Lunes, 25 Enero 2016 22:22

Agua: se ahorra o…se ahorra

No hay duda. Colombia afronta la más aguda escasez de agua en toda su historia. Y solo hay una medida de prevención para evitar que la crisis que se convierta en catástrofe: ahorrar agua.

Ya llegan a 345 los municipios que el fenómeno del Niño ha obligado a imponer racionamiento de agua, entre ellas, Cali, Ibagué, Santa Marta y Riohacha, como capitales de departamentos. Y no olvidaremos que, pronto, habrá racionamiento en la populosa urbe de casi nueve millones de habitantes: Bogotá.

¿Por qué ha caído en el país el nivel de lluvias?

Responde el Ministro de Vivienda, Luis Felipe Henao: Por un calentamiento del océano Pacífico, ha sido un calentamiento de tres grados que también ha afectado zonas de Estados Unidos, como California, que sufre de un fuerte desabastecimiento porque las fuentes hídricas se han secado y no hay fuentes de agua para llevar a los acueductos.

En Colombia, la capital de departamento más afectada ha sido Santa Marta y los tres ríos que surtían agua, son ríos de arenas y la ciudad depende ahora de 40 pozos más otros 22 que se busca habilitarlos.

Y nuestros emblemas acuáticos, los ríos Magdalena y Cauca, los de mayor caudal en el país y que abastecían al 70% de nuestra población nacional, ahora registran el nivel de aguas más bajo de su historia. El río Pance, que surtía al Valle del Cauca, está seco. Los ríos que surtían a Santa Marta ahora se pueden cruzar no nadando sino caminando.

Y hay circunstancias criminales. El río Ranchería en la Guajira muestra 32 desviaciones ilegales para cultivos de arroz y en Ciénaga desvían las aguas del acueducto para riegos de sembrados de bananos.

Al principio, estuvimos tranquilos pero en poco tiempo el fenómeno pasó de leve a moderado y ahora pasa de moderado a grave: O se ahorra o se ahorra agua. No hay otra posibilidad.

Y según el ministro de Vivienda, Ciudad y Territorio, Luis Felipe Henao, el fenómeno seguirá empeorando y se endurecerá en diciembre y enero. Si cada municipio no activa sus planes, pues cada municipio se verá pronto en agudos aprietos.

Quindío ya llegó a su cifra más alta de calor en sus recientes 40 años. Santa Marta alcanzó su cifra más alta de sequía en los más recientes 100 años. La Guajira está en déficit del 78% de lluvias, hasta las islas de San Andrés muestran un 47%.

En Bolívar, 14 municipios afrontan escasez de agua y ya se están fijando racionamientos en cortes de agua de varias horas por día por ciudad. En Cundinamarca, 60 de sus municipios ya tienen racionamiento en el suministro del precioso líquido y en Ibagué, Melgar y Espinal.

El fenómeno de El Niño irá hasta abril próximo, según varios organismos internacionales encargados de medir y estudiar al máximo estos fenómenos. Es necesario actuar desde lo alto del gobierno nacional para lograr que los colombianos entendamos que sólo con prudencia y ahorro, mucho ahorro de agua, podremos paliar en algo sus desastrosas consecuencias.

Hasta el 31 de octubre pasado el gobierno nacional había invertido UN BILLÓN de pesos, es decir, $1.054.948 millones a través de los ministerios de Vivienda, Transporte, Agricultura y Desarrollo, Salud, Minas y Energía. Y lo que falta…

Al comenzar este proceso, hace cinco meses, los técnicos lo catalogaron como moderado pero con inusitada rapidez el fenómeno pasó a la categoría de fuerte según el Ideam.

A mediados de octubre pasado, el presidente Juan Manuel Santos, advirtió que lo que se nos viene va a ser muy duro. Y eso, lo dijo Santos ante un público de agricultores, uno de los sectores más afectados por la falta de agua y, en consecuencia, los que más ya han padecido los incendios de sus bosques y cañadas.

Las cifras anunciadas en su oportunidad fueron impresionantes: Colombia ya ha registrado, hasta final de octubre/2015, 72 incendios diarios sin contar con los 3.812 hasta final de diciembre. 60% de esos incendios afectó a campos de cultivos.

“El nivel de aguas ha bajado y hasta ríos como Magdalena y Cauca ya no se prestan para ser navegables. Va a haber desabastecimiento”, dijo Santos. Y lo estamos viviendo.

De los 1.114 municipios de Colombia, hasta comienzos de noviembre, 238 de ellos empezaron a sufrir escasez de agua.

Desde la presidencia de la República se ha advertido que se sancionarán a empresas y personas que despilfarren agua y más de 1.250.000 usuarios han recibido sanciones pecuniarias.

La situación metereológica ha originado epidemias de enfermedades como dengue, chicunguña y paludismo.

Finalmente, ¿en qué consiste el Fenómeno del Niño? Es un recalentamiento de las aguas del Pacífico ecuatorial que causa fuertes lluvias en algunas partes del mundo, pero a la inversa, en otras, causa enormes sequías. Los expertos coinciden en que en este 2015 se ha visto especialmente agravado por el impacto del cambio climático.

Debemos afrontar esta sequía hasta, por lo menos, marzo entrante, con base en que tomemos en serio la gravedad del problema, dijo Santos en La Vega, Cundinamarca, región en donde se han producido numerosos incendios. El llamado al ahorro no es sólo de agua sino también consumo de energía.

El ministerio de Agricultura suscribió en dos meses, septiembre y octubre, más de nueve mil millones de pesos en convenios para repartir suplementos alimenticios subsidiados a pequeños y medianos ganaderos en diversas regiones de Colombia. Y a finales de octubre, el Consejo de ministros aprobó $8 mil millones adicionales destinados a la Dirección de Gestión de Riesgo para el manejo de esta situación de emergencia.

Al parecer, apenas estamos al comienzo del problema pues mermarán las frecuencias de lluvias en el centro y norte del país, lo que significa que la situación será cada vez peor y cada uno de los 48 millones de colombianos debemos trabajar en conjunto para mermar la gravedad de sus efectos.

La Comisión de Regulación de Agua Potable, CRA, preparó un régimen de sanciones para el exceso de consumo en 20 departamentos y ya han sido sancionados 220.000 usuarios por consumo desmedido.

Las represas se encuentran en un 70% y aunque en enero no existe riesgo de apagón, éste no se debe descartar porque si no ahorramos agua pues tampoco habrá caudales en lagos y lagunas para producir energía eléctrica.

De manera que el único camino para surtir del agua apenas suficiente y de la energía apenas suficiente, es el AHORRO DE AGUA… debemos hacerlo, sino queremos que nos llegue el día cuando no existirá NI UNA GOTA DE AGUA.

Visto 1746 veces

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia