Lunes, 16 Marzo 2015 00:00

El “aeroapocalipsis” ha llegado

En Pekín se vive el peor Armagedón atmosférico. En Bogotá la situación es grave. No se trata de un juego ni de una película de ciencia ficción, muchos menos de un atentado aéreo. “Aeroapocalipsis” es una contracción obvia de las palabras “aire” y “apocalipsis”, pero ¿de qué se trata? Hechos&Crónicas investigó al respecto.

Una atmósfera venenosa

Un grupo de niños toma una clase de deportes a las afueras de Pekín. Los pequeños juegan en un campo artificial. Todo parece normal, excepto por la cúpula inflable en la que están metidos. Lamentablemente no pueden hacerlo al aire libre, el ambiente está altamente contaminado.

“Es un poco de un cambio. Los niños tienen que pasar por una esclusa de camino a clase”, dice Travis Washko, director de deportes del Colegio Británico de Pekín. “Ahora los padres pueden estar seguros de que sus hijos están jugando en un ambiente seguro”, concluye sus declaraciones al diario británico The Guardian.

Tener la cúpula es muy importante, pues cuando usted sale es evidente ver una manta gris en el cielo que inunda los alrededores con una densa neblina que es capaz de oscurecer los edificios de enfrente. Una bandera roja cuelga por encima de la entrada principal de la escuela para advertir que es un no-go: día de quedarse obligatoriamente en casa. El “aeroapocalipsis” ha llegado. De acuerdo a varios informes, El British School es una burbuja libre de filtraciones como si estuviera preparada para el Armagedón atmosférico. Las ventanas deben permanecer cerradas. Los alumnos deben cumplir con el código de seguridad aérea estricta.

Cuando el Índice de Calidad del Aire (AQI) está por encima de 180, las clases se cancelan. La Organización Mundial de la Salud, por su parte, recomienda un nivel de exposición seguro de los 25. Pekín está lejos de tenerlo.

Cifras que quitan el aire

China es el país más grande con 1.300.000.000 habitantes, es decir el 19% de la población mundial. En su capital Pekín viven cerca de 20 millones de personas quienes en los últimos años han tenido que convivir bajo una capa espesa de esmog con toda clase de contaminantes.

El periódico The New York Times señaló en su portal web que cerca 1,2 millones de personas mueren anualmente en China debido a la polución atmosférica. Cabe resaltar que este es el primer país del planeta con gases de efecto invernadero que causan calentamiento global.

Muchos pekineses no aceptan el problema ambiental y prefieren usar la palabra “wumai” (significa “niebla”), en lugar de “wuran” (significa “contaminación”). Investigadores de Pekín describieron la atmósfera de esta ciudad como “inhabitable para los seres humanos”.

¿Qué respiran los chinos?

Aunque no lo crea, los habitantes de este país inhalan más de 1300 especies de microorganismos. La Sociedad Americana de Química (ACS en inglés) asegura que la mayoría de los microbios identificados que se encuentran comúnmente en el suelo, no son tan “dañinos” al ser humano; pero otras bacterias y hongos hallados en el aire son causantes de alergias y enfermedades respiratorias.

Las Partículas Menores (PM) que causan más efectos negativos en la salud son sulfatos, nitratos, amoníaco, cloruro sódico, carbón, polvo de minerales y agua.

Aire contaminado = Cáncer de pulmón

No cabe duda que China es un buen país para los extranjeros y más, para los que quieren hacer negocios. Una encuesta del Banco HSBC demuestra que varios ganan alrededor de 5.000 euros al mes. Mientras unos amasan grandes sumas de dinero, en la provincia de Jiangsu una niña con tan solo ocho años de edad ya sufre un cáncer de pulmón.

Según el doctor Feng Dongjie, dicho tumor se debe a la contaminación a la que se expone todos los días, pues vive cerca de una carretera muy transitada y ha estado respirando partículas tóxicas y polvo desde que nació.

En 2013, el Servicio de Noticias de China, aseguró que “esta niña se ha convertido en la paciente más joven con cáncer de pulmón, una enfermedad extremadamente rara entre los más pequeños”.

Precisamente las muertes por este tipo de cáncer han aumentado un 56% en la ciudad de Pekín entre 2001 y 2010.

Carbón y humo: principales causas de polución

Son 240 millones de carros los que circulan en China. El investigador Michael Walsh, del Consejo Internacional para el Transporte Limpio, explica que en Pekín, las emisiones de los tubos de escape de los vehículos originan el 22% por ciento de dichas partículas, seguidas del 17% que provoca el carbón y el 16% del polvo que levantan las obras.

“Este es el resultado que hoy dispara las alarmas debido al grave problema de la polución que ha traído disparando todas las alarmas por el gravísimo problema de polución que ha traído el “milagro económico” chino, Asegura el diario ABC de España.

¿Y qué hace el Gobierno?

En noviembre de 2014 se llevó a cabo en Pekín la celebración de la Cumbre de la APEC (Cooperación Económica Asia-Pacífico) y para disimular la nube tóxica, las autoridades ordenaron la suspensión temporal de actividades industriales que estuvieran en un radio de 200 kilómetros en torno a la capital.

Además se pidió restringir el tráfico. Según la Organización Mundial de la Salud, los niveles de contaminación en esta fecha mejoraron notablemente.

En 2022 se realizarán los Juegos Olímpicos de Invierno. Para esto, el Gobierno chino está empezando a implementar un plan para reducir los niveles de contaminación entre 2017 y 2022, según informó el responsable local Wang Hui: “Hemos pedido cooperación a las principales provincias y distritos del norte de China y movilizaremos todos sus recursos para limpiar el aire y rebajar el índice de lectura de calidad del aire en esta ciudad”.

El “aeroapocalipsis” colombiano

El Ministerio de Medio Ambiente revela que cada año en Colombia mueren seis mil personas por contaminación del aire. El Sistema de Información Ambiental Colombia (Siac) agrega que 1.100 muertes están relacionadas con la exposición a contaminación en ambientes interiores, asociados con el uso de leña, carbón y otros combustibles sólidos como fuentes primarias para la cocina.

Alexander Valencia, consultor de este ministerio asegura que “el alto costo de la contaminación que afronta Colombia no solo deja pérdidas humanas sino también económicas (de 1.5 billones de pesos al año) por cuenta de las ausencias laborales debido a enfermedades respiratorias agudas y gastos hospitalarios”. En Bogotá, el humo de los buses que respiramos todos los días causa diversos estragos en la salud. Con el tiempo, los capitalinos sufren enfermedades respiratorias, cardiovasculares, pulmonares “y me voy muriendo pero de a poquitos”, manifiesta Valencia.

El experto agregó que la estrategia fundamental para que Colombia disminuya sustancialmente sus índices de contaminación es acelerar la chatarrización de vehículos viejos no solo en el sector público sino también en el privado.

Según el Ideam, el panorama de Bogotá es alarmante. Los barrios más contaminados son Tunal, Kennedy y Puente Aranda. Seguido de la capital colombiana están: el centro de Medellín y el área metropolitana del Valle de Aburrá y Guayabal en Antioquia, Cali en la zona industrial entre Cali y Yumbo, Bucaramanga, Nemocón en Cundinamarca, y Ráquira en Boyacá, lugares del país que superan los parámetros internacionales de contaminación.

De acuerdo con recientes cifras de la Cepis afirman que en América Latina y el Caribe se atribuyen 35.000 muertes al año por contaminación del aire.

Foto: Getty Images

Visto 2292 veces

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia