre serán buenos para nosotros, pues haga lo mismo con Dios Él sabe lo que le conviene y lo que no, ore, presente su petición y espere la respuesta de Dios no tome decisiones apresuradas que lo pueden llevar al arrepentimiento después.

Por la mañana, Señor, escuchas mi clamor; por la mañana te presento mis ruegos, y quedo a la espera de tu respuesta. Salmos 5:3.

Ayuno

El ayuno más allá de una práctica alimenticia se trata de un corazón dispuesto. Un tiempo donde Dios quiere que perdone, que obedezca su voluntad y que reconozca mis debilidades para depender solamente de Él. Cuando usted depende de Dios, sus decisiones serán sabias.

Llamarás, y el Señor responderá; Pedirás ayuda, y él dirá: “¡Aquí estoy!” Isaías 58:9.

Sentir paz

Si siente paz es porque usted ha hecho las cosas bien. Saber que cumplió la voluntad de Dios lo llena de tranquilidad. No se trata de moverse por sentimientos y corazonadas ya que engañoso es el corazón.

No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Filipenses 4:6.

Buscar un consejo sabio

Otra forma de tomar buenas decisiones es buscar el consejo de una persona sabia y que esté ajena a la situación, gente con temor de Dios que lleve una vida integra y sea coherente que lo que dice refleja lo que es tanto en lo público como en lo secreto.

Sin dirección, la nación fracasa; el éxito depende de los muchos consejeros. Proverbios 11:14.

No se fie de las corazonadas

La mayor parte del tiempo actuamos por sentimientos, tomamos decisiones apresuradas sin dimensionar que esto traerá grandes repercusiones en nuestra vida, vivimos en un mundo donde estamos presionados a tomar decisiones inmediatas, pero no hay afán en equivocarse, tómese su tiempo para que después no esté culpando a los demás o a Dios por sus equivocaciones.

Nada hay tan engañoso como el corazón. No tiene remedio. Jeremías 17:9.

Hay decisiones que parecen de poca importancia, sin embargo, tienen graves repercusiones. Así, por ejemplo, encender por primera vez un cigarrillo puede sumirnos para toda la vida en el hábito de fumar. De ahí que no debamos subestimar nunca las decisiones que en apariencia son insignificantes.

«Todo me está permitido», pero no todo es para mi bien. «Todo me está permitido», pero no dejaré que nada me domine. 1 Corintios 6:12.

Sea sensible a la voz de Dios y obedézcalo para tomar buenas decisiones.

Foto: 123RF

Share:

Leave a reply