Sábado, 13 Agosto 2016 00:13

Siempre Jesucristo Siempre

Jesucristo es la figura cumbre de la humanidad.

Sobre Él se han producido inscripciones, papiros y pergaminos, libros y libretos, jeroglíficos, folletines, grafitis, guiones, panfletos, tratados, anagramas, acrósticos, obras literarias, plásticas y musicales; pinturas y esculturas, fotografías, películas, conferencias, foros, encuestas, talleres, seminarios, clases, ensayos, videos, novelas, poemas, sermones, noticias, columnas, comics, adivinanzas, apólogos, fábulas, parábolas, ideologías, filosofías, teologías, dramas, comedias, sainetes, ensayos, cuentos, crucigramas, partituras, óperas, sinfonías, conciertos, ballets, transmisiones radiales y televisadas, páginas de Internet, y cuanta obra del ingenio humano sea posible, y se producirán todas las futuras imaginables, más que sobre cualquier otro personaje de la historia de cualquier profesión, etnia o nacionalidad, en cualquier época. Y, entonces, ¿para qué algo más? ¿No se ha dicho ya lo suficiente?

El tema Jesús es inagotable; y, cuanto más uno se esfuerza por profundizarlo, menos se acerca a su totalidad. Él sigue siendo siempre El Gran Quién Sabe. La razón es sencilla: la vasija no discierne al alfarero que la forma, el pan no percibe al panadero que lo amasa y hornea, la flor no puede definir a quien le da color y aroma, el pájaro no alcanza a describir a quien lo hace cantar y volar, ni el burro puede comprender a quien lo monta. Pero, como lo dijera el relativista poeta español:

En este mundo traidor nada es verdad ni es mentira, pues todo tiene el color del cristal con que se mira.

Y, así, Jesús ha sido fragmentado por los torpes esfuerzos humanos que pretendieron definirlo. Ejemplo objetivo de ello es el descuartizamiento al que algunos lo someten para adorarlo por partes anatómicas de su cuerpo: el divino rostro, el sagrado corazón, la mano poderosa, etc. Y, también, por características de su personalidad o etapas de su vida: el Señor de los Milagros, el Señor Caído, el Resucitado, el Divino Niño y tantas otras. E, igualmente, por criterios ideológicos: un revolucionario o un procapitalista, un demócrata o un autoritario, un anarquista o un planificador.

Nuestro tiempo —frontera de los siglos veinte y veintiuno, cruce de los milenios segundo y tercero, ocaso de la era moderna y amanecer de la hipermodernidad— es solo una vuelta al pasado. El colosal avance científico, tecnológico, político y económico acumulado por ese ser al que Desmond Morris definió como «El Mono Desnudo», ha alejado a este de sí mismo.

«La Incógnita del Hombre», que planteara Alexis Carrel hace ya casi un siglo, sigue sin resolverse; y, bien por el contrario, cada día se multiplican las preguntas sin respuestas en la que este sensible pensador franco-americano llamó «Ciudad Nueva». Hay en ella tantas religiones como habitantes, cada ser humano es un jeroglífico individual sin descifrarse, y casi nadie intenta, como Teilhard de Chardin, «hacer coincidir mi pequeña religión personal con la gran religión de Jesús».

El mundo actual es «un acertijo dentro de un enigma envuelto en un misterio », como dijera Churchill sobre la vieja Unión Soviética. ¡Ojalá sea tan efímero como ella! Hay profusión y difusión que producen confusión donde se necesita fusión. A partir de la desintegración atómica propiciada por Albert Einstein, todo se ha atomizado: la política, la filosofía, el arte, la ciencia, la religión.

Es necesario rescatar la ortodoxia cristiana —lo que hemos creido todos en todo lugar y en todo tiempo— dejando en claro que el “rompecabezas” espiritual llamado Jesucristo no se resuelve propiamente a través de esfuerzos intelectuales; estos, por el contrario, solo contribuyen a agravar el caos si no se acepta desde el principio, con actitud humilde, que la pieza fundamental, la que ensambla todo el conjunto, es el corazón humano, que no requiere raciocinios, porque su clave es el amor.

Visto 9126 veces

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia