Lunes, 18 Julio 2016 21:05

Tanorexia: adictos al sol

Llegan las vacaciones de mitad de año, mientras unos prefieren viajar a lugares fríos, otros, deciden ir a tomar el sol. ¡Ojo!, este es bueno, pero no en exceso.

Uno de los términos que se escucha últimamente es “tanorexia”. ¿Qué es? Este neologismo no aparece en el Diccionario de la Real Academia Española, sin embargo, en el lenguaje médico se describe como: “adicción al sol de forma compulsiva para conseguir un bronceado permanente”. Su etimología se deriva de la unión de términos de diferentes idiomas, procediendo del inglés tan (broncearse) y del griego orexia (apetito o apetencia).

Las personas “tanoréxicas”, se caracterizan por tener una necesidad obsesiva para lograr un tono de piel más oscuro, no les importa tomar el sol al aire libre o en cabinas de rayos UV; consideran que nunca podrán alcanzar el “tono deseado”. José Carlos Moreno, de la Academia Española de Dermatología y Venereología no duda en hablar de esta adicción. Es gente “que está obsesionada con tener su piel bronceada y por mucho que se broncee no está satisfecha, como las chicas o los chicos que tienen anorexia y siempre se ven gordos… su perfil: principalmente mujeres y menores de 40 años, que se exponen a los rayos más de dos veces por semana, hasta el punto de adquirir un color excesivamente naranja o achocolatado”.

En 2005, un grupo de dermatólogos publicaron un estudio que demostraba que los adictos al sol experimentaban una pérdida del control de sus límites y que hacían lo que fuera con tal de tener la piel morena.

Casi una droga

Otro estudio publicado en marzo de 2014 en la Revista de la Academia Americana de Dermatología, en el que participaron más de 500 estudiantes universitarios muy tomadores de sol, mostró que más del 30% de los encuestados tenía dependencia al bronceado y que 12% presentaba signos de dependencia problemática. En los dos casos, las personas manifestaban, en sus conductas, características de tipo obsesivo-compulsivo y tenían una distorsión de la imagen corporal (dismorfofobia). Los invitamos leer el artículo “Cruzando los límites del bisturí” sobre el tema de dismorfofobia. (Revista Hechos&Crónicas, edición 20, junio de 2012).

El desesperante deseo, la necesidad de “un poco más”, la ansiedad por estar bajo el sol, “son síntomas similares a los de la adicción a la heroína”, asegura Joel Hillhouse, investigador en la Universidad de East Tennessee, quien agrega que “algunas personas siguen utilizando las cabinas pese a tener un cáncer de piel, roban dinero a sus allegados o se compran camas de rayos UV para broncear cuando se despiertan en mitad de la noche”.

“Una de las razones que les lleva a broncearse es no por la razón de cómo se ven, sino cómo se sienten”, asegura Steve Feldman, dermatólogo de la Universidad Wake Forest de Carolina del Sur, quien finaliza puntualizando que la tanorexia definivamente es como una droga.

Visto 834 veces

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia