Miércoles, 13 Abril 2016 22:46

Colombia se llevó la copa

La escuela de fútbol donde se formó el delantero colombiano Radamel Falcao García, se llevó la copa luego de 20 años. El ex jugador de Millonarios Silvano Espíndola, fundador y director del Club Deportivo Fair Play y Pastor de Casa Sobre la Roca en Boca Ratón (Florida, EEUU), habló con Hechos&Crónicas sobre el triunfo.

Hechos&Crónicas: ¿Qué destaca en la preparación?

Silvano Espíndola: Para este campeonato sucedió algo interesante, los chicos venían especialmente preparados no solo a nivel físico, sino también espiritual. Durante el año previo al viaje, los entrenadores y padres oraban por el equipo y con el equipo antes y después de los partidos... Desde mi perspectiva eso marco la diferencia.

H&C: ¿Cómo ha sido el impacto de Dios en la vida de los jugadores?

S. E.: Tener la oportunidad de impactar sus corazones con la Palabra de Dios es otra cosa, como digo yo, es otro nivel. No te alcanzas a imaginar la manera como Él se mueve y eso ellos lo ven. No es fácil jugar todos los días y que no te duelan las piernas, pero ver que orábamos por esas cosas y al otro día corríamos más, te debe poner a pensar. Eso no es normal, ¡claro que no es normal!, algo pasó, ¿qué paso?, es Dios, eso fue lo que pasó, no hay manera lógica de explicar algo así.

H&C: ¿Pensaron en algún momento ser los ganadores?

S. E.: Durante estos años, la esperanza y el sueño de ganar este torneo internacional se había escapado en el último momento (ya habíamos disputado tres finales anteriormente). En esta ocasión, y con el equipo menos esperado se dieron las cosas, no porque no fueran buenos los chicos (de hecho son muy buenos), sino porque siempre consideré que podríamos ganar con un grupo de mayor edad.

H&C: ¿Qué significa ser campeones?

S. E.: Ganar un torneo infantil o juvenil en Argentina no es cosa fácil. Este triunfo es un termómetro importante para nosotros porque eso quiere decir que algo cambio en la mentalidad y en el corazón de nuestros jugadores, estos chicos sabían a qué venían y contra quién se iban a enfrentar, también tenían claro que el trabajo, la dedicación y la oración rendirían sus frutos.

Una anécdota graciosa fue que los entrenadores de otros equipos se me acercaban y me preguntaban: “¿son colombianos en serio?”, yo sonreía y contestaba que sí. Nuestros chicos son especiales y no solo porque juegan muy bien al fútbol, estos niños  y sus familias comprendieron que tomados de la mano de Dios se pueden alcanzar grandes cosas.

Para los que no saben de fútbol, se ganaron un “torneíto”, y eso tal vez no es importante, para estos chicos fue como ganarse el Mundial guiados de la mano de Dios.

Felicidad total

La entereza de carácter, calidad de juego limpio, ética y ante todo el respeto a los valores cristianos, fueron claves para que la selección infantil de Fair Play se llevara la copa. El centro delantero Santiago Palacios, de 10 años, quien está desde los seis en el club deportivo, cuenta su experiencia a H&C: “Agradezco a Dios porque nuestro equipo quedó campeón por primera vez, y a mis papás Onías y Zoraya por todo el apoyo que me han dado. Yo le oraba a Dios para que ganáramos y así fue. Estoy muy, muy feliz”.

“En cada partido los chicos dejaban todo en la cancha, jugaron seis partidos sin perder ni empatar en tiempo reglamentario. La final fue con el club Patagonia y hubo empate, luego lanzamiento desde el punto penal y nuestro arquero Pipe Ospina puso cerrojo al arco y nos proclamamos por primera vez como campeones en este importante torneo”, cuenta Diego Valcárcel, padre de uno de los jugadores.

“Es una sensación indescriptible y una bendición, ver niños que a tan corta edad demuestran con la ayuda de Dios su compromiso, dedicación y disciplina para cumplir uno de sus sueños. Yo me sentía no como abuelo de uno de los chicos sino de todos en los momentos de nostalgia y soledad para ellos. Agradezco a Dios, a la familia Fair Play, a Silvano, al grupo técnico y administrativo por permitirnos ser parte de estos momentos que no se borraran de nuestras mentes y corazones”, cuenta Álvaro Parrado.

Saludo del “Tigre”

Falcao García, uno de los jugadores más destacados del fútbol colombiano, y quien se formó en este club, aprovechó para saludar a este grupo de niños que algún día sueñan con ser como el Tigre: “Quiero felicitar a los chicos de la categoría 2004 por ser campeones en Neuquén, me llena de mucha alegría. Yo jugué ese campeonato, no lo pude ganar, así que me siento muy orgulloso de ustedes por haberlo logrado. Los felicito, disfruten mucho y un fuerte abrazo”.

En el Torneo participaron clubes de Panamá, Estados Unidos, Chile, Colombia y distintas provincias de Argentina.

El Club Deportivo Fair Play, fundado en 1993, cuenta con 15 categorías en la Liga de Fútbol de Bogotá y está consolidado como una de las academias de fútbol más destacadas y de mayor reconocimiento en Colombia.

Foto: David Bernal / Revista Hechos&Crónicas

Visto 1050 veces

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia