Jueves, 28 Septiembre 2017 16:58

Al rescate de la lectura oral

¿Por qué no lees en voz alta?, fue una pregunta que hice a un estudiante de grado 11º. Él respondió: “porque me da pena”. Este fenómeno se observa con frecuencia luego que niños y niñas aprenden a leer.

Como Fonoaudióloga, considero que esta habilidad se está perdiendo por falta de exigencia y práctica, debido a que no se le presta una atención oportuna. Además por el afán en el aula de clases, no se está ejercitando ni utilizando como un medio comunicativo.

La lectura oral es un proceso mental ejecutivo donde se estimulan la dicción, audición, comprensión, atención para una buena oralidad. Cuando esto se ejercita, fortalece y da seguridad a los estudiantes. Para ello se necesita un buen mentor docente y que desde casa se cree el hábito diario de esta buena práctica por lo menos 10 minutos. La lectura en voz alta es necesaria porque informa un texto a los demás. Esta práctica debe tener el propósito no solo de evaluar sino de impartir conocimiento.

En los primeros años, los niños pueden presentar tensión y nerviosismo porque no han alcanzado un buen nivel, para ello, es vital hacerlo en un ambiente de calidez y sin permitir burlas cuando alguien se equivoque. Es ineludible escoger textos adecuados legibles y que correspondan al grado.

La realidad de la fl uidez lectoral dentro de las aulas se está limitando a la lectura mental y no se está asegurando que los escolares hayan entendido al menos una instrucción, me he dado cuenta que hay un gran porcentaje de estudiantes que pierde sus evaluaciones porque no leen y no se hacen las aclaraciones antes de contestar sus exámenes.

Todos deberíamos practicar la lectura verbal en las diferentes áreas del conocimiento. Por ejemplo, si un estudiante lee un problema de matemáticas en voz alta, aprenderá a identificar y aplicar los signos matemáticos, como en física, ciencias, química, etc. Es una tarea que solo es válida en el área de español.

Efectos audibles de la lectura oral

• Ayuda a la interpretación.

• Se mueven los ojos y el aparato fonador (no la cabeza).

• Se denotan más las inflexiones de las puntuaciones, la lectura es melodiosa.

• Se enfatiza en la correcta pronunciación.

• Aumenta la seguridad del discurso oral.

• Ayuda a reconocer las letras, la combinación en palabras, la conexión con los sonidos y su significado.

• Es un proceso visual, auditivo, fonatorio y lingüístico.

¿Qué sucede en nuestro cerebro?

El lenguaje oral está en nuestro ADN. Nacimos para hablar, la lectura tenemos que aprenderla. Es ahí donde se altera la arquitectura cerebral y genera nuevas conexiones neurales para crear un conjunto de comunicación que se ubica en el hemisferio izquierdo.

El proceso de la lectura comienza en el lóbulo occipital, encargado de reconocer los estímulos visuales donde se reconocen las letras. Gracias a esto se dan el significado, la pronunciación y articulación.

Ventajas de la lectura oral

• Mejora la dicción y fluidez.

• Mejora la imagen, intensidad y color de la voz.

• Ayuda a centrar atención y comprensión.

• Mejora la ortografía.

• Desarrolla seguridad y autonomía.

• Prepara a un buen orador(a).

• Aprende a manejar públicos.

Recomendaciones para mejorar la lectura oral

Más que hablar de metodologías para enseñar, corregir, mejorar y ser diestros en la lectura oral, existen diversas funciones didácticas que producen resultados positivos.

- Realizar lecturas repetidas de un mismo texto hasta ver que hay buena fluidez. Estas pueden grabarse para ser retroalimentadas posteriormente.

- Participar en la emisora escolar ayuda a que los estudiantes creen sus propios libretos, ensayen y lean ante sus compañeros.

- La práctica de la lectura asistida del docente, padre de familia o tutor debe ser leída oralmente con ellos, por ejemplo un párrafo turnado.

- Realizar lectura teatral porque son ricos en diálogos, participan más de dos y se pueden practicar expresiones y emociones.

- En casa se deben realizar ejercicios de lectura de pictogramas para los más pequeños que aún no saben leer, y realizar prácticas de lectura oral al menos 10 minutos dentro de las rutinas caseras.

- Asegurar que la imagen vocal del estudiante sea aceptada y agradable para él mismo. Es importante animarlo con una frase como: “¡SÍ SE PUEDE!”.

- La escogencia de textos para el entrenamiento escolar deben contener un porcentaje alto de vocablos de frecuente utilización y uno bajo con nuevos términos.

- Dar modelos de lectura oral para corregir pequeños vicios como monotonía, defectos de pronunciación, entonación, la vocalización, el tono de la voz y la dicción.

- El medio escolar debe incluir tiempo para ejercitar la lectura oral desde el grado 0 hasta11º. En todas las áreas del conocimiento.

- Hacer lectura al unísono como si fuera un coro orquestal.

Si la lectura oral está presente, evitamos:

• Inseguridades

• Dificultades en la lectura comprometiendo la comprensión de la misma.

• Problemas aprendizaje.

• Dislalias funcionales o dificultades de pronunciación.

• Taquilexia, que es la excesiva velocidad que impide comprender los textos.

• Bradilexia, cuando el lector vacila y duda leer con el temor de equivocarse.

• Disfemia lectora o tartamudez: Repeticiones y alargamiento de silabas.

Por: Olga Cepeda, fonoaudióloga de la Universidad Manuela Beltrán, especializada en estrategias tecnológicas para el desarrollo  de la lectura y la lengua escrita de la Universidad Antonio Nariño, especialista en auditoría clínica de la Universidad Manuela Beltrán y maestra en enseñanza de la Universidad de la Habana, Cuba.

Foto: 123RF

Visto 180 veces

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia