Lunes, 22 Mayo 2017 16:51

Discriminación y desempleo, panorama del mercado laboral femenino en Colombia

Las desventajas en el ámbito laboral que tienen las mujeres ha llevado a que el desempleo femenino en este país sea el más alto de Latinoamérica. A pesar de que los índices de empleo femenino han mejorado, el problema crece en un mercado laboral cada vez más competitivo.

“Llevo ocho meses desempleada y mi experiencia en la búsqueda de trabajo ha sido mala. No he podido conseguir un empleo estable y cuando llego a la etapa de la entrevista, me dicen casi siempre que estoy sobrecalificada. A pesar que estoy terminando una especialización, no tengo la experiencia de mi carrera y las oportunidades laborales son muy clasificadas. La preferencia del mercado laboral hacia los hombres es un poco notoria”, dice Tatiana Cárdenas, comunicadora social y periodista con especialización en comunicación corporativa.

Este testimonio va en línea con la investigación “Desempleo femenino en Colombia” del Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco de la República, que señalan que “las mujeres presentan resultados laborales desventajosos en muchos aspectos frente a los hombres. Ellas registran menor ocupación, menor participación, salarios más bajos y mayores tasas de desempleo; éste al menos, cuatro puntos porcentuales más alto que el masculino desde cuando tenemos estadísticas sistemáticas del mercado laboral”.

El pasado Día Internacional de la Mujer, la Comisión Económica para América Latina (Cepal) reveló que “si bien durante la reciente década los indicadores del mercado de trabajo habían mostrado una evolución positiva, la tasa de participación laboral femenina se estancó en torno al 53% y el 78,1% de las mujeres que están ocupadas lo hacen en sectores definidos por la Cepal como de baja productividad, lo que implica peores remuneraciones, baja cobertura de seguridad social y menor contacto con las tecnologías y la innovación”. La situación es preocupante si, además, agregamos la discriminación que sufre la mujer en su trabajo. Un estudio elaborado por Universia y Trabajando.com, concluyó que 79% de colombianos sienten que las mujeres son discriminadas en el ámbito laboral. El estudio encuestó a 1.600 colombianos y determinó que la discriminación se presenta en aspectos como salarios más bajos, pocas mujeres en cargos directivos, ofertas laborales exclusivas para hombres y falta de respeto y abusos.

El desempleo y la discriminación se deben a que en América Latina y Colombia existe una gran brecha de género. Así lo explica Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal, “Los indicadores laborales en América Latina y el Caribe exhiben grandes brechas de género en el acceso a oportunidades y derechos entre hombres y mujeres. Las desigualdades tienen su base en un sistema social que reproduce estereotipos y conserva una división sexual del trabajo que limita la inserción laboral de las mujeres”. El estudio “Heteroidad regional en las diferencias por género en las tasas de desempleo en Colombia” realizado por Gustavo Adolfo García y por el grupo de investigación Research in Spatial Economics (Rise) de la Universidad EAFIT, reveló que “en Colombia, en comparación con otros países de la región, siempre se han mantenido tasas de desempleo muy altas, por encima del 10%. Asimismo, encontramos que las mujeres son 47% más propensas a estar desempleadas. Y, particularmente, la población menos educada y cabeza de hogar con hijos”.

La mujer, el trabajo y la Biblia

Frente a este desolador panorama, la Biblia exalta el trabajo de la mujer como una bendición para la sociedad, ciudad, familia y ella misma.

Proverbios 31:13-18 muestra cómo la mujer es símbolo de trabajo y pujanza para quienes la rodean. “Anda en busca de lana y de lino, y gustosa trabaja con sus manos. Es como los barcos mercantes, que traen de muy lejos los alimentos. Se levanta de madrugada, da de comer a su familia y asigna tareas a sus criadas. Calcula el valor de un campo y lo compra; con sus ganancias planta un viñedo. Decidida se ciñe la cintura y se apresta para el trabajo. Se complace en la prosperidad de sus negocios, y no se apaga su lámpara en la noche”.

Las Sagradas Escrituras ofrecen varios ejemplos de mujeres trabajadoras que a través de su trabajo lograron llevar y obtener bendición a su comunidad. Una de ellas es Rut, la moabita, quien a través de su trabajo diligente logró obtener una nacionalidad, una familia e integrar el linaje del rey David y de Jesucristo. Su historia es narrada en el libro de la Biblia que lleva su nombre. Es así como El Señor le da una alta estima al trabajo. Tal la prioridad que tiene en la Biblia que en 2 de Tesalonicenses 3:10 señala “El que no quiera trabajar, que tampoco coma” y más adelante en 1 Timoteo 5:8 afirma “El que no provée para los suyos, y sobre todo para los de su propia casa, ha negado la fe y es peor que un incrédulo”.

¿Qué hacer frente a este panorama?

La solución no solo depende de medidas económicas y laboral, ya que es un problema social que se vuelve más complicado si la mujer está en embarazo o tiene hijos. Un artículo de Harvard Business Review (HBR) titulado “Medidas inmediatas para reducir la brecha salarial de las mujeres” indica que “cuando examinamos el estado civil y familiar junto con la frecuencia con la que los empleados priorizaron sus casas/familias sobre el trabajo, las diferencias salariales más importantes se producen entre madres casadas y padres que nos dijeron que priorizan la familia al menos entre una y cuatro veces al año”.

En Colombia, la exministra de trabajo, Clara López, puso el tema en el debate al presentar las inequidades que viven las mujeres “De 3,3 millones de nuevos empleos que se han generado en los últimos seis años, alrededor de 1,7 millones han sido ocupados por mujeres. Sin embargo, enfrentamos grandes desafíos para alcanzar su autonomía económica: la tasa de desempleo de las mujeres duplica la de los hombres; las mujeres participan menos en el mercado laboral; en algunos sectores los salarios de las mujeres son menores que los de los hombres”.

Las soluciones al desempleo y discriminación femenina tienen que nacer del sector privado y el público, sumado a un fuerte apoyo del gobierno en torno a la igualdad laboral. Trabajo que hasta ahora inicia por lo que no será una solución a corto plazo. Entre las medidas que se han comenzado han implementar desde el gobierno están: generación de empleos, prebendas en impuestos para empresas que contraten a mujeres víctimas de la violencia, la implementación desde el 2016 de la estrategia laboral con equidad de género y la presentación del informe Mujer: desafíos en el mercado laboral colombiano, donde se brinda un panorama general de la situación en Colombia.

Esta meta de lograr la igualdad laboral traerá grandes beneficios para la economía del país, así lo concluyó la viceministra de Relaciones Laborales e Inspección, Mariella Barragán Beltrán, al expresar que “los beneficios económicos de la igualdad salarial están ligados al papel de la mujer en la familia y en la sociedad y al reconocimiento de las capacidades idóneas e igualitarias a la de los hombres, que promueven de la misma manera la productividad de las empresas”.

A través de pequeños cambios hasta grandes reformas dentro de las organizaciones se puede promover y garantizar la igualdad de género, como lo plantean Marina Multhaup y Joan C. Williams en el artículo “Pequeños cambios para que las mujeres tecnológicas trabajen en igualdad” publicado en Harvard Business Review, “implementar reformas pequeñas pero eficaces como estas puede interrumpir los sesgos para poder ir más allá que decir que necesitamos hacerlo mejor, para realmente hacerlo mejor”.

Por: David Bernal - @davidbernall

Foto:123RF

Visto 560 veces

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Noticias recientes

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia