Colombia será al finalizar 2014 el 3er. país en prosperidad dentro de los 28 Latinoamericanos y del Caribe. Pero el peso de la deuda, tanto externa como interna, es un nubarrón en el horizonte. 

Hechos&Crónicas sabe que las rutinas diarias pueden convertirse en un caos, por eso presenta a sus lectores estos prácticos consejos para que el tiempo no se convierta en su enemigo.

En nuestra edición No. 43 de mayo, este 2014 iba MEJOR que el 2013 que había sido BUENO. La euforia duró poco pues al cerrar en junio el primer semestre económico y financiero, las cifras se descolgaron para dejar al descubierto un pasajero atraso en el cumplimiento de las variables que conforman el PIB (producto interno bruto), es decir, los ingresos de la Nación en su totalidad. Como las cifras hablan, dijeron que estamos atravesando las vicisitudes de un frenazo en seco. ¡Lástima! Porque en noviembre la inflación anual fue de 1.8%, la más baja en 57 años en Colombia, pero de un sopapo subimos un punto más: 2.8%.

Otras tres causas añadidas a la evolución de los precios minoristas llevaron a que el gasto hogareño en junio 2014 se situara en $300 mil millones por debajo de la cifra esperada por Planeación Nacional. Los comerciantes agrupados en Fenalco declararon que junio no fue un mes bueno. Al parecer, ni la prima de junio, ni la celebración del Día del Padre, ni el efecto del Mundial de Fútbol, lograron empujar las ventas. Un viejo aforismo que viene desde Adam Smith, dice que si el comercio no vende las fábricas no producen luego la mano de obra se deprecia y aumenta el desempleo.

La época del Mundial de Fútbol, no por el Mundial, no por su causa sino por sus efectos en Colombia, provocó cierres de centenares de restaurantes, bares, tabernas y discotecas debido a la ley seca cada vez que jugaba Colombia. Eso fue puerilidad lo que significa ausencia de madurez. Pero creció la frase de Mundial mata playa y el turismo hotelero tuvo un mes oscuro durante el fútbol, lo cual también sacudió hacia la baja a las fábricas nacionales de bloqueadores solares y a la venta de tiquetes aéreos. El mercado de compra y venta de autos, nuevos y usados, y de motos, bajó 0,8%.

Del 10 de junio al 13 de julio en Colombia se vendieron 1.535.000 televisores, la mayoría de 32 pulgadas en adelante, cifra que incluye a los adquiridos en el comercio formal y en el informal, los traídos del exterior legalmente, los llegados del puerto libre de San Andrés y Providencia y los entrados por Panamá y las fronteras con Ecuador y hasta de Venezuela, lo cual sugiere que hubo dinero pero para ver bien, y muy bien, y gratis, casi todos los partidos de las 32 selecciones de fútbol que comenzaron el Mundial en Sao Paulo. Las ventas del comercio pasaron de 41% a 38% del total de ventas de mayo a junio.

Lo ocurrido en junio no sucedía desde hacía 17 años: la descolgada en los consumos de los hogares que sólo gastaron $39,7 billones lo cual, según Camilo Herrera Mora, presidente de Raddar, firma especializada en el manejo de estas cifras, en declaraciones a Hechos&Crónicas, significa que cada colombiano gastó $837.000.oo en junio. El consumo de enero a junio fue de $240 billones, superior en 12,9% al registrado en el primer semestre de 2013, pero junio fue un desastre.

¿Hubo otros factores en el atraso del ritmo? ¡Claro! En marzo afrontamos los gastos de las elecciones para la renovación de Senado y Cámara, en mayo 25 y junio 15, dos elecciones presidenciales y, sobre todo, primó la desconfianza en la elección de junio por los resultados en la primera vuelta en mayo cuando el candidato Zuluaga superó en 475 mil votos al aspirante a repetir, Juan Manuel Santos. Hubo incertidumbre en los ritmos de inversiones desde el exterior que venían acompasados.

Para comprender uno de los problemas de la realidad nacional, Hechos&Crónicas se adentró en una vereda de Cundinamarca durante una jornada completa para acompañar a un campesino que abrió las puertas de su casa y de su campo para compartir cómo es vivir de la agricultura.

Ese frío jueves de junio, don Pastor Quete se levantó a las 4:30 de la mañana, como de costumbre, pensando que tal vez podría lograr unos centavos más que el día anterior. Como era jueves, el ordeño le correspondía a su esposa Dora, quien era capaz de sacar un poco más de leche de sus tres vaquitas y recoger los $28.000 que le daban por 35 litros. Así que don Pastor podía iniciar el día con otras labores en su pequeña finca.

Mientras alimentaba a sus conejos con las lechugas que sacaba de la tierra, traía el maíz a las gallinas y retiraba los huevos de las ponedoras, don Pastor recordó aquellas épocas en las que vivía con sus padres. Lo trajeron casi a rastras desde Sutatausa, Cundinamarca, de donde no quería salir porque estaba encariñado con la vida, pero mientras sus hermanos aprendieron rápido las labores del campo, don Pastor se enamoró lentamente de la tierra en la vereda El Páramo, jurisdicción de Subachoque, Cundinamarca, plena Región Andina, la mayor despensa de alimentos del país. Cada día debía admirar las labores que como ellos, realiza el 32% de la población colombiana que se denomina campesinos y que rinde cuentas por el 40% de la canasta familiar.

Don Quete aprendió a amar la tierra de sus padres y la labor que le dejaron sus buelos y por eso sigue la tradición.

En El Páramo amanece tarde. No porque el sol no quiera salir sino porque una blanca bruma oculta sus rayos hasta que estos tienen la fuerza suficiente para calentar la mañana. Luego, el sol se vuelve inclemente por la altura, y junto al viento, a veces raudo a veces lento, se queman las mejillas de los desprevenidos para llegar a ese característico “bronceado sabanero”. Por eso las labores de don Quete deben iniciar a las 7:00 a.m., igual que las de la mayoría de los 14.260 habitantes de Subachoque.

Mientras las campanas de la parroquia San Miguel Arcángel, de la cabecera municipal retumban en los oídos de los pobladores, invitándolos a misa de siete, los Quete se entregan a Dios de una forma diferente. Con oración ferviente encomiendan su día y su desayuno agradecidos de poder comprar un solo pan para acompañar el chocolate y el caldo, hechos con el producto de su propia tierra.

Ese día, mientras don Quete iniciaba labores, otros campesinos del país se reunían para hablar sobre un posible paro agrario. El tercero en los recientes nueve meses. Las demandas siguen siendo las mismas: necesitan ayuda del Gobierno Nacional en la rebaja de los insumos y facilidades de pago para sus deudas, que se han hecho más altas con los tratados de libre comercio con varias naciones. El Gobierno ha respondido, es cierto. Según dicen, el presupuesto para el agro se ha triplicado en estos cuatro años hasta llegar a unos 2.680 millones de dólares en 2014, que aunque suene extraño, no alcanzan para todos.

Don Quete sabe de las reuniones pero tiene demasiado quehacer como para asistir. Como la siembra de la papa, (su principal fuente de ingresos) dura cerca de tres meses, debe emplearse como jornalero y recibir los $38.000 del día. Es un trabajo arduo, de 7:00 a.m. a 4:00 p.m., cinco días a la semana, con escasas tres pausas para comer y luego debe llegar a su finca a terminar las labores para que su cosecha y sus animales prosperen.

Durante el paro agrario de agosto de 2013, el pueblo boyacense se volcó a las calles y más de 300 mil personas protagonizaron una gigantesca  manifestación en Tunja, para pedir una política agraria justa para los lecheros, paperos y demás agricultores.

La situación fue tensa. Era agosto, el peor mes del año para vender papa. Por una carga (dos bultos), que usualmente se transa entre $60 y $70 mil, en ese entonces se negociaba a escasos $20 mil. Y la familia debía vivir con ese ingreso. En un terreno como el de don Quete, que produce cerca de 150 cargas por vez se debe invertir una suma superior a $3’200.000 en siembra e insumos (abonos, fumicidas, barbecho), sin contar los gastos que implica sacar la papa germinada dentro de la tierra, lavarla, transportarla y negociarla en las centrales mayoristas. Si se tiene en cuenta que el dinero que deja una siembra debe alcanzar para sobrevivir mientras está lista la siguiente cosecha, es muy comprensible que muchos de los 345 mil campesinos que viven de la papa asomen visos de desesperación en sus rostros.

Dicen que el trabajo endurece la piel, y debe ser cierto, porque a don Pastor Quete no parece incomodarle el inclemente sol de la mañana sabanera ni el frío que baja de la montaña, ni el peso de las mangueras ni de los líquidos para fumigar, porque al final del proceso, recoger la cosecha es una bendición. Al fumigar, los tallos mueren y se facilita la en su momento la recogida.

Mientras don Quete fumiga, los jovencitos de la escuela rural toman su recreo y la algarabía se oye hasta los cultivos. Él no parece inmutarse con los gritos y las risas, no está interesado en lo que allí ocurre. Sabe que el estudio es importante, pero no cree que sea el fundamento en su vida. Sus cinco hijos terminaron bachillerato, pero los tres varones se emplearon como jornaleros y dedican su vida también al campo. Las mujeres anhelan continuar estudiando.

Don Quete se pregunta: ¿para qué tanto estudio? Conoce bien a algunas personas que se fueron a estudiar a la gran ciudad y le cogieron pereza al campo y otras tantas que estudiaron y no lograron nada más, así que él espera que sus nietos, que apenas rondan los dos años, sigan su ejemplo y se dediquen a la tierra. “Si uno aprende a manejar el campo y a rebuscarse, puede vivir de la agricultura. La vida en la ciudad es más dura porque uno todo lo debe comprar, en cambio en el campo, lo que uno siembre tiene para comer”, asegura enfáticamente.

Sin embargo, también conoce el caso el hijo de un campesino que se fue a estudiar a la ciudad y regresó cargado de conocimientos para aplicar. Hoy su familia produce unas cinco mil cargas  de papa que comercializa directamente a la fábrica de papas fritas más grande del país.

Don Quete está muy agradecido con la tierra que Dios le regaló. Conoce la orden de Dios sobre ella: Él entregó toda la creación al hombre para que este la trabajara…y los bendijo con estas palabras: «Sean fructíferos y multiplíquense; llenen la tierra y sométanla; dominen a los peces del mar y a las aves del cielo, y a todos los reptiles que se arrastran por el suelo.» También les dijo: «Yo les doy de la tierra todas las plantas que producen semilla y todos los árboles que dan fruto con semilla; todo esto les servirá de alimento. Y doy la hierba verde como alimento a todas las fieras de la tierra, a todas las aves del cielo y a todos los seres vivientes que se arrastran por la tierra.» Génesis 1:28-30.

Don Quete sonríe al mirar al cielo cuando caen las primeras gotas de lluvia. Poco le importa mojarse o embarrarse. A veces llueve con furia, pero en temporada de verano debe tasar el agua y el pasto, por eso la lluvia es una bendición para él y aún empapado, trabaja las horas que le faltan. Don Quete no se enferma, sus defensas se han fortalecido con las duras jornadas. No ha tenido que hacer uso del comentado Sisbén al que se encuentra afiliado, porque la tierra produce plantas que curan las pequeñas dolencias y gracias a Dios, jamás ha tenido que salir en medio de la noche oscura a buscar un médico para sus urgencias.

Al terminar su jornal, don Quete regresa a su finca. Ordeña las vacas antes de soltar a los terneros que ya mugen desesperados. Revisa sus animales y lleva leña a la casa para prender la rústica chimenea y entrar un poco en calor. En medio del cansancio no puede evitar pensar en los miles de campesinos que han abandonado la región, que han cambiado sus costumbres rurales por las junglas de cemento. Don Quete no tiene por qué saberlo, pero la población campesina se ha reducido, en los recientes 60 años a una cuarta parte de la población colombiana.

Pasó de un 50 a un 32% de la población total entre 1960 y 2013. Hoy, aproximadamente 10 millones de personas se dedican al campo.

Son las 7:00 p.m. y anochece. El día ha terminado y don Quete vuelve a la cama al lado de su esposa quien ha trabajado tieso y parejo con él desde casa al hacer de comer, ordeñar unos días a la madrugada, lavar la ropa, limpiar los pisos, tender la cama y preparar un café diario a media mañana. La jornada ha sido dura para ambos y es hora de dormir para volver a levantarse a las 4:00 a.m. Antes de conciliar el sueño, agradecen a Dios por el día que ya pasó y por la noche que llega, como decía a diario por televisión el sacerdote García Herreros, fundador de El Minuto de Dios. Fue un día duro, pero un día bueno, tienen mucho por qué sentirse satisfechos. Dentro de poco será otro día, sí, será otro día.

¿Cómo sobrevivir con $616.000?

08 Jul 2014
1949 veces

En Colombia, sobrevivir en el día a día siendo cabeza de hogar, sacando adelante una esposa y dos hijos, arriesgando la vida en el trabajo diario y finalmente, haciendo rendir un salario mínimo es cuestión de superhéroes. Esto es justamente Carlos López, un valiente superhéroe que se atrevió a revelar a Hechos&Crónicas las maromas que debe hacer para sobrevivir con $616.000 al mes.

Carlos es un humilde trabajador de la construcción que engrosa la lista de 1´272.715 personas en Colombia que devengan un salario mínimo, es decir, 6,15% de los trabajadores. Él sale todos los días a trabajar para mantener a su familia. Tiene la “fortuna” de contar con un contrato laboral en una constructora que le paga el salario mínimo con todas las prestaciones. Por problemas de salud de uno de sus dos hijos, Elvira, su esposa, debe quedarse en casa y no recibe ningún ingreso, así que todo el peso de la provisión del hogar recae sobre sus hombros.

Carlos dice no tener problema con eso: “Yo prefiero que ella se quede en la casa pendiente de los pelados y no dejarlos quién sabe con quién”. Sin embargo, este hecho, que podría ser normal para cualquier familia, agrava su situación económica.

Para Carlos y su familia, comer carne más de dos veces por semana es un lujo y comprar frutas para sus hijos es un premio. Los gastos en vestuario son los y los de diversión, mínimos. Esta familia tiene que hacer de “tripas corazón” cuando debe escoger entre uno y otro producto básico de la canasta familiar.

“No sé cómo pueden decir que con el salario mínimo puede vivir una familia. Uno sobrevive por las maromas que se pone a hacer para conseguir una entrada extra, porque todo está cada día más caro y la platica ya no alcanza para nada”.

Y es que el solo pago del arriendo de un lugar básico y sencillo para su familia se lleva casi la mitad de sus ingresos ($300.000). El transporte público es otro gasto que acaba con su dinero, ya que los $1.700 que vale un Transmilenio (en horas pico, porque debe cumplir un horario de trabajo), en dos trayectos, 22 días al mes le da la módica suma de $74.800, un poco más de lo que recibe por subsidio de transporte. Y eso sin contar que debe caminar media hora cada mañana para acceder a este servicio, porque pagar los mil pesitos del bus “informal” que lo saca hasta el paradero, convertiría sus gastos mensuales por transporte en $118.800.

Además de esto, debe aportar $236.000 a su hogar para servicios públicos que hacen desaparecer los poquitos pesos que le quedaban a la familia López. “Por eso uno vive endeudado, porque la platica se va en lo básico y no alcanza para nada”, asegura el albañil.

Sin embargo, Carlos es un hombre agradecido, sabe que contar con un salario mínimo con todas las prestaciones de ley es mucho mejor que vivir del trabajo informal. Por lo menos tiene un sueldo fijo y salud y la educación de sus hijos es gratuita. Además, sabe que Dios es el proveedor y que su labor es ser creativo para darle una vida digna a su familia.

Personas como Carlos, que sobreviven con un salario mínimo al mes, abundan en el país, por eso la Organización Internacional del Trabajo (OIT) ubicó a Colombia entre los últimos 20 lugares con peores sueldos. El pago promedio en Colombia no alcanza el $1’300.000. Sin embargo, una gran porción de colombianos no gana ni siquiera eso. 11.410.000 colombianos (57.5% de los ocupados), ganan un salario mínimo o menos. La mayoría de ellos (78%) en las zonas rurales del país. El 66% de las personas que se ocupan del servicio doméstico gana un salario mínimo o menos.

Alfredo Barragán, especialista en Finanzas Privadas de la Universidad del Rosario, asegura que para que una familia promedio pueda sobrevivir en condiciones dignas, necesitaría por lo menos $800.000, sin contar el subsidio de transporte y los descuentos de ley. “En Colombia, no hay otra manera de lograrlo que buscando una actividad paralela al trabajo o un ingreso adicional”.

Hechos&Crónicas consultó el precio de algunos productos básicos de la canasta familiar en la plaza de mercado y en un supermercado pequeño, en su presentación más económica. A esto sumó los gastos de transporte, arriendo y servicios de la familia López, que podrían ser el promedio de las necesidades de una familia colombiana. Los resultados hablan por sí solos.

Productos básicos:

Bolsa leche: $1.500 (1 litro)

Pan: $250 (unidad)

Queso: $5.000 (Libra)

Panela: $1.300 (Unidad)

Café molido: $3.520

Arroz: $ 7.500 (3kg)

En la plaza:

Cebolla cabezona: $1.000 (paquete)

Cebolla larga: $3.000 (libra y media)

Tomate: $1.000 (paquete)

Frutas: $3.000 (paquete)

Papa pastusa: $12.000 (arroba)

Papa criolla: $1.500 (libra)

Papa sabanera: $1.000 (libra)

Atado de cilantro: $ 2.000

Mazorca: $5.000 (7 unidades)

Yuca: $2.000 (3 libras)

Mora: $2.000 (paquete)

Curuba: $2.000 (kilogramo)

Tomate árbol: $2.000 (kilogramo)

Lechuga: $1.500 (Unidad)

Arveja: $4.000 (libra)

Huevo: $230 (Unidad) (Caja de 30, $6.900)

Fríjol: $3.000 (libra)

Papaya: $4.000 (Unidad)

Plátano verde: $5.000 (3 unidades)

Naranja: $5.000 (docena)

Productos de aseo:

Champú: $9.065

Jabón cuerpo: $1.800

Crema dental: $1.097

Papel higiénico: $6.683

Jabón ropa: $7.500

Jabón platos: $2.800

Blanqueador: $6.000

Carnes: (1 vez por semana):

Pollo (Colombinas) $10.000 (4 libras)

Carne (para asar) $12.000 (3 libras)

Carne (hueso) $2.000 (3 libras)

Servicios (Estrato 3):

Agua: $140.000

Luz: $40.000

Gas natural: $56.000

Transporte (2 trayectos por 22 días, 1 persona):

Gasolina: $8.480 (galón)

Transporte público: $1.700 (un trayecto)

Reflexión: Sobrevivir con un ingreso básico es un asunto muy difícil, sobre todo, si se tiene a cargo un grupo familiar. Sin embargo, no hay que olvidar que Dios es el proveedor por naturaleza. Así que mi Dios les proveerá de todo lo que necesiten, conforme a las gloriosas riquezas que tiene en Cristo Jesús. Filipenses 4:19.

Hay que saber ser un buen administrador de los recursos y ser fi el en lo poco, confiando en que Dios prosperará si vivimos en contentamiento. “¡Hiciste bien, siervo bueno y fi el! En lo poco has sido fiel; te pondré a cargo de mucho más. ¡Ven a compartir la felicidad de tu señor!” Mateo 25:21.

Termina el primer semestre de un año electoral con la expectativa por el avance de los diálogos de paz en La Habana y el papel de la Selección Colombia en el Mundial que afectarán el optimismo de los colombianos y el desempeño de los mercados de cara al segundo semestre.

En el escenario internacional continúa la recuperación de la crisis económica de 2008 y 2009, aunque no al ritmo esperado. El Fondo Monetario Internacional (FMI) proyectó para este año un crecimiento del 1% del Producto Interno Bruto (PIB) para la Zona Euro y para Estados Unidos un 2,6%. Las mediocres estimaciones de crecimiento para Europa se explican por el elevado déficit fiscal de Grecia, Italia, Irlanda, Portugal y España; y, por las elevadas tasas de desempleo de países como España con tasas de desocupación del 25% de la población económicamente activa.

Estados Unidos registra una desaceleración por una caída de la inversión, un aumento del déficit comercial y una baja en la construcción de viviendas. ¿Cómo sale librada la economía colombiana en este contexto?

Crecimiento y finanzas públicas

En materia de crecimiento del PIB, Colombia alcanzaría la meta fijada por el Banco de la República del 4,7%. En la actual coyuntura esto es favorable pues superaría el 3,6% estimado para la economía mundial y estaría cerca del 5,1% calculado por el Banco Mundial para países emergentes. Lo más importante de lograr esta meta es que el país continuaría con su senda de crecimiento sostenido de la última década, a tasas promedio de 4,2%, con un mal año en 2009, con apenas un 1,5%, en medio de una contracción mundial de la economía del -0,6%. Este buen desempeño ha llevado a Colombia a convertirse en la tercera economía de América Latina por debajo de Brasil y México, y la número 30 en el mundo.

La construcción y el consumo de los hogares son los sectores que en mayor medida jalonan la economía. En relación con el primero, la política de vivienda del gobierno, en especial de las 100 mil viviendas gratis, ha contribuido al buen momento que vive la construcción. En materia de obras civiles, se anuncian proyectos ambiciosos como los nuevos corredores viales para la construcción de 427 kms. de dobles calzadas durante el este año, y de 2 mil kms más entre 2015 y 2016, adjudicados el pasado abril. El proyecto de modernización de aeropuertos ayudará al dinamismo del sector.  Pero la mayor expectativa se concentra en la adjudicación del ambicioso Programa de Cuarta Generación de Concesiones 4G que, con una inversión cercana a $40 billones, permitiría ‘desatrasar’ al país en infraestructura vial y mejorar su competitividad, de cara a los varios y variados tratados de libre comercio.

Se espera que la industria manufacturera, que durante los dos años anteriores ha sufrido una importante contracción, muestre señales de recuperación en el segundo semestre de este año, habida cuenta del incremento en la compra de materias primas registrado en el primer semestre de 2014. Por ahora, continúa produciendo por debajo de su capacidad instalada y es el sector que más preocupa de la economía.

La extracción de petróleo se ha estancado en los recientes cuatro años alrededor del millón de barriles diarios pero, de acuerdo con las estimaciones de reservas no extrañaría que nuevas perforaciones permitieran aumentarla a corto plazo. Para 2013 y 2014, los departamentos del país tienen proyectado recibir $17,7 billones por concepto de regalías. De este monto, invertirán $12 billones (ya se aprobaron proyectos por $7,6 billones), mientras que $5 billones se destinarán al ahorro de estas entidades territoriales.

Para 2014 el déficit fiscal proyectado para el Gobierno Nacional Central es del 2,3% del PIB, unos $18 billones, en consonancia con la Regla Fiscal aprobada; y, para el Sector Público Consolidado (es decir, incluyendo los entes territoriales), se reduce al 1,3% del PIB, debido a que algunos departamentos presentarán superávit en sus balances.

Mercado laboral e indicadores sociales.

El mayor logro del gobierno en esta materia ha sido consolidar una tasa de desempleo de un solo dígito. 2014 arrancó con un desempleo del 8% con tendencia a la baja. En 2013, la tasa de desempleo se redujo en un 2,7%, lo que significa la creación de unos 600 mil puestos de trabajo, principalmente en el sector de comercio, hoteles y restaurantes. Esto es una tasa de creación de empleo capaz de absorber el incremento anual de la PEA, y de reducir el desempleo estructural a un buen ritmo. Adicionalmente se ha presentado un incremento en la calidad del trabajo. La mayor parte de los nuevos empleos son formales, reduciendo los informales y los no remunerados. El reto para el segundo semestre del año es continuar con la disminución del desempleo con miras a acercarnos a las tasas de México y Ecuador, del orden del 5%.

En indicadores sociales también se evidencia un importante avance. En 2002, la tasa de pobreza era del 50% de la población y el de pobreza extrema del 17,7%. Hoy la pobreza es del 32,7%, y la pobreza extrema es del 10,4%, muy cerca de cumplir con las metas fijadas de 32% y 9,9%, respectivamente, al finalizar el año.Por primera vez se redujo la pobreza al 20% en las 13 ciudades principales.

Otro de los indicadores sociales de vital importancia es el coeficiente de Gini, que mide la desigualdad de un país, en lo que Colombia tristemente ha ocupado los primeros lugares. Sin embargo, entre 2002 y 2012, fue el país de América Latina que logró avanzar más, pasando de un coeficiente de 0,57 a 0,54. Pero aún queda mucho por hacer.

Entorno macroeconómico y comercio exterior

La conservación del poder adquisitivo del dinero es muestra de la estabilidad económica de un país, y se convierte en una de las preocupaciones más importantes para las autoridades monetarias. El país logró cerrar 2013 con una inflación histórica por debajo del 2%. La estimación para este año es de 3%. Sin embargo, no se descarta una revisión al alza por el Banco de la República, debido a que solo en el primer trimestre registra un incremento del IPC, en las principales 24 ciudades del país, del 1,52%, jalonado principalmente por los precios de la educación (3,81%), los alimentos y las comunicaciones (1,96%).

Las tasas de interés se han mantenido estables, por debajo del 30% efectivo anual; pero se prevén incrementos moderados para el tercer y cuarto trimestre del año, para reducir la masa monetaria y así presionar el consumo a la baja y ayudar al cumplimiento de la meta de inflación.

Las exportaciones e importaciones han registrado un leve descenso en el primer semestre de 2014. Su repunte depende de un mejor desempeño de la economía mundial, en especial la norteamericana y el incremento de los precios de los commodities en el segundo semestre del año, así como de una mayor de competitividad del país. A Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, le preocupan las presiones devaluacionistas de las monedas latinoamericanas, que en Colombia alcanza 4% en lo corrido del año a causa de la “desaceleración económica, tasas de interés internacionales al alza y precios más débiles de materias primas”. Esto nos lleva a asomarnos en el riesgo de seguirnos aferrados al modelo mono exportador basado en la explotación minera y de materias primas. En opinión de Werner, “se necesita de un esfuerzo para mejorar la productividad y elevar la inversión”, si se quiere continuar registrando tasas positivas de crecimiento. Algunos expertos consideran que Colombia estaría creciendo por encima de su potencial, lo que le pone en riesgo de contraer la ‘enfermedad holandesa’, debido a la gran cantidad de divisas que ingresan al país.

En conclusión, los retos para el segundo semestre del año son: en materia de finanzas públicas, la lucha contra el contrabando, la evasión y la corrupción. En materia de inversión, el control de la inseguridad y la extorsión causada por la delincuencia común y las bandas criminales; impedir el rebrote de los atentados terroristas contra la infraestructura productiva del país. Por último, impulsar una reforma agraria para incrementar la competitividad del sector agropecuario, y resuelva el descontento campesino.

 

En días pasados el artista cristiano Moisés Ángulo compartió un mensaje sobre el uso del tiempo en las familias, parejas y personas, llamando la atención sobre cómo se éste en la vida. En el ámbito cristiano la pregunta es ¿cuánto tiempo le dedica al Creador?

Un estudio publicado por la Revista Francesa Science et Vie sobre cómo empleamos el tiempo de nuestra vida dejó algunas conclusiones interesantes para analizar desde la perspectiva de que el tiempo es oro.

Según la publicación europea, un anciano de 70 años destina durante toda su vida un número determinado de años, días y horas haciendo diversas actividades. Por ejemplo: 30 años estando de pie, 23 años durmiendo, 17 años estando sentado, 10 años caminando, 9 años trabajando y 7 años comiendo, entre muchos otros. Actividades tan triviales como hacer una fila nos lleva a dedicarle 500 días a esta actividad, llenar formularios consumen 305 días, 106 días toma ir a orinar, entre otras actividades.

En la Biblia el tiempo no es desconocido, Eclesiastés 3:11ª expresa que Dios hizo todo hermoso en su momento, y puso en la mente humana el sentido del tiempo, en esta última parte se puede leer el origen del concepto del tiempo en el hombre. Más adelante, Eclesiastés 3:1 dice “Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo”. La cultura popular ha enseñado por años que “el tiempo vale oro”, “el tiempo perdido, los ángeles lo lloran” y “tiempo ido, tiempo perdido” pero parece que algunas personas no lo han aprendido. Según estadísticas internas de Facebook, la gente gasta más de 700 mil millones de minutos al mes en esta red social, el usuario promedio gasta más de 55 minutos en Facebook por día y en general, la gente pasa más de 6 millones de minutos en esta página cada día.

¿Tiempo productivo?

Un ejemplo claro del uso de tiempo son las redes sociales, estás son herramientas muy buenas para la productividad laboral y personal sin embargo también se han convertido en uno de los canales donde la gente más desperdicia el tiempo. Las redes se deben usar con responsabilidad, en el momento adecuado y por un tiempo justo, no en vano las empresas restringen y/o prohíben su uso durante horas laborales.

“Así que tengan cuidado de su manera de vivir. No vivan como necios sino como sabios, aprovechando al máximo cada momento oportuno, porque los días son malos” expresa Efesios 5:15-16. Aprovechar el tiempo no solo ayuda para organizarse, sino también para aumentar la productividad, enfocarse en los asuntos más importantes y priorizar las metas para un rápido cumplimiento.

“Dios dice que cada día tiene su propio afán. Un día es una vida en miniatura. En un día nos pasa todo lo que nos ha pasado en la vida: pensamos, ganamos, perdemos, lloramos y nos entristecemos”, comenta Moisés Ángulo.

Tiempo espiritual

En la citada investigación no se encuentra el rubro del tiempo espiritual o el tiempo con Dios, un buen ítem para analizar en el enfoque cristiano de hoy. Una de las preguntas que más suena en las charlas de ayuda para los creyentes es ¿cuánto tiempo le dedicas a Dios?

“Pero tú, cuando te pongas a orar, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto. Así tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará” Mateo 6:6.

Algunos cristianos destinan un tiempo en la mañana para realizar su devocional personal, se levantan de madrugada para orar, alabar y leer la Biblia, otros tienen un tiempo con Dios en las noches, cuando ha terminado el día, y algunos lo hacen tanto en la mañana como en la noche. Otros tratan de orar a medida que hacen sus tareas de rutina mañanera y algunos no le dedican un tiempo al Señor.

La Biblia no habla de un tiempo determinado para estar con Dios, sin embargo Jesús nos da una lección de ello en Marcos 1:35 “Muy de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, Jesús se levantó, salió de la casa y se fue a un lugar solitario, donde se puso a orar”. Las Sagradas Escrituras insisten indirectamente en que el tiempo con Dios debe ser dedicado completamente a Él como lo muestra Mateo 26:40 “Luego volvió a donde estaban sus discípulos y los encontró dormidos. “¿No pudieron mantenerse despiertos conmigo ni una hora? —le dijo a Pedro—. Estén alerta y oren para que no caigan en tentación. El espíritu está dispuesto, pero el cuerpo es débil.”

Hechos&Crónicas ha publicado desde el mes de abril y hasta junio, una serie de trucos para aprender a ahorrar el tiempo, póngalos en práctica en su diario vivir y verá cómo las cosas van a cambiar en su vida.

Finalmente, la conclusión del mensaje de Moisés Angulo se basó en el aprovechamiento e tiempo con el fin de honrar al creador. No deseche las oportunidades que tiene todos los días para dar gracias a Dios. Recuerde que “el tiempo perdido, los ángeles lo lloran” y que usted no va a vivir para siempre para darse el lujo de “dejarlo para después”.

Hechos&Crónicas sabe que las rutinas diarias pueden convertirse en un caos, por eso presenta a sus lectores estos prácticos consejos para que el tiempo no se convierta en su enemigo.

Oficio doméstico

36. No haga cosas que no tiene que hacer. En vez de perder horas lavando su carro, llévelo a la estación de servicio. Mientras alguien experto lo hace, usted podrá dedicarse a otras cosas.

37. Enseñe a sus hijos a hacer algunos oficios. Esto le ayudará a ganar tiempo. Por ejemplo, pueden ayudarle a preparar la mesa para la comida, o a lavar los platos.

38. Haga un poco de algo todos los días. Por ejemplo, ponga en la lavadora cada mañana una tanda de ropa antes de salir a trabajar y póngala en la secadora al regresar en la tarde. Así no habrá frustración el fin de semana por tener que hacer montones de cosas.

39. Nunca suba ni baje las escaleras con las manos vacías, así evitará algunos viajes extra.

40. Aproveche la hora de bañar a sus hijos para asear el baño. Mientras los observa, puede limpiar el piso o brillar el espejo.

41. Guarde los artículos de aseo en la habitación donde se van a utilizar. Si solo tiene cinco minutos para limpiar el lavamanos, no va a perder tiempo buscando en otra parte los utensilios para hacerlo.

42. Involucre a todos los miembros de la familia en los oficios domésticos. Ponga música y asígnele a cada uno un cuarto o una tarea determinada. Luego puede celebrar ordenando una pizza para compartir en el hogar.

43. Evite discutir sobre las tareas que nadie quiere hacer. En vez de eso, escriba todos los oficios y que cada uno elija al azar un papelito. Nadie discutirá.

44. Haga diferentes cosas. Mientras pone el agua a hervir, cargue la lavadora o doble su ropa mientras ve televisión.

45. Elabore una lista de actividades a realizar.

46. Haga algún oficio mientras sostiene una charla telefónica.

47. Enseñe a sus hijos a separar la ropa sucia en diferentes tandas (blanca, oscura y de color), así usted no perderá tiempo seleccionándola.

48. Aproveche la colaboración de su niñera. Ella podría ayudarle con algunas tareas como acomodar los platos o arreglar la ropa limpia de sus hijos.

49. Pague las cuentas una sola vez al mes. Solicite a los proveedores que le dieron el crédito que le cambien la fecha de vencimiento para el día que paga las otras.

50. Tómelo con calma. Si usted critica a su cónyuge e hijos por la calidad de los oficios y prefiere hacerlo usted, está en un error. Mejor agradezca.

51. Invierta en los productos de aseo dos en uno o de alta tecnología. Son un poco más costosos, pero evitan una tarea en el proceso de limpieza.

52. Tome medidas preventivas como quitarse los zapatos antes de entrar a la casa para evitar manchas en el piso.

53. Consiga ayuda. Si no le alcanza el dinero para pagar a una persona para que le ayude con los oficios de la casa varias veces por semana, páguele por lo menos una o dos veces en el mes y déjele las tareas más exigentes.

A la hora de cenar

54. Aproveche el domingo para hacer porciones de las comidas favoritas de su familia y congelarlas. Entre semana solo tendrá que calentar y ¡listo!

55. Tenga listo el menú para llamar al restaurante y recoger el pedido de regreso a casa.

56. Involucre a sus hijos a la hora de preparar la cena. Serán de mucha ayuda.

57. Permita que los miembros de la familia preparen sus propias porciones de comida por lo menos una vez por semana.

58. Recuerde que del “afán solo queda el cansancio”, lo importante es usar el tiempo de forma eficiente y productiva.

59. Prepare la cena desde la mañana mientras continúa con sus labores. Al llegar en la noche solo tendrá que calentar.

60. Haga una lista de cuatro o cinco comidas que a todos en la casa les gusten y sean fáciles de preparar. Mantenga los ingredientes a la mano, nadie se quejará y tampoco se quedará sin ideas.

61. Recuerde que el agua con sal demora más en hervir, así que cuando prepare pasta o arroz, espere a que el agua hierva para agregar la sal.

62. Lave los utensilios mientras espera que esté lista la cena. Así al terminar de comer solo quedarán unos pocos platos sucios.

63. Organice una comida cooperada con otra familia de su confianza. Un día se cocina para ambas familias y al otro día no se cocina. Si se hace con regularidad, los días en que usted cocina se reducirán.

En busca del tiempo personal

64. En el momento de preparar el cronograma familiar, indique el tiempo que quiere dedicar para usted mismo y respételo como si fuera una cita de trabajo.

65. No atafague su horario. Pregúntese ¿qué sería lo peor de no hacer una actividad? Si puede vivir con las consecuencias, tal vez no sea tan urgente.

66. Cuando los niños estén acostados, dedique tiempo para consentirse, así podrá comenzar mejor el día siguiente.

67. Saque tiempo para hacer ejercicio físico. Los beneficios son incalculables y mejorará sus niveles de energía y productividad.

68. Realice caminatas de 10 minutos en la mañana, a medio día y en la noche. Conseguirá los mismos beneficios que 30 minutos en el gimnasio.

69. Llame a su cónyuge para que se encargue de los niños cuando necesite tiempo para usted. Ofrezca la misma garantía en sentido contrario.

70. Tómese un día entero para no hacer nada cuando sienta que la carga laboral y doméstica lo agobian. Al día siguiente recuperará su ritmo.

71. Sáquele el mayor provecho posible a su desplazamiento y a sus tiempos de espera. Mantenga libros, utilice sabiamente su celular y escuche grabaciones interesantes en esos tiempos que parecen muertos.

72. Aproveche cuando sus hijos estén en casa de un amigo para compartir con su pareja o amigos.

Reflexión...

Recuerde que el tiempo es un recurso que Dios le ha dado y que usted debe saber administrarlo. No se afane sin necesidad. Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo. Eclesiastés 3:1. 

A través de más de 30 años de carrera, Hernán Orjuela Buenaventura ha sabido meterse en el corazón de sus compatriotas, se ha convertido en uno de los personajes más conocidos en los hogares colombianos a través de la televisión y se ha transformado en un hombre profundamente espiritual. Hechos&Crónicas habló con él.

Sus inicios se dieron en un programa de radio en la emisora de la Universidad Javeriana, (donde estudió Comunicación Social) llamado Música joven. Como era los miércoles a la 1:00 a.m., la audiencia era mínima. Sin embargo, no se rindió. Gracias a un espacio que se abrió en la emisora juvenil 88.9 denominado Hoy es viernes, dio su salto al reconocimiento y desde ese momento ha sido imparable.

A pesar del amor que pone cada día al ejercicio de su profesión, no puede negar que ha pasado por innumerables altibajos. No es una profesión sencilla, pero como él mismo lo expresa, “la clave está en la constancia y el compromiso”.

Llegó a los pies de Cristo hace aproximadamente cinco años y desde allí, su vida como presentador cambió radicalmente. Hechos&Crónicas habló con él sobre su vida, su profesión y su testimonio.

Hechos&Crónicas: ¿Cómo fue su acercamiento a Jesucristo?

Hernán Orjuela Buenaventura: Mi primer encuentro real fue hace unos cinco años a través de mi esposa. Mi mayor conocimiento hacia Él, procuro hacerlo día a día a través de la Biblia y mis pastores; mis oraciones y mis agradecimientos cada momento son vitales para entenderle y, por consecuencia, amarle mucho más.

H&C: ¿Se acercó a Dios en un momento de crisis?

H.O.B.: Hubo un momento determinado cuando mi vida se partió en dos: una donde tenía felicidad y tristezas sin Cristo cinco años atrás; la otra cuando aprendí que debía agradecer a Dios siempre por mis éxitos y fracasos. Él ha sido maravilloso con mi vida y mi entorno durante mi más de medio siglo de existencia, pues no tengo testimonio “desgarrador” en mis círculos personales, familiares o en la sociedad; pero eso es lo que me ha dado conciencia de que no tenía pretexto para no acercarme a Jesús. Tuve un llamado que junto a mi familia llegó cargado de bendiciones cuando por intermedio de Patricia mi esposa, recibimos la palabra de Jesús de forma práctica y directa.

H&C: ¿Cómo defi ne su relación con Dios hoy?

H.O.B.: Es mi amigo verdadero; mi apoyo, mi consejero, mi súper mánager, mi TODO.

H&C: El país entero conoce su trayectoria, ¿cómo está su vida profesional en la actualidad?

H.O.B.: Ya son muchos años como empresario de entretenimiento, tanto en el mundo de la televisión, radio y afines, como en los campos de los espectáculos en vivo y corporativos.

Actualmente soy el director del Teatro Astor Plaza donde se hacen los concursos musicales para el Canal Caracol, tengo la productora de televisión que está desarrollando un nuevo modelo de realización para internet y soy socio de Primetime Colombia, la empresa de eventos y booking que gerencia Patricia Valderruten, mi esposa.

H&C: ¿Cuál ha sido su mayor aprendizaje en estos años de carrera?

H.O.B.: A lo largo de estos 30 años he aprendido a minimizar los riesgos que corrí y, sobre todo, luego de mi cercanía con Jesús, a tenerle a Él siempre en cuenta antes de emprender nuevos rumbos o proyectos de carácter empresarial.

H&C: ¿Qué piensa del talento cristiano en la actualidad?

H.O.B.: Cada vez crecen más famosos para Dios y en todos los ámbitos. Colombia es una de las cabezas en Latinoamérica gestoras de maravilloso talento en el arte de la música, literatura, artes plásticas e incluso teatro con mensaje.

Pienso que la música cristiana es fundamental en nuestras vidas ya que como todos hemos aprendido, la alabanza hace feliz a nuestro Padre y por consecuencia nos genera remanso y apoyo constante tanto en la Iglesia como a nivel particular.

H&C: ¿Tiene contactos con algún artista cristiano?

H.O.B.: No por el momento; aunque sería extraordinario ser parte o miembro activo de una organización que promueva el género. Es una meta que me encantaría alcanzar.

H&C: ¿Ha cambiado su percepción sobre la labor de un comunicador?

H.O.B.: Hoy mi labor como presentador se centra de manera especial en comunicar con responsabilidad social en un programa de alta audiencia. El mundo de la TV cada vez está más abierto y expuesto a contenidos de toda índole, como consecuencia de la “viralización” en las redes sociales. Los comunicadores que nos hemos especializado en el campo de la televisión debemos esforzarnos por buscar contenidos innovadores que con creatividad podamos llamar la atención de diferentes audiencias con el propósito de que reciban valores y comportamientos dignos de una sociedad que construya y no destruya.

Un hombre de familia

Lleva 20 años casado con Patricia Valderruten -y dos de novios-, aclara. Tienen dos hijos, Santiago y Gabriela, además de su hijo mayor, Andrés Felipe, quien también es su socio y de quien asegura estar “orgulloso de su vida cristiana, del maravilloso padre y esposo que es y del amor por su trabajo profesional”.

H&C: ¿Cómo define a su esposo?

Patricia Valderruten: Es un excelente padre, dedicado, amoroso, entregado a sus hijos. Como esposo es un hombre fiel, me respeta, me admira tanto como yo a él y juntos somos tremendamente creativos, soñadores, guerreros, y emprendedores. Somos socios, los mejores amigos y esposos…

Nuestros valores son incorruptibles y siempre nos estimulamos el uno al otro, para levantarnos cuando caemos, para sostenernos de la mano y no desviarnos del camino y para recordarnos el uno al otro que estamos en las manos de Dios.

Hernán y yo tenemos dos empresas y cada uno es la cabeza de una. Sin embargo, nos apoyamos conjuntamente. Procuramos mantener el equilibrio entre el hogar y el trabajo y nuestros hijos saben que siempre estamos para ellos.

Nuestra relación de pareja se ha visto transformada desde que conocimos de Dios. Cada día, el matrimonio requiere de trabajo, de lucha, de decisión y dedicación, y mientras estemos entregados a la sabiduría y dirección de Dios, Él nos respalda. Tenemos el mejor testimonio de amor: nuestros hijos.

Sabemos que lo mejor está por venir cada día, como pareja, padres y como hijos de Dios. Él está haciendo su obra en cada uno de nosotros y sabrá cómo terminarla.

 

 

Hechos&Crónicas sabe que las rutinas diarias pueden convertirse en un caos, por eso presenta a sus lectores estos prácticos consejos para que el tiempo no se convierta en su enemigo.

El agite matutino:

1. Tome impulso la noche anterior. Si ya conoce las actividades que realizará el día anterior, intente dejar listos los instrumentos que necesitará en la mañana, además, anticipe qué preparará de desayuno.

2. De ser posible, aliste la lonchera escolar de sus niños mientras prepara la cena de la noche anterior.

3. Levántese más temprano. Dejar de dormir media hora es un precio muy pequeño por el valor de tener menos apuros al comenzar el día.

4. Ubique un reloj en las partes de la casa donde pasa la mayor parte del día, así logrará controlar mejor el tiempo y cumplir sus horarios.

5. Simplifique el proceso de escogencia de la ropa. Intente agrupar ítems similares en una sola pila dentro del clóset, para lograr combinaciones de ropa de manera más rápida.

6. Tenga siempre lista en la alacena un alimento ligero (barras de granola, nueces, pasas, etc.) que usted pueda consumir mientras se dirige al trabajo para los días en que el tiempo definitivamente no alcanza. Sume una fruta y tendrá un alimento nutritivo.

7. Siga un patrón de colores para su vestuario, así será más fácil encontrar la otra prenda que mejor armonice en conjunto.

8. Seleccione y planche su ropa la noche anterior. Así tendrá tiempo para pegar botones y elegir accesorios.

9. Aproveche las telas fabricadas con alta tecnología que no necesitan plancharse y requieren poco mantenimiento.

10. Mantenga un look fácil de peinar que requiera poca atención. Tenga siempre a la mano accesorios para hacerse un peinado rápido cuando no hay tiempo para prestarle atención al cabello.

11. Mantenga un lugar para descargar las llaves cerca de la puerta y al entrar, déjelas ahí. Ahorrará el tiempo y la angustia de buscarlas a la hora de salir.

12. Utilice una alarma que se dispare cinco minutos antes de que todos los miembros de la familia deban salir. Este sistema es mucho mejor que la cantaleta.

En el trabajo:

13. Preste atención a sus horas pico de energía. Por lo general entre las nueve y las once de la mañana. Es el momento perfecto para manejar los asuntos más importantes o que generen mayor presión.

14. Reserve para usted mismo las primeras dos horas de trabajo. No planee reuniones, y en lo posible, no conteste al teléfono. Le rendirá dos veces más.

15. Responda inmediatamente o actúe de manera rápida con cada correo que reciba. Apilarlos en su bandeja de entrada o en su escritorio es una perdedera de tiempo.

16. En su agenda diaria, anote una lista de cosas por hacer y hágale el seguimiento a los proyectos y reuniones. Mantenga a la mano el calendario para poder cumplir con el cronograma previsto.

17. Aprenda a utilizar los “trocitos” de tiempo que le quedan. En lugar de mirar para el techo, aproveche sus cinco minutos organizando un archivo o respondiendo un e-mail.

18. Mantenga una lista de proyectos pequeños, de tal manera que cuando tenga un rato libre, los pueda realizar.

19. No todo tiene que hacerlo perfecto, hay cosas que se pueden hacer apenas satisfactoriamente. Escribir y reescribir memorandos, por ejemplo, no es una manera eficiente de invertir su tiempo.

20. Reduzca el tiempo gastado en devolver llamadas telefónicas. Intente realizar llamadas mientras se traslada a la oficina, deje mensajes de voz o responda con un e-mail.

21. Corte cordialmente las conversaciones que giran en círculos. “Estoy tan ocupado en otro asunto en este momento, te agradecería discutir este interesante tema en otro momento”.

22. Cree un archivo de comunicaciones importantes, de esta manera, cuando reciba la llamada o correo, podrá remitirse a la carpeta correcta que contiene toda la información pertinente al tema.

23. Aprenda técnicas eficientes para navegar en internet o utilizar los programas que necesita diariamente para su trabajo. Mantenga entre favoritos las páginas que visita con frecuencia.

24. Válgase de internet para simplificar la programación de sus viajes de negocios. Busque en línea los paquetes especiales.

25. Cuando sea apropiado, delegue. No intente hacer todo por su cuenta. Pida ayuda a un colega o dedique tiempo para enseñarle a su asistente sobre cómo hacerlo.

26. Considere la posibilidad de un horario flexible. De ser posible, trabaje durante parte de su hora de almuerzo para salir más temprano y así poder ir al gimnasio, por ejemplo. O trabaje una hora más al día para salir un poco más temprano el viernes.

27. Deje una lista de las cosas en las que debe seguir trabajando al día siguiente, antes de salir de la oficina. Con eso tendrá claro por dónde comenzar al día siguiente.

Las vueltas personales:

28. Pegue en la puerta de la nevera una lista en la que todos los miembros de su familia puedan anotar los artículos que se necesitan del mercado, así no olvidará nada.

29. Replantee la lista de acuerdo con la distribución del supermercado. También funciona elaborar un pequeño mapa del almacén y hacer pequeñas marcas sobre las secciones de acuerdo con lo que necesita comprar.

30. Intente hacer el mercado a través de un servicio confiable de domicilios que le eviten la ida hasta el supermercado.

31. No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy.

32. No gaste horas de su tiempo realizando trámites en el banco. Realice sus pagos y maneje las finanzas desde su hogar, utilizando las herramientas tecnológicas.

33. Acepte la ayuda que le ofrecen. Si un compañero de trabajo va a la tienda y le pregunta si necesita algo, no dude en aprovechar esta ayuda con gratitud.

34. Divida y triunfará. Cuando vaya al centro comercial o supermercado, divida la lista de compras o cosas por hacer con su esposo y tomen rumbos diferentes. Les tomará la mitad del tiempo completar todas las diligencias.

35. Haga que las vueltas y los mandados sean una actividad agradable para sus hijos, conviértalas en un juego, así ellos disfrutaran y usted no tendrá que arrastrarlos por todos los establecimientos.

Espere en las ediciones de mayo y junio, la continuación de estos trucos…

Mauricio Botero y Claudia Vásquez conforman con sus hijos David y Camilo un hogar cristiano cimentado en el respeto y el amor entre sí, no exento de las circunstancias buenas y menos buenas de cualquier pareja. Su hijo mayor, Camilo, terminará pronto su bachillerato y aspira a convertirse en un médico investigador de la formación del ser humano. David aún no ha definido su futuro profesional.

La familia practicaba la fe cristiana, pero un domingo, Mauricio decidió asistir solo a la iglesia Casa Sobre la Roca. Había escuchado al Pastor Darío a través del programa Hechos&Crónicas y este había despertado su interés en conocer el modelo de Iglesia cristiana integral.

Mauricio, antes, había recorrido muchas iglesias, en una intensa búsqueda espiritual. Al llegar ese domingo a Casa Sobre la Roca, le impactaron positivamente tres aspectos: la calidez y el amor como fue recibido; la congruencia, profundidad y sustentación en la palabra de la prédica que el pastor Darío impartió, y la gran mesura y objetividad respecto a ofrendas y diezmos.

Claudia estaba en Cartagena y sabía que Mauricio iba a asistir a esta iglesia y, dice ella: “sentí una agradable inquietud y sabía que algo iba a pasar en nuestras vidas, sin saber cómo era realmente Casa Sobre la Roca. Algunos Sábados había visto con Mauricio el programa Hechos&Crónicas” y confiesa que despertó su interés. Solo sabían que llevaban 18 años como cristianos; hasta cuando decidieron asistir los domingos a esta iglesia en donde encontraron una doctrina cristiana sana, mucho amor, sinceridad, y un gran compromiso de responsabilidad social frente a los necesitados.

Mauricio es Gerente General de Laboratorios Sanofi para los países de la Región Andina, graduado en Administración de Empresas con especialización en Mercadeo, ambos títulos logrados en ICESI, de Cali. Claudia es diseñadora de interiores y trabaja con una multinacional de bienes raíces, en la que asesora a varias empresas antioqueñas. Se casaron hace 20 años pero al poco tiempo se separaron y luego formalizaron el divorcio. Vivían en Cali, pero al separarse, Claudia decidió vivir en Medellín con Camilo, único hijo por ese entonces. Mauricio iba todos los sábados a Medellín a visitar a su hijo aunque confiesa que, para entonces, su amor por Claudia había muerto.

Claudia esperaba que, de golpe, se produjera un milagro y pudiesen volver a estar juntos como familia. Milagro que ocurrió con el pasar de los meses cuando Mauricio se encontraba de visita; un temblor de tierra sacudió a Medellín y provocó el pánico en Claudia. Mauricio, su ex esposo para ese entonces, se abrazó a ella y a Camilo para protegerlos, y fue ahí cuando el infinito amor y misericordia de Dios removió a Mauricio, retornándole el amor por su esposa y reafirmándole la visión de ser “una sola carne”, en la cual su matrimonio es cordón de tres dobleces que nunca se rompe si Jesús está presente. Hoy llevan ya 20 años felizmente casados con sus dos hijos.

La salud en Colombia

Al haber estado Mauricio Botero varios años como dirigente del sector farmacéutico, era indudable plantear algunos tópicos sobre la salud en Colombia.

Hechos&Crónicas: en el 2013 Sanofi compró a Genfar en el 100% accionario. Esta transacción permite a Sanofi ocupar el primer lugar en el mercado de medicinas genéricas en Colombia. Las ventas de estos medicamentos en América Latina representan 2.500 millones de euros anuales. ¿Está liderando usted un mercado de esta magnitud para Colombia?

Mauricio Botero: Sin lugar a duda esta adquisición, además de consolidar a Sanofi en Colombia como la compañía N° 1 en genéricos, nos permitirá consolidar la presencia de Sanofi en el mercado de genéricos en países como Ecuador, Perú, Venezuela y Centro América.

H&C: ¿Es convertir a Colombia en plataforma exportadora en la región?

M.B.: Sí, es consolidar a Sanofi Colombia como una plataforma de genéricos, tanto en exportaciones como en servicios, más el desarrollo del portafolio para los productos de la Región Andina y Centroamérica.

H&C: ¿Eso indica que la planta que era de Genfar se ampliará en forma suficiente?

M.B.: La planta en Villarrica, Cauca, la convertiremos en un referente no solo para Colombia sino para toda Latinoamérica, adicionando 5.000 metros cuadrados que se compraron aledaños a la fábrica con la visión de expansión en el mediano plazo para atender otros mercados.

H&C: ¿Cómo ve el mercado de los genéricos en Colombia y en la región?

M.B.: En Colombia el crecimiento del mercado es más estable que en otros países con gran volumen de ventas; otros países donde comienzan cambios en los sistemas de salud ofrecen tasas de crecimiento más altas para los productos genéricos.

H&C: ¿Es confiable la calidad de los genéricos?

M.B.: Los genéricos Genfar son de calidad, porque al ser producidos bajo los estándares de Sanofi son genéricos con calidad de multinacional.

H&C: ¿Qué expectativas tienen en ventas?

M.B.: Como grupo farmacéutico en el 2013 en Colombia llegamos a 255 millones de euros, en el 2014 esperamos vender 270 millones de euros.

H&C: ¿Cómo ha visto la reforma a la salud?

M.B.: Para sacar adelante el sistema de Salud en Colombia, los actores que lo conformamos debemos trabajar al unísono para hacerlo viable.

Mauricio Botero tiene bajo su responsabilidad un liderazgo difícil pero llamativo porque conjugan muchos factores y sectores, no solamente el de los productores de medicamentos, sino aquel de los distribuidores concentrados en cadenas de droguerías o en farmacias unitarias. Igualmente, y su mayor responsabilidad, es que sus productos sean de alta calidad, como lo son sus genéricos, pues se trata de la salud de sus consumidores. Y tanto él como su esposa y sus hijos, son cristianos que piensan primero en el prójimo que en ellos mismos.

 

 

En economía la confianza pesa mucho y en el 2014 comenzó a reflejarse plenamente en nuestras autoridades económicas y monetarias. 2014 será un lapso para aprovechar sus bondades.

Las inflaciones caen como producto de uno de estos dos caminos:

a) Poca demanda de consumidores por escasez de circulante y alto desempleo, lo cual es grave, es decir, una economía frágil con un alto desempleo.

b) Fuerte reducción del desempleo, como ocurrió al abrazar con emoción el anhelo de un dígito, lo cual genera aumento en la demanda del consumo y, en consecuencias, más ventas en los comercios y mayor producción industrial para satisfacer a los almacenes (léase distribuidores de productos y servicios fabricados por la industria). 

Hace un año dijimos en estas páginas de Hechos&Crónicas que 2013 iba a ser un buen año y lo fue, con bajos niveles de desempleo e inflación y un crecimiento mayor al de muchos países latinoamericanos; 2014 será mejor, pues ya no soportaremos el temblor esencial que generaba a Colombia estar saliendo de una lánguida recesión mientras los mercados mundiales, con Estados Unidos a la cabeza más las fuertes potencias europeas tomaban impulso para abandonar sus crisis. El gigante China sigue lento pero bien, agazapado pero expectante, no se apresura pues no tienen afán y sus 1.350 millones de potenciales consumidores nunca protestan por algo.

En 2013 se logró una admirable inflación baja y estable de 1,94 muy por debajo del rango meta fijado por la primera autoridad monetaria, el Banco de la República. Y por quinto año consecutivo el IPC (índice de precios al consumidor) fue menor al 4%, llamado el techo del rango, es decir, no más allá de 4% pero llegamos más abajo, para completar un quinquenio entre 2% y 4% que sirvió a The Economist para aconsejar a otros países seguir el ejemplo de Colombia.

La prestigiosa The Economist ha previsto un ranking de explosiones sociales en 65 naciones. Allí no está Colombia, aunque sí Venezuela, a la cabeza seguida por Argentina, Bolivia, México, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá y Perú.

Colombia está entre los 54 países con menores riesgos en los que están, entre otros, Francia, Reino Unido, Italia e Israel. Aunque para Colombia sigue siendo un fuerte riesgo la amistad comercial y vecindad con Venezuela que nos compra pero no nos paga o nos paga a cuentagotas los US$ 7 mil millones que nos adeuda en ventas de ganado, carne en canal, huevos, leche, aceros y elementos para construcción como cementos.

Pero los colombianos resolvimos irnos de rumba en diciembre para gastar $4,8 billones en las compras para regalos navideños y obsequios familiares. Ese gasto refleja la bienaventuranza de la economía nacional pero al mismo tiempo la alegría desenfrenada en el gasto. Para recordar aquí a Lucas 16:19 con la versión del Rico Epulón  el Pobre Lázaro. En diciembre pasado los colombianos fuimos todos epulones pero ¿luego, qué? Ahí está el dilema, decía el genial cómico Cantinflas.

Y en total, según la investigadora Raddar impulsada por Camilo Herrera, los colombianos gastamos en diciembre pasado la friolera de $42 billones distribuidos así: $17 billones en pagos a servicios como arriendos, salud y servicios públicos y los 25 billones restantes en compras comerciales, y ahí entran los $4,8 billones estrictamente en compras navideñas.

Con relación al 2012, el dinero gastado sumó $36,5 billones, es decir, en el 2013 gastamos $6 billones más que en el 2012 con un aumento porcentual del 13%. ¡Qué barbaridad! ¡Cuánto desenfreno! Y que viva la fi esta…pero que pare la gastadera.

Pero el despertar del final de enero y en todo febrero empieza a notarse preocupante pues la mayoría de las compras navideñas fueron con tarjeta crédito y los totazos de la deuda más los altos intereses (entre 27% y 31% anuales), y peor si no se pagan a tiempo las deudas, los intereses se trepan. El mejor consejo es uno: luego de orar y orar, y de pagar todos los gastos de colegios y universidades de los hijos, apretémonos el cinturón, este es el llamado cordial y fraternal del áerea de información financiera de la revista Hechos&Crónicas: que haya paz en los espíritus para que la haya en los corazones y en los bolsillos.

Los bancos están listos para la compra de cartera, compras que resultan a huevo para que los deudores luego las paguen en oro. ¡Cuidado, pues! Olvídense, si pueden, pagar a los plazos que gustan a los sectores financieros de 12, 48 y 60 meses porque quien lo haga corre el riesgo de desesperarse.

Colombia y la economía global 2014

Colombia está en la lista de países que integran la economía global (unas 205 naciones). Hay un amplio consenso entre analistas y Facultades de Administración y Economía que el 2014 será mejor que el 2013 pues esperamos un crecimiento del 4,8% para volver al PIB (Producto Interno Bruto) del país sin generar procesos inflacionarios. Y eso, a pesar de que  atravesaremos los raudales de dos elecciones: las parlamentarias en marzo y las presidenciales en el último domingo de mayo que siempre generan algunos índices de incertidumbre y demasiados gastos tanto oficiales como particulares.

Dicen que elegir a un senador cuesta más de $5 mil millones, dinero gastado en elegir a cada uno dentro de los más de 550 candidatos para elegir sólo 104. Si bien la inflación subirá, lo hará hasta un 3%, meta puntual del Banco de la República. Y aquí una anécdota de Carlos Caballero Argáez: Desde cuando finalizó al sur de Colombia la Guerra de los Mil Días, hemos sido en Colombia adversos a la inflación. En la memoria colectiva quedó gravado el horror del desorden monetario que nos produjo esa guerra. (fue la guerra Colombia-Perú).

La esperanza de un 2014 bueno o excelente, se basa en que la economía global tendrá un año de recuperación, y en esa colada entra Colombia por dos renglones: sus ventas al exterior (café, flores, petróleo, carnes, servicios y demás), a lo que se agrega el apetitoso rubro de la inversión extranjera que se presupuesta aumentar en este 2014 por la seriedad del gobierno Santos con el cumplimiento de las promesas hacia el país que gobierna. Hay confianza exterior en la Casa de Nariño.

Y aunque la locomotora minero-energética (llamada por los ecologistas como la maldición del edén colombiano) bajó su ritmo y aportó menos al PIB del 2013, su recuperación será tan segura que se recupera o se recupera. Ocurrió el año pasado que la huelga que afectó la producción de las dos principales empresas de carbón le restó al presupuesto de ingresos un poco más de mil millones de dólares. El caso Drummond no inquieta a las finanzas de esta locomotora.

La locomotora de la infraestructura del transporte rodará a todo vapor en el 2014 y solo necesita el desembolso de $8 billones de inversión, dinero listo en las cajas del sistema financiero y del mercado de valores.

El gobierno seguirá en su empeño de construir más de 100.000 viviendas VIS (Viviendas de Interés Social) para donar a familias de desplazados y de bajos recursos, lo cual no hará mermar las producciones de cemento, ladrillo, maderas, tuberías, techos, vidrios y etc. etc. Ante una crisis de vivienda que, como decían nuestros antepasados, se avizora en lontananza. Quiera Dios que no haya crisis en el sector de la construcción.

Finalmente, un consejo cristiano: ORAR y AHORRAR. Y nada de bolsillos rotos como en el diciembre pasado. 

Usted es de los que piensa que dar el diezmo es alimentar la cuenta bancaria del pastor? Alguna vez se le ha pasado por la cabeza “yo no diezmo porque no tengo plata” o “tengo mejores inversiones que hacer con ese dinero”. Tanto la pregunta como las frases son equivocadas.

El deseo del presidente Juan Manuel Santos de hacer de la minería una de las “locomotoras” del desarrollo, revivió la discusión sobre cómo afecta la explotación minera al medio ambiente y a la sociedad, y si las ganancias que aporta esta actividad compensan o no el daño que produce.

Colombia es un país reconocido por su amplio potencial geológico minero del que se pueden explotar recursos de gran importancia económica como los minerales energéticos, metales, piedras preciosas, minerales metálicos y no metálicos. Según cifras del portal Periodismohumano.com, los principales rubros mineros de Colombia son el carbón, el níquel y el oro.

Gracias a esta gran variedad de recursos, Colombia es el segundo país con más biodiversidad en el mundo después de Brasil. Así lo determinó la clasificación mundial de competitividad turística del Foro Económico Mundial de 2010. Sin embargo, y según los ambientalistas, los refugios naturales están sufriendo grandes amenazas por los deseos del desarrollo minero que ha avanzado a pasos agigantados mientras el medio ambiente apenas cojea.

Colombia se “volvió” un país minero

El investigador Luis Jorge Garay, a través de su investigación “Minería en Colombia: fundamentos para superar el modelo extractivista”, denuncia que “en los recientes 20 años Colombia se transformó radicalmente al convertirse en un país minero y petrolero. Y la institucionalidad no se ha ajustado a esa nueva realidad”, explicó Garay.

Ante tales afirmaciones, el ex ministro de Ambiente, Manuel Rodríguez, aseguró que “esta investigación nos indica que estamos encaminando el sector minero con muy poca consideración de los enormes costos sociales y ambientales que implica”. Esto quiere decir que ante el crecimiento de la demanda del sector minero, “el Estado colombiano se ha venido debilitando, y no es un tema de tamaño, sino de capacitación técnica y de facultades jurídicas para intervenir, de manera mucho más oportuna, para evitar afectaciones al interés público” como afirmó la contralora general, Sandra Morelli. “La minería aporta anualmente a Colombia unos 1.100 millones de dólares. La pregunta es si esa cifra está compensando el impacto de la actividad minera o no”, informó Rodríguez.

No depender únicamente de los recursos naturales

Si bien es cierto que Colombia puede convertirse en una verdadera potencia mundial si aprovecha con eficiencia los recursos naturales, el hecho de depender de estos recursos puede ser contraproducente.

Según el diario económico Portafolio en entrevista con el director del Instituto de Estudios sobre Energía de la Universidad de Stanford, James Sweeney, asegura que Colombia no debe depender de estos recursos especialmente de petróleo, gas y carbón para conseguir un mayor crecimiento debido a que “al comienzo marcan la diferencia, como ocurrió con EE.UU. y Europa, pero cuando desaparecen se frena la economía”.

Portafolio contó con la opinión del director del Centro para la Energía, Desarrollo y Ambiente de la Universidad de Duke, Dan Veemer, quien coincide con Sweeney y resalta que “por eso será muy importante para Colombia diferenciar entre competir en un mercado global y una explotación sostenible de los recursos no renovables. Yo recomendaría mirar la explotación y el sostenimiento de recursos que no se agotan a través de su uso como el agua y la biodiversidad”, explicó al diario económico.

Como un aporte al tema, el presidente Juan Manuel Santos, durante su intervención en Expogestión, preguntó a los asistentes: “¿Cómo vamos a utilizar la bonanza minera para que no signifique un deterioro para el medio ambiente?, al admitir que el principal desafío de Colombia será saber dónde traza la raya entre desarrollo y medioambiente. “Hay que permitir que aquellos que son los menos favorecidos reciban una educación financiada con los réditos de la explotación de los recursos naturales”, dijo Lawrence Summers, ex secretario del Tesoro de EE. UU. a Portafolio.

Aumento de la fiebre minera

Una amplia investigación realizada en 2011 por la periodista María Teresa Ronderos, para el Centro de Investigación Periodística, Ciper, denominada La fiebre minera se apoderó de Colombia, revela que el alza en los precios de carbón y oro empujaron a las grandes multinacionales del sector minero a poner sus ojos en Colombia.  Según la periodista, “la inversión extranjera también ha dado un salto, llegando a 11.900 millones de dólares para el último quinquenio. Se estima que las exportaciones alcanzarán 54 mil millones de dólares en 2021. Esta fiebre minera llevó al gobierno anterior a otorgar casi 9.000 títulos sin respetar parques nacionales ni reservas indígenas.

El crimen organizado también encontró allí una vía para repatriar sus utilidades de la droga y lavar dinero. Si Colombia aprovecha la bonanza que se inicia, puede saltar al desarrollo. Pero no será fácil”, dijo Ronderos.

Precisamente, esta investigación afirma que a pesar de que desde siempre el oro, las esmeraldas y minerales de Colombia han deslumbrado al mundo, lo que está ocurriendo en la actualidad es la exploración minera más grande de la historia: “Los precios de sus principales minerales, carbón, níquel y oro, se han trepado. Exploradores de toda índole y tamaño llegaron por miles a escarbar sus entrañas. Allí donde el suelo promete riqueza súbita, los ánimos febriles despiertan la ambición y los viejos conflictos y violencias se exacerban.” afirma María Teresa.

Según la investigadora, lo que ha impulsado al mundo entero a descubrir a Colombia como destino minero es la mejora en seguridad que logró el gobierno de Álvaro Uribe y la cantidad de reservas por explotar con las que cuenta el país.

Los principales debates ambientales

Para los ambientalistas, el debate es cada vez más amplio debido a que el crecimiento de la explotación minera en Colombia está poniendo en peligro el patrimonio natural de la nación.

Los deseos de convertir el Amazonas en una zona minera estratégica, por ejemplo, son para el gobierno una solución que aporta enormes beneficios para el desarrollo sostenible, según el presidente Santos en la Cumbre de la Tierra Río+20. El gobierno afirma que de esta manera se protege la Amazonía colombiana de la enorme solicitud de títulos mineros que puedan perjudicar el medio ambiente. Los ambientalistas no se encuentran conformes y el debate continúa.

La minería en zonas protegidas, prohibida por la actual política minera, se encuentra en entredicho debido a la asignación de 30 títulos mineros en parques naturales. La Agencia Nacional Minera afirma que dichos títulos no cuentan con licencia ambiental para la explotación, razón por la que no han sido revocados; el periodista y ministro del Medio Ambiente, Juan Gabriel Uribe, en su lucha por lograr la cancelación de estos títulos afirma que la medida de conservarlos es inconstitucional.

“La minería aporta anualmente a Colombia unos 1.100 millones de dólares. La pregunta es si esa cifra está compensando…

Puede consultar la totalidad de este artículo en nuestra edición impresa # 33 del mes de Julio del 2013. 

Por María Isabel Jaramillo

En Colombia los desastres naturales, incendios o accidentes de tránsito no son una anormalidad sino que hacen parte del cotidiano vivir, reconocer los riesgos y asegurar nuestros bienes es actuar con responsabilidad.

Algunas preguntas frecuentes que realizan los psicólogos para saber qué tan obsesionada está una persona con su trabajo son: ¿Cumple con su horario de trabajo con regularidad?, ¿suele llevar tareas a su casa?, ¿durante sus horas de descanso recibe llamadas de tipo laboral?, ¿se queja frecuentemente porque no le queda tiempo para sus cosas personales? Cuando se contesta sí a la mayoría, es porque se está convirtiendo en alguien adicto al trabajo, es decir, un trabajólico.

“Las manos ociosas conducen a la pobreza; las hábiles atraen riquezas.” Proverbios 10: 4

Con el inicio del año la mayoría de empresas reevalúan sus políticas internas con el fin de aumentar su productividad y ganancias para todo el año. Por ello refuerzan el ambiente laboral de los empleados para que sea lo más agradable posible y, lo más importante, que la calidad a la hora de realizar sus tareas se aumente.

Nota de la dirección de Hechos&Crónicas: Leímos, analizamos y sopesamos en varias reuniones del Director con sus asesores el contenido del siguiente artículo publicado en Christianity Today de julio de 2011. Siempre nos pareció interesante pero no siempre estuvimos de acuerdo en varios planteamientos. Luego de horas de discusiones, decidimos publicarlo en Colombia donde el asunto del manejo de las tarjetas de crédito es, a veces, dramático y casi siempre polémico.

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia